domingo 7/3/21
JOAQUÍN GÓMEZ

“El PSOE de Cantabria ha estado en manos de las mismas personas durante años, eso nos ha llevado a bajar la representación y de seguir así nos convertimos en extraparlamentarios”

El presidente del Parlamento de Cantabria cree que el funcionamiento de la vacuna "va a condicionar el funcionamiento" de la vida económica y política de los próximos meses, y aboga por reformas de la Constitución y del Estatuto de Autonomía que los adapten a la sociedad actual.

El presidente del Parlamento de Cantabria, Joaquín Gómez | Foto: edc
El presidente del Parlamento de Cantabria, Joaquín Gómez | Foto: edc

Joaquín Gómez Gómez (Mazcuerras, 1955) llegaba por primera vez en 2019 al Parlamento de Cantabria como diputado del PSOE autonómico. Y acto seguido, se sentaba en la Presidencia de la Cámara. Una primera legislatura al frente del Parlamento que está lejos de ser un periodo tranquilo. La pandemia de Covid-19 ha supuesto un antes y un después para toda la sociedad, también la política. Gómez, que dio el salto de la política municipal (fue concejal del Ayuntamiento de Santa Cruz de Bezana entre 2011 y 2018, momento en el que pasó a alcalde en sustitución de Pablo Zuloaga) a la parlamentaria, analiza la situación institucional de Cantabria y España, los retos que afronta la comunidad en plena pandemia y las necesidades del país.

Su primera legislatura como presidente del Parlamento de Cantabria, y se produce la pandemia. ¿Cómo se ha adaptado la actividad del Parlamento a esta situación?

Mi primera legislatura como presidente e incluso como diputado. Vivimos la pandemia como todos los cántabros, solo que con un cargo de máxima responsabilidad. La Covid-19 lo condiciona absolutamente todo. Condiciona la vida de los ciudadanos, la vida económica y la vida política.

Más allá del coronavirus, ¿cómo valora esta legislatura ahora que está llegando a su ecuador?

Lo valoro positivamente. Aunque es una legislatura un tanto anómala. Esta pandemia ha condicionado incluso los presupuestos de la Comunidad Autónoma. Se hacen unos presupuestos un tanto expansivos en los que tiene que primar la industria para ir cambiando el modelo que tiene esta región, pero ahora tienen que incidir más hacia la sanidad, la dependencia y las políticas sociales, por lo que algunos de los presupuestos para algunas políticas tienen que desviarse para otras. En este momento lo más importante son las personas y su salud en detrimento de la economía, aunque al final una cosa afecta a la otra.

Al hacer la Constitución no se tuvieron en cuenta determinadas cosas que 40 años después han ido surgiendo y hay que darles solución

En febrero pedía consenso a las fuerzas políticas. En España eso parece imposible, pero… ¿se ha conseguido en Cantabria?

Estoy satisfecho del comportamiento de las fuerzas políticas, principalmente de las que están en el Parlamento, pero también de las extraparlamentarias. En Cantabria hay un consenso generalizado, al contrario de lo que vemos a diario, desgraciadamente, en el Congreso de los Diputados. Aquí todo el mundo ha entendido que lo importante es luchar contra la pandemia y todos se han sumado a ese carro, con las lógicas discrepancias puntuales entre los partidos. Evidentemente, el Gobierno en algún momento cometerá errores, y la oposición está para decir lo que no le gusta, pero el consenso es bastante amplio.

¿A qué achaca el entendimiento que ha habido entre Gobierno y oposición en Cantabria durante la pandemia?

Creo que es por un espíritu de responsabilidad de todos. Lógicamente, la pandemia ha ayudado. Cuando en un año más de 400 cántabros y cántabras han perdido la vida, todos han entendido que lo importante es la salud y la vida de nuestros vecinos, y se ha puesto en valor que haya los menos muertos posibles en detrimento de otras cosas, independientemente de que haya otros condicionantes como la economía de muchos sectores, que están sufriendo una crisis importante. Como el virus no para, la forma de luchar contra ello es aislarlo lo máximo posible.

Como presidente de un Parlamento autonómico, ¿cómo se siente cuando ve el comportamiento y lo que se dice en el Congreso de los diputados?

Esta pandemia ocurre después de muchos años, desde la famosa gripe española no se había producido algo así. Como presidente, como alcalde de un municipio,… Quien esté al frente de una institución en momentos duros como este debe crear el caldo suficiente para que todos remen en la misma dirección, y poner la vida de las personas por encima de cualquier otro interés. Sé que es muy complicado decir a quien tiene una empresa y cientos o miles de puestos de trabajo que tiene que permanecer cerrado o con la mínima actividad posible porque hay un riesgo de contagio. Pero ahora mismo lo más inmediato es la salud de las personas, y el Estado, dentro de lo que puede, debe ayudar a esos empresarios para intentar que no cierren y salgan lo más fuerte posible.

