sábado 27/11/21
ACTIVISMO

Se cumplen 55 años del nacimiento de Amnistía Internacional

Desarrolla su trabajo con absoluta independencia y no acepta subvenciones de gobiernos nacionales ni donaciones de partidos políticos para su trabajo de investigación y sus campañas.

Amnistía Internacional
Amnistía Internacional es un movimiento por la defensa de los derechos humanos de carácter permanente

El 28 de mayo de 1961 el diario británico The Observer daba cobertura a la iniciativa que terminaría cristalizando en la creación de una de las más importantes organizaciones de defensa de los derechos humanos en todo el mundo, Amnistía Internacional.

Ese día el Observer publicó el artículo "Los presos olvidados" en el que el abogado Peter Benenson, conmovido por el encarcelamiento de varios estudiantes portugueses por haber brindado por la libertad de su país, instaba a personas de todo el mundo a llevar a cabo iniciativas para lograr su liberación.

Lo que empezó siendo una campaña puntual pronto se transformó en un movimiento internacional por la defensa de los derechos humanos de carácter permanente. Al cabo de un año, la nueva organización ya había enviado delegaciones a cuatro países para elevar protestas en favor de varios presos de conciencia y estaba trabajando en otros 210 casos de personas encarceladas injustamente.

Benenson había creado sin proponérselo, un tipo de activismo que daría excelentes resultados en la lucha contra la injusticia y el abuso de poder: la acción de muchas personas anónimas a favor de otras personas víctimas de violaciones de los derechos humanos.

En 1977 la labor de Amnistía Internacional fue recompensada con el premio Nobel de la Paz, y un año más tarde la organización fue galardonada con el Premio de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

En 1978, un grupo de activistas fundó Amnistía Internacional España. Su primer presidente fue el sacerdote Manuel Casanoves.

A medida que Amnistía Internacional fue creciendo como movimiento de personas que trabajan por personas, su foco de atención se fue ampliando poco a poco a víctimas de otros abusos de los derechos humanos, como la tortura, las desapariciones forzadas o la pena de muerte, hasta defender en la actualidad el espectro completo de los derechos humanos.

Como en el resto del mundo, Amnistía Internacional España desarrolla su trabajo con absoluta independencia. No acepta subvenciones de gobiernos nacionales ni donaciones de partidos políticos para su trabajo de investigación y sus campañas. De este modo preservan su imparcialidad y libertad de acción.

El dinero se obtiene fundamentalmente de las contribuciones de los socios, de donaciones y de otras actividades de captación de fondos, como la venta de artículos, el establecimiento de acuerdos con algunas empresas, las herencias y los legados.

En España, Amnistía Internacional es una asociación reconocida de utilidad pública. Sus cuentas anuales, la memoria de actividades y el informe de auditoria se depositan cada año en el Ministerio del Interior.

Comentarios