domingo 22/5/22

Los pescadores de cerco del Cantábrico han decidido que continuarán amarrados a puerto hasta el próximo lunes, 28 de marzo, cuando se cumplirán dos semanas de cese de actividad por la escalada de los carburantes, en las que "no se ha subastado ni un kilo de bocarte".

"Estamos todos parados, no ganamos nada, pero si el precio del gasóleo sigue subiendo...", ha comentado a Europa Press, aludiendo a la repercusión de ese coste cuando salen a faenar, el presiente de la Federación de Cofradías de Cantabria, César Nates.

Este miércoles se ha reunido con otros representantes de Opescantábrico, la organización que agrupa a la mayoría de los productores de bajura del Cantábrico, en concreto a los gallegos, vizcaínos, guipuzcoanos y cántabros.

Y en el encuentro, celebrado por videoconferencia, han acordado seguir sin salir a pescar en lo que resta de semana, a la espera de las decisiones o medidas que adopte y anuncie el Ministerio de Pesca.

Así, Nates confía en que este parón sirva para conseguir algo y que este próximo viernes podrán decidir ya si a partir del lunes "se sale a la mar o no". "La gente está con ganas de ir a la mar, pero esto es una manera de conseguir algo para todos, pescadores y armadores", ha señalado el también patrón mayor de Laredo, que lamenta que hasta ahora el Gobierno no ha hecho nada.

La flota de cerco del Cantábrico-Noroeste, integrada por cerca de 160 buques, decidió permanecer amarrada a puerto la semana pasada y en principio seguirá así hasta este próximo lunes por el "inasumible" precio del gasóleo. A esos barcos, centrados en la costera de la anchoa, también se sumaron los de otras artes de la comunidad autónoma, unos 80 más.

Comentarios