sábado 27/11/21
SUCESOS

Un disparo accidental siembra el temor entre los pasajeros de un vuelo Ibiza-Madrid

El avión no había despegado cuando se oyó un estruendo que dejó a los viajeros en completo silencio. La Policía ha abierto una investigación.

El avión de Vueling procedente de Barcelona ha tenido que ser desviado a Bilbao
El incidente se produjo antes del despegue del aparato de la compañía Vueling

Cuando todavía estaban preparándose para el despegue, el estruendo atemorizó a todo el avión. Los más de 150 pasajeros se quedaron en silencio, pendientes de lo que había ocurrido al otro lado de la cortinilla que separa la cabina de los primeros asientos. Había sido un disparo, de eso no tenían duda.

La voz del comandante sonó a través de la megafonía y pidió disculpas a los pasajeros, informando que se había producido un problema con el arma de un policía. Éste fue el accidentado inicio de viaje que padecieron los clientes de Vueling que se dirigían de Ibiza a Madrid el pasado 20 de agosto en un Airbus A320. Ahora, según informa El País, la Dirección General de Policía ha abierto una investigación reservada para aclarar cómo pudo dispararse el arma de un policía en pleno avión.

Impacto en un iPad

Según la normativa, los policías y guardias civiles están obligados a facturar su arma y transportarla en la bodega cuando viajan en avión, a no ser que el trayecto se produzca mientras se encuentran en situación de comisión de servicio.

Éste era el caso de los tres agentes que viajaban en este trayecto de la compañía Vueling. En este tipo de situaciones, los agentes deben identificarse en el control de seguridad y posteriormente ante el comandante del avión, que puede reclamarles el arma para custodiarla en la cabina de pilotos mientras dure el vuelo. Tal fue la situación en la que se produjo el accidental disparo después de que uno de los policías olvidara descargar su pistola.

La bala había acabado impactando contra un iPad guardado dentro de una maleta. El vuelo no pudo iniciarse hasta que no se encontró el casquillo, la bala y el lugar donde había impactado, ya que si se hubiera producido una perforación en el fuselaje de la nave, se corría el riesgo de que despresurizara la cabina en pleno viaje.

Finalmente todo quedó en un susto y en un retraso de algo más de media hora hasta que la tripulación pudo dar por seguro que no había ningún riesgo para emprender el vuelo.

Comentarios