jueves 2/12/21

La Policía Local de Granada ha realizado un hallazgo cuanto menos sorprendente. Una tienda de alimentación regentada por una mujer de origen chino tenía a la venta bolsas de garrapiñadas con gusanos. Fue una clienta la que advirtió a los agentes de la existencia de estos gusanos en el producto.

Ante esta denuncia, y según publica el diario Ideal, los agentes acudieron al local y comprobaron que había más bolsas en mal estado, con gusanos en el interior. Procedieron de inmediato a confiscar el producto y denunciar a la propietaria del local.