domingo. 07.08.2022

El auge de las nuevas tecnologías y el desarrollo de nuevos servicios enfocados a la movilidad tienen como consecuencia la demanda de trabajadores especializados en un área en constante transformación.

El metaverso, la conectividad multidispositivo y la implementación masiva de las redes 5G son algunas de las propuestas que atraen a la mayoría de las empresas y, debido a su natural evolución, es necesario contar con personal que se adapte a estos cambios y cubra las prioridades del sector.

Se trata de áreas que generan mucho empleo actualmente, una demanda que irá en constante crecimiento conforme se vayan dando avances en el campo tecnológico y se desarrollen nuevas soluciones para mejorar los procesos cotidianos, tanto del hogar como del trabajo o del ocio.

Los planes gubernamentales también van en esa línea, ya que la educación y la formación en las disciplinas STEM (acrónimo en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) son la base que sustenta la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Sin ir más lejos, en España se necesita contratar hasta 30.000 trabajadores para una de las aristas de este sector, como es la ciberseguridad, según el informe realizado por el Consorcio Internacional de Certificación de Seguridad de Sistemas de Información (ISC).

En España se necesita contratar hasta 30.000 trabajadores para una de las aristas de este sector

Asimismo, uno de los propósitos que se ha marcado la Agenda 2030 es el de fomentar estas carreras de forma equitativa entre hombres y mujeres, ya que estas últimas suponen un porcentaje inferior al de compañeros hombres en estas disciplinas.

Según el último informe de la ONU 'Descifrar el código: La educación de las niñas y las mujeres en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM)' solo el 35 por ciento de los estudiantes matriculados en los estudios de estas áreas son mujeres.

El origen de este problema radica en factores como la educación, donde tradicionalmente estas profesiones han estado asociadas a los hombres, o los roles tradicionalmente asociados a la figura femenina, más enfocados en otras profesiones.

España necesita, al menos, 120.000 mujeres con un perfil profesional especializado en las tecnologías de la información, según un reciente estudio 'Tech Cities' realizado por Experis. Sin embargo, solo un 30 por ciento de los puestos TIC están ocupados por mujeres, según añade el Observatorio de Igualdad y Empleo en su último informe.

Los datos pueden parecer contradictorios, pero muestran una realidad en relación a la brecha de género: no solo es necesario fomentar el interés de las mujeres por estas carreras, sino también conseguir su empleabilidad y visibilidad en la tecnología.

Ese es uno de los propósitos de la Cátedra Mujer STEM Sostenibilidad y Movilidad, que imparte la Universidad de Comillas ICAI y está desarrollada en colaboración con Iberdrola y EMT Madrid. Su misión principal es la investigación de las causas de la baja participación femenina en los estudios relacionados con estas áreas.

Desde este equipo de investigación se analizan los factores sociales, educativos, familiares y personales que dificultan la elección de estudios STEM y, especialmente, en las mujeres.

Además, se elaboran estudios de empleabilidad y los perfiles profesionales de éxito y se difunde la necesidad de la incorporación de la mujer en dos ámbitos estratégicos: la movilidad y la sostenibilidad.

GRANDES EMPRESAS IMPLICADAS EN ACABAR CON LA BRECHA DE GÉNERO

Uno de los eventos más prácticos en relación a la promoción de las carreras STEM en mujeres es el que plantea HP. Anualmente se desarrolla HP Codewars, una competición de programación en la que participan estudiantes de entre 14 y 18 años para demostrar sus conocimientos en lenguajes de programación como Java, Python o C++.

En los últimos años se ha observado un aumento de la participación femenina y, además se da prioridad de participación a equipos mixtos o formados exclusivamente por mujeres. En concreto, este crecimiento fue de un 15 a un 27% en 2021 respecto a ediciones anteriores, siendo ese el año con mayor número de chicas registradas en el programa.

Google es otra de las compañías que busca apoyar y cimentar a las mujeres en el campo de la tecnología a través de diferentes programas. Están destinados tanto a interesadas en las disciplinas STEM como a las empleadas de la propia compañía en diferentes países del mundo.

Uno de estos programas es #IAmRemarcable, una iniciativa que tiene por objetivo impulsar a mujeres y grupos minoritarios para hablar abiertamente de sus logros con el fin de acabar con los techos de cristal.

Otra de ellas es #InHerShoes, proyecto que pretende aumentar la empatía del público masculino sobre las dificultades a las que se enfrentan las mujeres a diario mediante charlas y conferencias.

MUCHO CAMINO POR RECORRER

Otra iniciativa centrada en la formación de las mujeres en la tecnología es la que propone Ironhack, que desde el 8 de marzo hasta el 10 del mismo mes organiza tres jornadas de conferencias en el marco del programa 'De mujer a mujer'. Se trata de talleres formativos de divulgación educativa y tecnológica centrados en desarrollo web, diseño UX/UI y Data, en el que participan mujeres profesionales de estas áreas.

Una de ellas es Noe Medina, ingeniera de interfaz de usuario en Paradigma Digital, que se interesó por la tecnología gracias a un máster y ve en estas jornadas un buen reclamo para las mujeres que desean formarse en este campo.

"Hace 10 años los 'bootcamps' intensivos de desarrollo no existían. Creo que este tipo de formaciones no oficiales fueron el germen para lo que vino después, ampliando las ofertas formativas compaginables que no requieren tanta inversión de tiempo como una FP o una carrera universitaria", ha comentado en una entrevista concedida a Europa Press.

"Hace 10 años los 'bootcamps' intensivos de desarrollo no existían"

Otra de las portavoces de estas jornadas, Sonia García, instructora de análisis de datos en Ironhack, ha querido destacar la importancia de estos programas de entrenamiento y estudio para la iniciación de las mujeres en las carreras STEM.

"Yo venía del campo de la divulgación científica y en el 'bootcamp' de Ironhack descubrí las herramientas necesarias para dedicarme al análisis de datos o a la ciencia de datos", ha comentado, reconociendo que es "un mundo en el que nunca se deja de aprender".

A pesar del interés que suscitan este tipo de programas, ambas coinciden en que animar a las mujeres a que se participen en ellos "no es suficiente para cambiar el paradigma".

"Hay mucho trabajo de deconstrucción en las personas que lo forman", ha asegurado Medina, insistiendo en que se requiere un terreno no hostil en el que las trabajadoras no se sientan menospreciadas por el hecho de ser mujeres.

Así, ha puesto en evidencia algunas de las situaciones a las que ha tenido que hacer frente por ello. "Se me ha instado a traer el café, ponerme faldas más largas y he vivido momentos en los que un hombre ha repetido mi explicación sobre algo y solo entonces los demás la han dado por válida", ha confesado.

García ha respaldado esas palabras en base al testimonio de otras compañeras. "Hablando con otras mujeres de mi entorno, hay muchos ambientes en los que aún son comunes gestos como ir a una reunión y que por defecto se asume que el líder del equipo es el hombre", ha añadido.

Como se ha podido constatar, son muchos los factores de los que depende la formación académica de las mujeres en áreas STEM, con cuestiones de base como la educación.

Se trata de un proceso de transformación en el que se deben involucrar primero las instituciones educativas, como colegios e institutos, para impulsar la presencia de las mujeres en empresas dedicadas al sector.

Una vez se vayan percibiendo estos cambios y se fomente el interés entre las alumnas, el tejido empresarial deberá ofrecerles oportunidades y nutrirse de sus conocimientos para fomentar la equidad de género.

Comentarios