Usted ha defendido “adaptar” la Constitución. A su juicio, ¿qué aspectos necesitan ser adaptados de forma más urgente?

La Constitución se hizo en un momento en el que España salía de una dictadura, y hubo generosidad, por una parte más que por otra. Se hizo lo que había que hacer. Acababa un periodo negro. Pero nada es para toda la vida. La sociedad ha evolucionado en todo y hay que actualizar la Constitución. Incluso en la Monarquía. Según la Constitución, al rey tiene que sucederle un varón, cuando el rey no tiene hijos, tiene hijas. Y ese es el ejemplo más básico. No me pondría a decir en qué hay que cambiar la Constitución. Gente más preparada que yo tiene que lograr un consenso generalizado para modificarla en muchas materias. Y seguramente el ámbito territorial tiene que ser una de ellas. Al hacer la Constitución no se tuvieron en cuenta determinadas cosas que 40 años después han ido surgiendo y hay que darles solución.

La derecha dice que la Ley de Memoria es reabrir heridas, pero solo se pide que las personas puedan encontrar a su familiar enterrado en una cuneta

Y respecto al Estatuto de Cantabria, ¿cree que sería necesaria alguna modificación para adaptarlo a los nuevos tiempos?

Estoy seguro. Igual que el reglamento del Parlamento. Cuando debatimos y hacemos mesas y juntas de portavoces, se plantean cosas que habría que modificar. Yo soy novato y lo plantean diputados que llevan aquí muchos años. Hay aspectos que habría que modificarlos. Lo único que se ha hecho es suprimir los aforamientos, pero hay mucho más. Son cosas que hay que poner sobre la mesa y llegar a un grado de consenso como el que se logró en su momento. Las leyes no son eternas, tienen que evolucionar igual que evoluciona la sociedad. Y con un grado de consenso importante. No es que hoy gobierne una coalición o un partido, sino que tenga mayoría. Luego tiene que ser aprobada por el Congreso de los Diputados.

Ha habido declaraciones institucionales tan importantes como el rechazo a la violencia machista que han sido bloqueadas por Vox. ¿Qué opinión le merece que un grupo parlamentario no se sume a algo así?

Me he encontrado con una situación un poco compleja. La figura de la Declaración Institucional, que se aprueba solo para cosas importantes, no viene recogida en ningún sitio, ni siquiera en el reglamento. La fuerza de la costumbre es que se aprueba por unanimidad. Y eso también tenemos que actualizarlo. Hasta hace cuatro o cinco años la política en Cantabria se centraba en tres partidos que estaban en el Parlamento. Afortunadamente, la política española ha cambiado mucho, han entrado más fuerzas en los parlamentos, hay más diversidad, es más hábil y más viva. Hay que acostumbrarse a la política de consensos. Pero en determinadas cosas no puede ser que un partido diga que no está de acuerdo y por eso no se puede sacar adelante. Debería existir una mayoría cualificada. Por eso, declaraciones como esta contra la violencia machista hay que sacarlas como un acuerdo de la Mesa, en la que no están los representantes del Grupo Mixto. Y no están porque no tienen votos. Es la democracia pura y dura. No debería ser por unanimidad. Si en el Congreso, que son 350 diputados, uno dice que no sería absurdo no aprobarlo.

El funcionamiento de las vacunas va a condicionar el funcionamiento de la vida económica y política de este país y de esta región

¿Ha afectado mucho a la vida parlamentaria de Cantabria la irrupción de un grupo de ultraderecha como Vox?

Para mí el Grupo Mixto, que es el que integra ese partido, tiene todo el respeto porque representa a una parte de los ciudadanos, que les han votado. Se les trata como a un grupo más. Cuando hacen las cosas bien, no hay problema. Sí es cierto que a veces tratan de llamar la atención con determinadas formas de actuar. A nivel nacional es el tercer grupo del Congreso y representan a un porcentaje importante de la población. Y si representa eso es porque los demás partidos han hecho algo mal para que los ciudadanos hayan tenido la necesidad de votar a alguien como Vox, con las ideas que tienen.

Cantabria ha dado este año pasos de gigante en materia de igualdad de derechos y en conciencia social. Pienso en la Ley LGTBI o en la futura Ley de Memoria Histórica.

Este año, con la Covid, parece que no hemos hecho nada, pero el Parlamento de Cantabria fue el único en toda España que a los pocos días de decretarse el Estado de Alarma creó una comisión de seguimiento en la que comparecieron expertos, médicos, representantes de las residencias de mayores, los agentes del diálogo social, colectivos sociales… Eso nos dio una visión bastante amplia. Una de las más enriquecedoras fue la de Reinhard Wallmann, el nuevo director general de Salud Pública. 17 reuniones con 23 comparecientes. Los cinco grupos pudieron presentar propuestas, y fueron 168 las que consensuamos entre todos y se remitieron al Gobierno. Independientemente de la pandemia, se hizo un trabajo muy importante y permitió ver el grado de consenso.

