martes 7/12/21
POLÍTICA

Podemos defiende su unidad: “Estamos todos a una”

La formación morada niega que existan “fracturas” ante las diferencias internas que se han sucedido en los últimos días y que han provocado la dimisión de varios cargos en Madrid.

La dirección del partido analiza junto a sus líderes autonómicos posibles alianzas
Podemos niega que lo ocurrido en Madrid sea un síntoma de su ruptura

Podemos trata este jueves de acallar el debate abierto sobre sus "diferencias", avivado por la dimisión este miércoles de otros nueve dirigentes en la dirección del partido en la Comunidad de Madrid. Por ello, los principales portavoces de la organización han apostado por defender "todos a una" que no existen "fracturas" en la cúpula de formación sobre la estrategia a desarrollar en las negociaciones con el PSOE para formar gobierno, sino todo lo contrario: "Unidad" en torno al "compromiso férreo" de intentar convencer a los socialistas para formar un gobierno de coalición y de progreso "a la valenciana".

"En Podemos siempre hay debate y siempre se hace con luz y taquígrafos y de cara a todo el mundo. En ningún caso los debates son leídos como fracturas o problemas sino todo lo contrario, como parte del debate democrático", ha defendido en declaraciones en el Congreso la portavoz adjunta, Irene Montero, quien además es jefa de gabinete del líder de Podemos, Pablo Iglesias, y una de sus colaboradoras de confianza.

"Es un asunto de Madrid, que atañe a Madrid" y en el que, desde la dirección nacional, están intentado ser, según ha defendido, lo más "escrupulosos posible"

Esta misma idea es la que ha defendido el 'número dos' de Podemos y portavoz titular en la Cámara Baja, Íñigo Errejón, negando de este modo que mantenga un pulso abierto con el líder de su formación. "Construir una organización desde cero y afrontando elecciones no siempre es fácil; claro que hay equilibrios y a veces dificultades, pero en lo que atañe a la política nacional y a qué tipo de gobierno queremos, estamos todos a una y lo decimos de forma muy clara: tiene que haber un gobierno que saque a Mariano Rajoy y a sus políticas", ha sentenciado.

De este modo, ambos dirigentes, representantes de dos de las sensibilidades existentes en la formación, han negado que exista una pugna sobre la mejor estrategia a seguir, y han circunscrito la dimisión de los ya diez dirigentes en Madrid -todos ellos cercanos a Errejón- a un problema territorial.

"Hay una situación de cambio y compañeros que han dimitido de la dirección de Madrid que tiene que ver con la política autonómica madrileña y con la organización de Madrid y que no tiene traslación en la política nacional y que por supuesto no la tiene en la dirección nacional y por supuesto no la tiene entre compañeros de la dirección nacional", ha asegurado Errejón.

Así, ha enfatizado en que "es un asunto de Madrid, que atañe a Madrid" y en el que, desde la dirección nacional, están intentado ser, según ha defendido, lo más "escrupulosos posible" para dejar que sean "los compañeros de Madrid los que resuelvan.

Respaldo de la organización

En esta misma línea, Montero ha asegurado que los dirigentes que han dimitido en Madrid, usando como argumento su rechazo a la gestión del líder autonómico, Luis Alegre -otra de las principales personas de confianza de Iglesias-, tienen el "máximo respeto".

No obstante, ha querido mostrar también el "respaldo del conjunto de la organización" a la cuestionada dirección de Madrid, que, según ha asegurado, "sigue funcionando con absoluta normalidad". "Cuenta con el respaldo de quien la ha elegido, de la gente", ha apostillado.

No hay "previsto ningún tipo de proceso interno" en el Consejo Ciudadano de Podemos en la Comunidad de Madrid

"Las dimisiones son producto de las diferencias y del debate democrático. Intentar convertir eso en una suerte de fractura en Podemos es no conocernos es absoluto e intentar generar una debilidad en aquella fuerza que no forma parte de los planes de las élites", ha asegurado Montero.

Ambos dirigentes han defendido esta idea de que el hecho de que se aireen ahora sus diferencias internas tiene que ver con su oposición a los "planes de las élites" de que se forme un gobierno de gran coalición; unos planes para los que Podemos es, según la portavoz adjuntan, una "china en el zapato".

"Creemos que hay una campaña que tiene que ver con que no formamos parte de los planes de las élites", ha insistido, tras reconocer que aunque es cierto que hay "diferencias", esto se debe, a su juicio, a que en Podemos "hay tantas posiciones como miembros, simpatizantes o colaboradores". "Pero tenemos una firmeza absoluta y un compromiso férreo con la posibilidad de que en nuestro país haya un gobierno a la valenciana", ha remachado.

No hay proceso interno en Madrid

Por su parte, el secretario de Organización de Podemos, Sergio Pascual, ha asegurado este jueves que no hay "previsto ningún tipo de proceso interno" en el Consejo Ciudadano de Podemos en la Comunidad de Madrid y no cree que el secretario regional de la formación morada, Luis Alegre, deba replantearse su cargo.

En declaraciones a Onda Cero, recogidas por Europa Press, Pascual ha enmarcado en la "normalidad" las nueve dimisiones que se han producido este miércoles en la dirección madrileña tras la renuncia del diputado regional, Emilio Delgado, a su cargo.

En este sentido, ha subrayado que el Consejo Ciudadano de Madrid todavía tiene "quorum suficiente para seguir funcionando" -la mitad más uno-, por lo tanto, ha asegurado, no es necesario que el Consejo Ciudadano estatal lleve a cabo "ningún tipo de intervención".

Además, ha negado la existencia de desavenencias entre el líder de Podemos, Pablo Iglesias y su número dos, Iñigo Errejón. "No hay ni una sola fisura", ha sentenciado

Pascual quien ha añadido que, el PSOE, es " el máximo beneficiario" de la polémica. "Al PSOE le interesa que se hable de estas cosas. Básicamente es eso", ha concluido.

Existen desavenencias

Pascual ha puesto de relieve que "en Podemos ha habido salida de los equipos de dirección del partido en prácticamente todas la Comunidades a lo largo de estos dos años y no ha sido noticia" y ha reconocido que las dimisiones en los Consejos Ciudadanos pueden ser debidas a "desavenencias".

De hecho, ha admitido que le "consta" que se produjo un "conflicto" en un consejo en Madrid en torno a la dirección, en el que algunos miembros de la formación decidieron que "tendrían que dar un paso atrás" si no podían seguir trabajando con el secretario general.

En esta línea, ha enfatizado que es "legítimo" que "cuando la gente no concuerda con el rumbo que está adoptando una Comunidad", "pueda dedicarse a otras labores". "En Podemos no magnificamos ese tipo de asuntos porque nos parece natural", ha insistido.

Al ser preguntado por los motivos de estas dimisiones, Pascual ha evitado responder y ha instado a los periodistas a preguntárselo a los propios protagonistas de las renuncias ya que él está volcado "en la política nacional" en este momento.

Comentarios