viernes 17/9/21
1 de octubre: día mundial de la hepatitis C

España podría eliminar la hepatitis C en 2021, 9 años antes del objetivo marcado por la OMS

La Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) se muestra positiva, pero avisa de que para ello es necesario mejorar el diagnóstico de la enfermedad.

Tratar la hepatitis C en fases iniciales permite un ahorro de 9.000 euros por paciente

Plataforma de Afectados por Hepatitis C

La presidenta de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), María Buti, asegura que España está en condiciones de eliminar la hepatitis C en el año 2021, nueve años antes del objetivo marcado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para 2030, pero avisa de que para ello es necesario mejorar el diagnóstico de la enfermedad.

"La curación es una realidad, y la eliminación va por el buen cambio", según ha destacado esta experta con motivo de la jornada 'Moving forward in Hepatitis C' que se ha celebrado recientemente en Barcelona.

Desde que se puso en marcha el Plan Nacional de Hepatitis C hace un par de años España ya ha tratado a más de 80.000 pacientes con los nuevos tratamientos orales de última generación, que logran una tasa de curación de más del 90 por ciento.

En España ya se ha tratado a más de 80.000 paciente desde la puesta en marcha del Plan Nacional de Hepatitis C

Una situación que ha convertido a España en el país de Europa con las tasas más altas de tratamiento y que, según Buti, podría favorecer la eliminación de la enfermedad -conseguir que no haya nuevos contagios- mucho antes del objetivo marcado por la OMS.

Pero para ello, ha añadido la presidenta de la AEEH, es necesario incrementar las tasas de diagnóstico porque "la mayoría de los pacientes están asintomáticos y, si no se detectan, no se puede tratar a toda la gente que lo necesita".

De esta manera, ha barajado diferentes estrategias como el cribado universal o por grupos de riesgo o edad, como están haciendo en Estados Unidos, donde se recomienda que a todos los pertenecientes a la generación del 'Baby boomer' (nacidos entre 1946 y 1964) se les mida al menos una vez en la vida el nivel de anticuerpos de hepatitis C.

¿DÓNDE HACER EL CRIBADO EN ESPAÑA?

"No sabemos bien si en España habría que utilizar el mismo grupo de edad, pero se están haciendo estudios epidemiológicos para ver en qué grupos sería más recomendable hacer un cribado", ha apuntado esta experta.

Este diagnóstico precoz es clave, según ha insistido, porque los nuevos tratamientos han demostrado una elevada eficacia en cualquier fase de la enfermedad, aunque "cuanto más precoz sea la fase de la enfermedad la eficacia es aún más elevada".

Tratar la hepatitis C en fases iniciales permite un ahorro de 9.000 euros por paciente

Además, ha celebrado que el plan que se puso en marcha en 2015 haya funcionado desde el punto de vista terapéutico, dado que casi todas las comunidades están tratando a casi todos los pacientes que diagnostican, sin los problemas de acceso como hubo al principio.

El pasado mes de junio, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas acordaron ampliarlo hasta el año 2020 con el objetivo de tratar a todos los pacientes con los nuevos fármacos de última generación, incluidos los F0 y F1, ya que su uso hasta entonces se había priorizado en los casos de más gravedad.

AHORRO DE 9.000 EUROS POR PACIENTE

Además, el uso de estos nuevos tratamiento orales, F0 Y F1, en fases iniciales de la enfermedad permiten ahorrar más de 9.000 euros por paciente en comparación con el coste de hacerlo en una fase más avanzada, según los último datos difundidos por la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE). 

"Los últimos datos respecto al coste-efectividad del tratamiento precoz no dejan lugar a dudas", ha destacado el coordinador de esta entidad, Javier García-Samaniego, durante el encuentro 'International Meeting on Therapy in Liver Diseases', que se celebra estos días en Barcelona. 

En concreto, se estima que por cada mil pacientes con enfermedad leve tratados se evitan 6 trasplantes de hígado, 60 carcinomas hepatocelulares (cáncer de hígado), 40 cirrosis en estado avanzado y 78 fallecimientos atribuibles a enfermedad hepática terminal.