miércoles 27/10/21
SOCIEDAD

Aumenta de forma alarmante el ciberacoso a adolescentes y la adicción a internet

Un estudio señala que casi un millón de adolescentes españoles está en riesgo de desarrollar una adición a la web, y el 21% ha sufrido cyberbulling.

El acoso a menores a través de redes sociales estará contemplado en una nueva ley
La adicción a internet ha aumentado de forma alarmante

El crecimiento del ciberacoso a adolescentes y la adicción de estos a Internet ha sido más que notable, e incluso podría llegar a considerarse alarmante. De hecho, actualmente casi un millón de adolescentes españoles se encuentra en riesgo de desarrollar una adicción a Internet, según un análisis realizado por www.kelisto.es, la web del ahorro.

En concreto, jóvenes de entre 12 y 18 años se hallan en esta situación, lo que equivale al 32% de los más de tres millones de internautas con esas edades que hay en nuestro país.

Al amplio porcentaje de adolescentes en riesgo habría que sumar los que ya sufren una conducta disfuncional, es decir, ya son considerados adictos. Esto puede alterar sus hábitos de conducta y puede conducirles al aislamiento y al descuido de las relaciones sociales y la higiene personal, así como provocar un menor rendimiento académico.  

Utilizar las redes sociales más de dos horas al día, tener más de 500 amigos online o jugar con el ordenador más de 2,6 horas al día (18 horas a la semana) son hábitos relacionados con la posibilidad de desarrollar una conducta disfuncional en el uso de Internet.

Por otro lado, el 21% de los jóvenes ha sufrido alguna vez acoso online o cyberbulling, aunque en muchos casos estas situaciones no se denuncian. Se calcula que el 20% de los jóvenes que han experimentado un caso de acoso lo ha vivido en silencio sin pedir ayuda a nadie de su entorno. Además, más de la mitad de los adolescentes admite que no ha reparado en que el uso de las redes sociales y lo que comparte en la red en la actualidad pueda tener consecuencias para su futuro.

Entre los factores que contribuyen a este fenómeno se encuentra el aumento del número de dispositivos con conexión a Internet en cada hogar. En España el 96% de los núcleos familiares cuenta con al menos un teléfono móvil, mientras que el 76% posee como mínimo un ordenador, netbook o tableta con posibilidad de conectarse a Internet. Además, la mayor permisibilidad de los padres, que en ocasiones utilizan la tecnología como elemento para mantener entretenidos a sus hijos en lugar de fomentar su uso con un fin educativo, es otro de los motivos que contribuyen a generar una mayor dependencia a Internet.

Comentarios