viernes 27/5/22
SINIESTRALIDAD LABORAL

El sector servicios acumula ya la mayoría de los fallecidos en accidente laboral

Entre los años 2009 y 2020 se han contabilizado en Cantabria 9.185 accidentes laborales en empresas con menos de 6 empleados de un total de 63.708 siniestros, de los que 17 fueron mortales y 173 graves.

El sector servicios ha superado a la construcción en fallecidos en accidentes laborales
El sector servicios ha superado a la construcción en fallecidos en accidentes laborales

El escenario de prevención de riesgos laborales en las empresas cántabras es "bastante malo" y el número de accidentes "sube día a día" y está volviendo a cifras de hace décadas, según ha advertido UGT, que llama a poner la prevención "en el foco" de la recuperación económica y a valorar adecuadamente los riesgos psicosociales.

Los datos muestran "un cuadro muy cercano a un campo de batalla"

El sindicato destaca que más de un 14% de los accidentes laborales con baja registrados en Cantabria se localizan en empresas de menos de seis trabajadores donde no existen delegados de prevención de riesgos laborales porque no cuentan con la plantilla mínima requerida para convocar elecciones sindicales. Así lo han dicho el coordinador de Salud Laboral de la Secretaría Confederal de UGT, José de las Morenas, y el responsable de Salud Laboral de UGT en Cantabria, Martín Calonge, que han participado este martes en la jornada técnica que celebra el sindicato en La Magdalena para conmemorar el Día Internacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo (28 de abril).

El sindicato considera que la seguridad en el trabajo debe ser "un eje clave" en la recuperación y debe ir acompañada de una inversión para mejorar los datos de accidentes laborales. Y es que, a pesar del parón provocado por la pandemia, en Cantabria hubo 11 accidentes mortales en 2020 y 13 en 2021, mientras que, a nivel nacional, 1.137.523 trabajadores sufrieron un accidente de trabajo el año pasado, lo que significa que hubo 1.137 al día y que dos al día perdieron la vida.

Según un estudio elaborado por UGT con estadísticas del Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo (ICASST) y difundido hoy martes, entre los años 2009 y 2020 se han contabilizado en Cantabria 9.185 accidentes laborales en empresas con menos de 6 empleados de un total de 63.708 siniestros, de los que 17 fueron mortales y 173 graves.

Para el coordinador de Salud Laboral de UGT, los datos muestran "un cuadro muy cercano a un campo de batalla" que se debe revertir apostando por el papel "clave" de los delegados de prevención. Por ello, el sindicato pide a nivel nacional la figura del delegado territorial o delegado sectorial, para que intervenga en pequeñas y medianas que no tienen representación sindical.

De las Morenas y Calonge atribuyen el crecimiento de los accidentes a la precariedad laboral y la falta de inversiones, de formación y de información, por lo que esperan que la reforma laboral "gire 180 grados" en materia de siniestralidad laboral.

La siniestralidad en Cantabria ha subido, dando lugar a cifras que "no se puede permitir una comunidad tan pequeña"

RIESGOS PSICOSOCIALES

Además, han llamado a poner el foco en los riesgos psicososociales. "Tenemos que tener una norma que los valore adecuadamente y que se reconozca y se prevenga como una enfermedad profesional", ha insistido De las Morenas, que asegura que se dan cuadros depresivos derivados de los modelos de organización y la mala planificación del trabajo, que en algunos casos acaban derivando en problemas de salud como ictus o infartos y en ocasiones en "situaciones cercanas al suicidio".

Reconocer este tipo de situaciones como enfermedad laboral serviría para que se traten en las mutuas, que defiende que son las que tienen la competencia. Sin embargo, "los riesgos psicosociales son los menos evaluados y las patologías derivadas se están tratando como una enfermedad común, con lo cual estamos haciendo un gasto inadecuado de recursos públicos".

Además, considera que invertir en su prevención "es mucho mejor que reparar una patología cuando ya ha causado una situación traumatica, cuando cursa una enfermedad, una baja o en algunos caos casi la muerte". "Los ictus, infartos y patologías no traumáticas son la primera causa de muerte en el país y tenemos que abordar esos retos y prevenir más que curar", ha sentenciado De las Morenas.

CIFRAS NEGATIVAS

Por su parte, Calonge ha advertido que la siniestralidad en Cantabria ha subido, dando lugar a cifras que "no se puede permitir una comunidad tan pequeña". Esto, ha explicado, responde a una tendencia que viene de la anterior crisis, la de 2008, que "ha ido llevando todo por delante y ha hecho que volvamos a niveles anteriores a la ley de prevención de riesgos laborales", que data del año 1995.

