miércoles 1/12/21

La aplicación 'Pormi' para víctimas de violencia machista con discapacidad alcanza las 500 descargas

Pormi-app
Las mujeres con discapacidad se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad y riesgo, por lo que casi un tercio de ellas sufre o ha sufrido malos tratos por parte de sus parejas o exparejas

La aplicación móvil gratuita 'Pormi', diseñada para que las mujeres con discapacidad que sufren violencia de género pueden pedir ayuda y encontrar la información necesaria de manera adaptada, alcanza las 500 descargas desde su lanzamiento por la Fundación Vodafone y la Fundación CERMI Mujeres el pasado mes de febrero.

Así lo ha indicado a Europa Press la directora de Recursos Humanos de Vodafone, Remedios Orrantia, que ha señalado que se trata de una herramienta "segura" ante la posibilidad de que los agresores de las víctimas que se la descarguen cojan su terminal.

"Se ha diseñado para que pase inadvertida entre el resto de las aplicaciones del teléfono, empezando por el nombre y el aspecto de la misma", ha indicado, para añadir que el acceso a los contenidos sobre violencia de género aparece "camuflado" en el menú principal y "siempre se muestra en la pantalla un botón con la opción 'Salir rápido'", que cierra la aplicación borrando el historial de navegación "para no dejar rastro después de informarse". La confidencialidad del uso de 'Pormi' está asegurada", ha apostillado.

La aplicación se ha diseñado para que "pase inadvertida entre el resto de las aplicaciones del teléfono, empezando con el nombre y el aspecto de la misma", además de tener los contenidos sobre violencia de género camuflados en el menú principal y en la pantalla siempre se muestra un botón de 'salir rápido' que borra el historial de navegación

Según ha explicado la directora de Recursos Humanos de Vodafone, la versión publicada para iOS y Android fue testada previamente por las entidades del ámbito de la discapacidad que forman el CERMI y certificada por Ilunion, la empresa desarrolladora de esta aplicación. Asimismo, ha señalado que la Policía Nacional, durante el proceso, "corroboró la tremenda necesidad de la publicación de esta aplicación desde el primer momento".

También ha avanzado que las siguientes mejoras de 'Pormi' se centrarán en ampliar los idiomas en los que está traducida la aplicación, como vídeos de Lengua de Signos Española, así como una "actualización dinámica" de los contenidos.

El principal motivo por el cual la Fundación Vodafone se embarcó en esta proyecto responde, según ha explicado Orrantia, a que en la 'Macroencuesta de Violencia contra la Mujer', realizada por el Gobierno en 2015, "queda patente que las mujeres con discapacidad se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad y riesgo de sufrir violencia de género".

Esta responsable indica además que el desarrollo de la aplicación 'Pormi' "encaja perfectamente" con los objetivos de la Fundación, de la que ha destacado su "compromiso" con "ayudar a mitigar esta lacra social" que afecta a una de cada tres mujeres con discapacidad en España: "No escatimaremos esfuerzos en poner a disposición de los colectivos más vulnerables nuestro conocimiento tecnológico para facilitarles la vida".

Hay más de las que se contabilizan 

Precisamente, sobre la prevalencia de la violencia machista en las mujeres con discapacidad, la Fundación CERMI Mujeres presentó la semana pasada un nuevo informe basado en la citada Macroencuesta, que revela que casi un tercio de las mujeres con discapacidad sufre o ha sufrido malos tratos por parte de sus parejas o exparejas.

Las mujeres con discapacidad se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad y riesgo, por lo que casi un tercio de ellas sufre o ha sufrido malos tratos por parte de sus parejas o exparejas

Sobre este asunto la vicepresidenta ejecutiva de la Fundación CERMI Mujeres, Ana Peláez, ha señalado que posiblemente el número de víctimas mortales con discapacidad es mayor porque para ser contabilizadas necesitan un certificado: "Habrá muchas más, pero no están valoradas". En 2015, del total de 60 mujeres asesinadas por su parejas o exparejas, tres tenían una discapacidad o dependencia reconocida.