jueves 19/5/22

Algo tan sencillo como ir a pagar a un comercio e introducir la tarjeta bancaria puede terminar con el robo de los datos de la misma. Y es que los delincuentes se adaptan a los nuevos sistemas de seguridad e incorporan métodos para superar barreras como el chip único.

Así lo ha alertado la Guardia Civil, que ha explicado que el delincuente, al introducir su tarjeta para ir a pagar, deja instalado un dispositivo que recaba toda la información de los clientes que hagan operaciones a continuación en ese mismo punto de venta, según publica Ideal.