sábado 27/11/21

Camargo se ha volcado con las familias y empresarios que peor lo están pasando en estos momentos para hacer frente a la pandemia. Su alcaldesa, Esther Bolado, recuerda la importancia de la responsabilidad individual a la hora de hacer frente a los próximos meses. 

-¿De qué manera están viviendo los vecinos de Camargo estos momentos tan complicados? 

Con las mismas generaciones que todos. Es una situación que nos ha cogido por sorpresa y ninguno estábamos preparados para vivir algo así, pero los vecinos se adaptaron bien durante la época de la pandemia y fueron ejemplares en líneas generales con su comportamiento. Se lo tomaron en serio y lo hicieron bien, estuvieron en casa y respetaron las normas. Es lógico que una vez que sales, todo son dudas sobre lo que se puede y lo que no se puede hacer. Desde el Ayuntamiento hemos intentando aclararlas con mensajes cortos e intentando ayudar a los colectivos más vulnerables, como la residencia de ancianos o el centro de salud. 

En quince días hemos pasado de ser un municipio que iba extraordinariamente bien a tener uno de los índices más altos de incidencia

-¿Se ha tratado de un trabajo de equipo entre vecinos, operarios y Ayuntamiento?

Hemos cumplido con los protocolos, desinfectando zonas, facilitando los EPIS necesarios para que la protección de los que más lo necesitan esté cubierta y colaborando con los colectivos vulnerables. Hemos contado con una colaboración maravillosa por parte de Protección Civil, Policía Local…estoy tan agradecida a los trabajadores municipales. A todos nos cuestan los cambios pero tenemos que saber que la mascarilla y la distancia social van a formar parte de nuestras vidas durante bastante tiempo. Hemos podido ver que el problema de contagios en Camargo ha venido a través de la relajación en los ambientes familiares más cercanos. En quince días hemos pasado de ser un municipio que iba extraordinariamente bien a ahora tener uno de los índices más altos de incidencia de Cantabria. Tenemos que ser consciente que parar el virus y no parar la economía está en nuestra mano. Debemos seguir las normas. 

-¿Qué ayudas concretas se han llevado a cabo desde el Ayuntamiento?

En el Consistorio hicimos desde un principio un análisis sobre los colectivos más vulnerables. Éramos conscientes de que las familias que peor estaban antes de estas crisis, iban a encontrarse ante más dificultades. Por eso creamos ayudas sociales de urgente necesidad y hemos creado una línea con medio millón de euros en ayudas directas para autónomos, pequeñas y medianas empresas afectados por el confinamiento, que tuvieron que cerrar por decreto, de hasta 600 euros. No se ha cobrado a aquellos establecimientos que han tenido que estar cerrados la tasa trimestral de basura y alcantarillado ni la tasa anual de terrazas, y tenemos previsto no hacerlo en el primer trimestre del próximo año también, algo que probablemente se extienda a todo 2021. Somos conscientes de la situación que están pasando colectivos como la hostelería y la restauración. No se va a escatimar a la hora de incrementar las ayudas que desde servicios sociales dan a las familias.

Vamos a poner en marcha una campaña dotada de dinero para gastar en el comercio de aquí

-¿Hay planes para celebrar la Navidad en las calles de Camargo?

Tenemos planteadas dos opciones. Si se puede y la situación sanitaria lo permite, vamos a intentar dinamizar nuestro casco urbano, intentando que sea atractivo para la gente. Además, también vamos a poner en marcha una campaña dotada de dinero para gastar en el comercio de aquí. Por otro lado, la concejalía de Festejos tiene programadas actividades que si se pueden desarrollar se celebrarán, y si no, las suspenderemos. 

-¿Cómo ha sido el comportamiento de los más pequeños en este año?

Aunque se haya criminalizado y tengamos problemas de botellón que son similares a los de cualquier otro año, no creo que los problemas de contagios estén viniendo de los niños y adolescentes, que creo que están siendo ejemplares. Mi despacho está situado junto a un centro educativo, y veo como no se quitan las mascarillas durante todo el tiempo que están en clase y en el recreo. El problema llega en un ambiente social, cuando nos relajamos y tomamos una cerveza o cenamos en casa con amigos. No nos damos cuenta de que el virus viaja con nosotros y que por muchas medidas que se tomen desde las instituciones, sin distancia social ni mascarilla poco vamos a hacer. Debemos ser conscientes de que cada acto tiene su consecuencia en el conjunto de la sociedad y que la mascarilla se debe convertir en una prenda de vestir más.

-¿El Covid-19 ha obligado a paralizar algún proyecto del Ayuntamiento?

No ha sido necesario ya que Camargo en estos momentos se encuentra en una situación económica ejemplar, que tienen muy pocos ayuntamientos en España. Tenemos deuda cero desde hace casi tres años, 5 millones de euros de remanente, un pago medio anual a proveedores de 7.36 días…todo eso nos permite poder liberar dinero de nuestro presupuesto para ayudar a los que más lo necesitan, familias, autónomos y pymes, y al mismo tiempo llevar a cabo inversiones que generan puestos de trabajo. Próximamente va a salir a licitación el aparcamiento de La Vidriera por 1.200.000 euros, también se están llevando a cabo obras de asfaltado, una de 150.000 euros, otra de 220.000 euros y otras más pequeñas con contratos menores. A pesar de no cobrar tasas y de la pandemia, creo que hemos estado a la altura de los vecinos y de sus necesidades.

Comentarios