domingo 20/6/21
SOCIEDAD

Clausuran una discoteca que ofrecía “chupitos por besos” por vulnerar la normativa de ruidos

Detalle del cartel de la fiesta que iba a tener lugar este sábado
Detalle del cartel de la fiesta que iba a tener lugar este sábado

El Ayuntamiento de Vitoria ha decretado la clausura cautelar del pub Perseus debido a los reiterados incumplimientos de la normativa sobre ruidos.

Esta decisión se ha dado a conocer después de que el grupo municipal de Irabazi reclamase la cancelación de un nuevo evento programado por la discoteca para este sábado, para el que se ofertaban 'chupitos por besos', al considerar que este tipo de fiestas tienen un carácter "sexista" y "denigran a las mujeres". 

Esta es la tercera ocasión en los dos últimos años en la que este local se ve envuelto en una polémica por hechos similares. En 2017, el Ayuntamiento de Vitoria canceló una fiesta de esta discoteca en la que se pretendía premiar el mejor culo de mujer, y el pasado mes de abril el Consistorio canceló otro evento promocionado con el reclamo de premios para 'la minifalda más provocativa'. 

Esta es la tercera ocasión en los dos últimos años en la que este local se ve envuelto en una polémica por hechos similares

El Ayuntamiento de Vitoria ha anunciado a través de un comunicado que la fiesta programada para el sábado "no se podrá celebrar". En este caso, no se ha cancelado el evento programado por los responsables del local, sino que se ha decretado la clausura provisional del mismo debido al incumplimiento de la normativa sobre ruidos.

El concejal de Medio Ambiente y Espacio Público, Iñaki Prusilla, ha firmado una providencia para incoar expediente sancionador al pub por la comisión de una infracción grave de la Ley del Ruido. Al mismo tiempo, se ha decretado la medida cautelar de clausura de actividad, que se hará efectiva en las próximas horas. 

La medida se ha adoptado a raíz de una inspección en la que se realizaron mediciones de ruido, cuyos resultados "duplicaron" el máximo autorizado. El Ayuntamiento ha explicado que el límite legal está en 22 decibelios, mientras que en la discoteca se alcanzaron los 43,9 decibelios.

Desde el Consistorio  también se ha denunciado que el titular del establecimiento "ha vulnerado las órdenes administrativas una y otra vez", evidenciando una conducta de "total falta de respeto a las órdenes administrativas y carencia de la más mínima sensibilidad respecto al sufrimiento que, de forma continuada, vienen padeciendo los vecinos cercanos". 

En el caso de la fiesta programada para el sábado, que en todo caso no se podrá celebrar debido a la clausura del local, el Departamento de Medio Ambiente está analizando si su convocatoria podría vulnerar la Ley de Juegos y Espectáculos. 

Comentarios