jueves 5/8/21
LABORAL

Los accidentes laborales en sanidad y servicios sociales aumentaron en Cantabria más de un 90% en 2020

Enfermeras protegidas con mascarillas y gafas en el Hospital Povisa de Vigo, del grupo Ribera Salud
Enfermeras protegidas con mascarillas y gafas

Los accidentes con baja laboral en la sanidad y los servicios sociales se incrementaron en Cantabria más de un 90% en 2020, con 392 más que en 2019 (de 435 a 827), y acapararon el 15% de todos los siniestros registrados en la región (5.278) y más del 40% de los femeninos (680 de 1.688), según un informe de UGT elaborado con la Memoria Anual de 2020 del Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo (ICASST).

Según datos del departamento de Salud Laboral de UGT, el número de accidentes de trabajo se redujo en Cantabria en 2020 casi un 12% (-713) en comparación a 2019 por la pandemia, el parón de determinadas actividades económicas y una reducción del número de trabajadores expuestos al riesgo de un siniestro (de 214.672 a 209.218).

De todos modos, el sindicato precisa en nota de prensa que la siniestralidad laboral se redujo en el balance general y en los hombres (-733 o -16,9%) pero no en las mujeres, donde repuntó algo más de un 1%, con 20 accidentes más (de 1.668 a 1.688), precisamente por su mayor presencia en la sanidad y en los servicios sociales, el único sector de actividad económica donde aumentó la siniestralidad laboral en ambos sexos y especialmente en el femenino (+327 accidentes o 92,6%).

De hecho, este incremento de la accidentalidad laboral en la sanidad y los servicios sociales propició que en 2020 en Cantabria se registrara el mayor número de accidentes de trabajo femeninos desde los 1.998 contabilizados en 2008, pese a que el año pasado la cifra de trabajadoras expuestas al riesgo de un accidente se redujo de 91.268 a 89.035 según los índices de incidencia (número de accidentes por cada 100.000 trabajadores) del ICASST.

UGT agrega que la mayor parte de este aumento de la siniestralidad laboral femenina alentado por la sanidad y los servicios sociales durante la pandemia correspondió a menores de 30 años, con 30 accidentes laborales con baja o 17,3% más que en 2019 (de 173 a 203); y a la franja de edad comprendida entre los 50 y 64 años, con un 16% u 86 siniestros más (de 538 a 624).

MENOS ACCIDENTES MASCULINOS PERO MÁS GRAVES

El sindicato precisa que en el primer año de la pandemia del Covid la accidentalidad laboral se incrementó en las mujeres y exclusivamente en los siniestros calificados como leves, aunque en los hombres lo hizo en los más graves y mortales con las mayores cifras de los últimos años.

De los 48 accidentes laborales de mayor gravedad registrados en Cantabria el año pasado (37 graves o muy graves y 11 mortales), que representa la cifra más alta de los últimos cuatro años, 41 correspondieron a hombres.

En este sentido UGT destaca que en 2020 se registraron en Cantabria 11 accidentes laborales mortales en el centro de trabajo (hubo uno más 'in itinere' o en el desplazamiento al puesto de trabajo); todos ellos con víctimas masculinas y en su mayor parte en los servicios (8 de los 11), la cifra más alta contabilizada hasta ahora en este sector pese a ser el más afectado por la pandemia y con la mayor reducción de trabajadores operativos.

El sindicato puntualiza que los 11 siniestros laborales mortales contabilizados en Cantabria el año pasado (los 8 mencionados en los servicios y otros 3 en la construcción) es, junto con los 12 de 2017, el mayor número de muertes en el trabajo de la última década.

Comentarios