jueves 26/5/22

La dirección y sindicatos de Reinosa Forgings & Castings han firmado este viernes el acuerdo de Expediente de Regulación Temporal de Empleo, que previsiblemente entrará en vigor el próximo 8 de abril y se aplicará hasta el 31 de diciembre de 2023.

El ERTE tendrá una afección máxima del 45% de la jornada individual anual, lo que equivaldría a 166 jornadas durante ese periodo, aunque la empresa espera no tener que llegar a ese umbral. Además, la compañía complementará la prestación del paro hasta el 80% del sueldo en 2022 y hasta el 85% en 2023. Por otra parte, se ha acordado que tanto las pagas extras como las vacaciones se devengarán al 100%. Así lo ha informado la dirección en un comunicado, en el que ha valorado el acuerdo alcanzado con CCOO, USO, UGT y CSIF tras las seis reuniones mantenidas y "el compromiso de la plantilla para hacer frente a la crisis desde la unidad".

La medida afectará a la totalidad de la plantilla, 531 a fecha de la rúbrica -según el documento consultado por esta agencia-, salvo a los jubilados parciales.

FLEXIBILIDAD Y VIABILIDAD

Se trata de un acuerdo "unánime" cuyo objetivo es dotar a Forgings & Castings, según la propia empresa, de "la flexibilidad laboral necesaria para hacer frente a las consecuencias de la crisis de sobrecostes y de la volatilidad de los mercados internacionales en los que opera la compañía". Y aunque el acuerdo prevé una afección máxima de un 45% de la jornada de trabajo individual anual, la dirección de la planta de Reinosa espera no tener que llegar a ese umbral en la medida en que la coyuntura internacional y las decisiones gubernamentales "propicien una nueva estabilidad en el negocio siderúrgico".

La dirección también ha valora muy positivamente el compromiso de las partes para llegar a "un acuerdo de viabilidad" para la factoría campurriana.
"La crisis a la que se tiene que enfrentar esta vez la fábrica es completamente exógena y no tiene que ver ni con la capacidad de trabajo de la planta ni con su reputación, que sigue siendo muy alta en el ámbito internacional donde trabaja", asegura la empresa. También destaca que la compañía asume una mejora económica de la protección que brinda la Seguridad Social a los trabajadores en los posibles momentos de suspensión de contrato por aplicación del ERTE. Se refiere así al acuerdo con los sindicatos de un complemento económico hasta el 80% del salario bruto mensual de cada trabajador desde abril a diciembre de 2022, que subirá en 2023 hasta el 85% del sueldo.

La dirección afirma que "todas las personas que trabajan en la compañía están dando lo mejor de sí mismas para superar una nueva crisis internacional, después de haber hecho frente con éxito a la pandemia, las inundaciones de 2020 y otras vicisitudes por las que ha tenido que pasar esta fábrica centenaria". Al respecto, concluye que "la unidad manifestada en este acuerdo es la base para responder con éxito a este nuevo reto sobrevenido".

Comentarios