Ahora estamos en el intermedio de los dos periodos de sesiones. El Parlamento no para, y en 2020 se han aprobado 12 leyes, algunas tan importantes como la Ley LGTBI. No ha salido con el consenso de todos, porque el Grupo Mixto no lo apoyó. Hemos aprobado la Ley de Medidas Urgentes de Desarrollo Urbanístico de Cantabria, que le da cobertura a las sentencias de derribo, algo que esperemos que se vaya solucionando porque está ahí desde hace muchos años.

Es cierto que la Covid ha marcado determinadas leyes como las ayudas de Sodercan. En tiempo récord, una semana, los grupos parlamentarios se pusieron todos de acuerdo para que se pudieran gestionar esas ayudas de forma mucho más ágil. Ha habido que hacer dos leyes para dos periodos del año. Y lo mismo con las ayudas de la Sociedad Regional de Cultura y Deporte, que han sido tres leyes. La Ley de Fundaciones de Cantabria, la Ley del Fondo de Cooperación Municipal de Cantabria, que ya no queda al albur del Gobierno de turno; la Ley del Colegio de Periodistas, y por supuesto la Ley de Presupuestos con la Ley de Medidas Fiscales son otras de las leyes aprobadas.

Los demás partidos han hecho algo mal para que los ciudadanos hayan tenido la necesidad de votar a alguien como Vox

Menciona que la Ley LGTBI se ha logrado con un amplio consenso, pero no por unanimidad. ¿Ese consenso se va a poder conseguir con la Ley de Memoria Histórica?

Seguramente será más complicado. Partidos de la derecha atacan el desarrollo de esta ley a nivel nacional. Dicen que es reabrir heridas, pero solo se pide que las personas de 80 o 90 años que solo piden encontrar a su familiar que está enterrado en una cuneta. No piden meter en la cárcel a nadie, solo poder dar sepultura a sus familiares, que saben más o menos donde están los restos. Es algo tan sumamente cristiano, para quien lo quiera entender así; es cerrar un capítulo negro de la Historia de este país. Deberían hacer un esfuerzo todas las partes. Hay que empezar desde cero, pero eso no significa resetear la Memoria. Sigue estando ahí, y los que tienen los muertos en la cuneta siguen estando ahí. Es solo dar la oportunidad de un entierro y que sus nietos, sus bisnietos o sus tataranietos puedan llevar flores cuando quieran a sus seres queridos. No se pretende cambiar la historia, solo dar un entierro justo.

¿Su deseo para lo que queda de legislatura?

Lo primero es que la esperanza que tenemos en las vacunas se haga realidad. El mundo entero se lo ha jugado todo a las vacunas, y esperemos que funcionen como nos han dicho. Si es así, la Covid se irá diluyendo y será mucho más fácil de controlar, aunque en algún tiempo tengamos que llevar mascarillas y sea un cierto inconveniente. Pero podremos hacer una vida más o menos normal, reactivando la economía. Si eso no ocurre, seguiremos teniendo un problema económico, que se agravará, además del sanitario. El funcionamiento de las vacunas va a condicionar el funcionamiento de la vida económica y política de este país y de esta región.

No creo en la designación divina de nadie, y voy a defender que las primarias tienen que celebrarse en Cantabria

Estamos empezando un año de Congresos en el PSOE. Como miembro del partido, ¿qué opinión le merecen las primeras informaciones que apuntan posibles alternativas en la dirección del partido en Cantabria, algunas impuestas desde Madrid?

Fui uno de los defensores de las primarias. Creo que ese fue el triunfo de Pedro Sánchez. Hay que recordar que un Comité Federal le destituyó, se puso manos al volante y se recorrió España creando la ilusión en los militantes socialistas. Esa ilusión le aupó a la Secretaría General. Eso fue un tsunami que se trasladó a la mayor parte de las federaciones socialistas. En Cantabria, el partido ha estado siempre en manos de las mismas personas durante años, y eso nos ha llevado sistemáticamente a bajar la representación institucional hasta 5 diputados, y de seguir así nos convertimos en extraparlamentarios. He sido una de las personas que creyó en las primarias, y estoy convencido de que han llegado para quedarse. No creo en la designación divina de nadie, y voy a defender que las primarias tienen que celebrarse en Cantabria y en todos los rincones de la comunidad. Creo que lo que se está conociendo son versiones interesadas de alguien, pero estoy convencido de que se ha producido un cambio de ciclo que va a seguir adelante, y es difícil en época de pandemia que se celebren las asambleas. Las reuniones telemáticas son mucho más frías, pero estoy convencido de que la Ejecutiva actual, con el Secretario General a la cabeza, va a continuar porque es un ciclo que ha empezado y tiene que ahondarse. Voy a animar al secretario general a que continúe y se presente a las primarias que tiene que haber en Cantabria.

Comentarios