sábado 27/11/21
SUCESOS

15 meses de prisión por acosar a su pareja con más de 460 mensajes de Whatsapp en un mes

La sentencia refleja que el procesado ejercía "un control incesante en la vida de la perjudicada, alterándola gravemente e impidiendo que se desarrollase con normalidad".

El hombre contactaba a las menores por la aplicación WhatsApp
El acusado envió a su pareja un total de 469 mensajes de Whatsapp en poco menos de un mes

La Sección primera de la Audiencia de Alicante ha condenado a un hombre a 15 meses de prisión por un delito de acoso en el ámbito de la violencia de género. Según ha informado Público, el acusado envió a su pareja un total de 469 mensajes de Whatsapp en poco menos de un mes.

La Fiscalía pedía para él 53 años de cárcel, pero la Sala le ha absuelto de cuatro delitos de agresión sexual y de los delitos de amenazas, malos tratos, coacciones, delito leve de injurias y de maltrato habitual en presencia de menores y en el domicilio familiar al considerar que estos hechos no han quedado acreditados en el juicio.

Además, el condenado no podrá acercarse a la víctima ni comunicarse con ella durante tres años. También deberá indemnizarla con 1.000 euros por el daño moral causado, según la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

El acusado, que mantuvo una relación sentimental y de convivencia durante aproximadamente doce años con la víctima, con la que tenía tres hijos en común, envió los mensajes de Whatsapp Según el relato de hechos probados que refleja la sentencia, el acusado, que mantuvo una relación sentimental durante aproximadamente doce años con la víctima, con la que además tenía tres hijos en común, envío los textos de los mensajes entre noviembre y diciembre de 2015.

En ellos, el hombre le preguntaba a su pareja insistentemente por el lugar en el que se encontraba o cuándo iba a regresar a casa.

Así, el condenado ejercía "un control incesante en la vida de la perjudicada, alterándola gravemente e impidiendo que se desarrollase con normalidad", según la resolución judicial.

"Es evidente que tal control continuo por parte del acusado ha alterado gravemente la vida cotidiana de la perjudicada, limitando su libertad de obrar ante la permanente, dilatada, exagerada e injustificada remisión de mensajes, controlando en todo momento la situación y actividad" de la mujer, afirma la sentencia.

Indica que esa actitud del condenado obedecía a su ánimo de "inmiscuirse en la vida" de su pareja, "causando intranquilidad y desasosiego hasta límites intolerables".

El acusado ha reconocido la autoría de los mensajes, que fueron realizados cuando ambos convivían junto a sus tres hijos.