Y es que ha "desaparecido" la cultura preventiva de las empresas y "ya no hay ese espíritu que había en el año 95 de que administración, empresas y sindicatos fuéramos todos a una a conseguir unos centros de trabajo seguros", ha lamentado, señalando que se invierte menos "con la excusa es que la prevención es cara", cuando "está demostrado que es una medida de ahorro y fomento del trabajo de calidad".

Comisiones Obreras de Cantabria ha subrayado que existe una relación directa entre la inestabilidad y la precariedad del mercado de trabajo

Por último, el responsable de Salud Laboral en el sindicato cántabro ha manifestado que se ha producido un cambio y que ya no es el sector de la construcción el que acapara la mayoría de accidentes mortales en el trabajo, pues "ha entrado con fuerza" el sector servicios, que cada vez sufre "más presión". Así, los accidentes mortales en este área han sido sobre todo de tráfico mientras se presta un servicio o los relacionados con infartos y derrames cerebrales.

HOMENAJE A LOS DELEGADOS

La jornada, que ha homenajeado a 90 delegados de prevención de UGT y ha contado con varios ponentes, ha sido inaugurada por el vicepresidente cántabro, Pablo Zuloaga, y por el secretario general del sindicato en Cantabria, Mariano Carmona; y clausurada por la consejera de Empleo, María Eugenia Gómez de Diego.

Zuloaga ha puesto en valor el trabajo de los delegados, "muchas veces cuestionado por sectores de la sociedad, pero que ha permitido recuperar la dignidad, la seguridad del trabajo". Ha destacado el papel de este reconocimiento en el entorno del primero de mayo porque "es fundamental seguir reivindicando la acción sindical y la labor que hacen los sindicatos para mejorar las condiciones laborales y de vida de los trabajadores". Al hilo, ve "absolutamente necesario" seguir trabajando en mejorar la prevención, sobre todo en un momento de recuperación de la pandemia, de la que "no se puede salir con más accidentes en los entornos laborales".

Por último, la consejera de Empleo ha ratificado su "compromiso" con el diálogo social "como una forma de gobernar y compartir los retos, que son muchos y de gran calado". Gómez de Diego ha incidido en que "trabajar debe ser seguro y no puede enfermar a las personas", y también se ha referido a la reforma laboral como una manera de afrontar la salud en el trabajo, porque "en la medida que nos deshagamos de la precariedad laboral mejoraremos la salud de muchas personas, de muchos trabajadores".

CCOO

Por su parte, Comisiones Obreras de Cantabria ha subrayado que existe una relación directa entre la inestabilidad y la precariedad del mercado de trabajo y el aumento de los accidentes laborales, por lo que ha insistido en la necesidad de poner fin a esas malas condiciones laborales para reducir también la siniestralidad laboral.

Así, el sindicato ha subrayado que, tras el parón de la actividad consecuencia de la crisis sanitaria por el coronavirus y la declaración de la Covid-19 como pandemia, los informes actualizados sobre accidentes de trabajo en estos meses apuntan hacia una tendencia de incremento de la siniestralidad laboral que ya se venía produciendo en los últimos años.

Para CCOO, los datos avalan la denuncia que el sindicato está realizando: 13 trabajadores perdieron la vida en 2021 y un trabajador ha muerto en accidente laboral en lo que va de año. Por su parte, el conjunto de accidentes con baja ha aumentado con respecto a 2017 más de un 8%, tanto in itinere como en jornada de trabajo, y prácticamente en todos los sectores de actividad, ha indicado.

Ante esa situación y con motivo del Día de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, CCOO Cantabria continúa reivindicando el trabajo seguro "como forma de garantizar el derecho a la salud de las personas trabajadoras", ha señalado la secretaria de Salud Laboral del sindicato en la región, Laura Lombilla. En este sentido, ha subrayado que existe una relación directa entre la inestabilidad y precariedad del mercado de trabajo con el aumento de los accidentes laborales y los trabajadores "no podemos seguir pagando este precio por tener trabajo".

"Necesitamos trabajar pero no podemos continuar con estas cifras de siniestralidad porque la salud es un derecho fundamental también en el trabajo. Desgraciadamente, muchos accidentes son el resultado de las malas condiciones de trabajo y del incumplimiento sistemático de las medidas de seguridad", ha denunciado Lombilla.

Para la responsable de Salud Laboral en CCOO Cantabria, aunque la reforma laboral ha dado "grandes pasos" para acabar con la precariedad, es "urgente" que se impulsen políticas públicas que pongan el foco de atención en la salud laboral y la prevención de riesgos. "Este tiene que ser el momento de mejorar la prevención: el Gobierno debe asumir la salud laboral como un tema prioritario y debe abordar los cambios legislativos que sean necesarios para proteger a las personas trabajadoras", ha dicho.

Finalmente, Lombilla ha apelado a la responsabilidad de las empresas para que "se retomen" las buenas prácticas en salud laboral, y ha señalado que, para ello, es fundamental que el cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales sea "exhaustivo".

Comentarios