miércoles 1/12/21
PUERTOS

El Gobierno insiste en aprobar este viernes la reforma de la estiba sin contar con los estibadores

De la Serna llevará la reforma al Consejo de Ministros porque cuenta con el “consenso del sector empresarial”.

Los sindicatos mantienen el calendario de tres semanas de paros en los puertos a partir del 6 de marzo.

delaserna
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna

El Consejo de Ministros pretende aprobar este viernes el Real Decreto Ley de reforma del sector de la estiba portuaria, el régimen del colectivo de trabajadores que se dedican a cargar y descargar la mercancía de los barcos en los puertos, según ha confirmado el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. La reforma se aprobaría por tanto sin el inicialmente pretendido consenso con el sector, sin contar aún con el respaldo de los grupos parlamentarios del Congreso, donde el texto debe validarse posteriormente, y mientras los sindicatos de estibadores mantienen convocado un calendario de tres semanas de paros en los puertos a partir del próximo 6 de marzo. A pesar de todo ello, “el Real Decreto Ley se aprueba mañana (por este viernes)”, ha asegurado De la Serna. El ministro ha reiterado que no se trata de una decisión política del Gobierno, sino de una modificación a la que están obligados para cumplir con la normativa europea y evitar una sanción del Tribunal de Justicia de la UE. “Es una obligación del Gobierno, que no tiene más salida que reformar la Ley”, ha declarado el ministro. “Estamos atados de pies y manos”, ha añadido.

El titular de Fomento ha asegurado contar con “el consenso del sector empresarial” y además apuntó que la aprobación del Real Decreto Ley “no es el final del proceso” de reforma. En este sentido, ha vuelto a apelar a que las principales reivindicaciones planteadas por el colectivo de estibadores ante la reforma se diriman en el marco de la negociación actualmente abierta entre empresas y sindicatos. Asimismo, De la Serna ha llamado a la “coherencia y responsabilidad” a los representantes de los trabajadores para seguir negociando “sin una convocatoria que condiciona a la otra parte de la mesa”, según ha dicho en relación al calendario de paros de los estibadores. “Entiendo que los sindicatos hagan lo posible por mantener su ‘statu quo’, pero ello sería a costa de ocasionar una sangría al bolsillo de los españoles y una huelga que perjudicaría a la economía del país”, declaró respecto a la posible multa a España de la UE que se pretende evitar y a los paros convocados.

De la Serna ha asegurado que el texto de Real Decreto Ley que este viernes lleva a la mesa del Consejo de Ministros “ya incorpora todas las peticiones de los sindicatos que puede incorporar”. “Y lo que no incluye, no es porque el Gobierno no quiera incluirlo, sino porque no lo permite la Comisión Europea”, ha afirmado. “El Real Decreto Ley presenta la máxima flexibilidad para los trabajadores dentro de lo que obliga la UE”, ha garantizado. “Además, cuenta con el consenso del sector empresarial”, ha enfatizado.

En cuanto al posterior proceso de convalidación en el Congreso que debe pasar la reforma tras su aprobación en Consejo de Ministros, De la Serna ha apelado asimismo a la “responsabilidad” de los grupos políticos. El ministro ha indicado que están hablando con todos ellos, si bien quedó patente que aún no cuenta con apoyo alguno para sacar adelante la reforma, dado que al ser preguntado por este punto se limitó a responder: “Vamos a esperar hasta la convalidación”. Asimismo, ha reconocido que “el Gobierno no suele llevar al Consejo de Ministros un Real Decreto Ley si no tiene ciertas garantías de que se aprobará”. A pesar de ello, De la Serna ha manifestado su “confianza” en la “responsabilidad y el sentido común” de los grupos al considerar que el de la estiba “no es un Real Decreto Ley al uso”, es un texto “al que obliga una sentencia del Tribunal de Justicia de la UE”, insistió. “Los grupos parlamentarios saben lo que esta reforma supone, que el Gobierno está atado de pies y manos, que tiene la responsabilidad de atender lo que dice la UE y que las consecuencias de no hacerlo afectarán al bolsillo de los españoles”.