miércoles 27/10/21
JAVIER COUSO

“No hablaría de Segunda Transición. Lo que hay es hartazgo, y la gente quiere cambio”

El eurodiputado de IU considera que “España demanda el cambio”, y aunque tiende la mano al PSOE para un pacto, también alerta a los socialistas de que pactar con Ciudadanos es incompatible con pactar con Unidos Podemos.

El eurodiputado de IU, Javier Couso
El eurodiputado de IU, Javier Couso

El eurodiputado de IU, Javier Couso, hermano del cámara de Telecinco, José Couso, fallecido en Irak por el ataque a su hotel de un tanque de Estados Unidos, analiza la actualidad política y social de una España que, a su juicio, demanda un cambio para recuperar la dignidad del país. Afirma que la coalición de Unidos Podemos no responde a un cálculo electoral de ninguna de las formaciones, y lanza un mensaje al PSOE: pactar con Unidos Podemos es incompatible con pactar con Ciudadanos.

Podemos, IU y Equo se presentan a estas elecciones en coalición. Ha habido algunas críticas dentro de IU. ¿Qué valoración hace de este acuerdo?

Siempre he sido partidario de la unidad popular, y creo que en el ADN de la coalición IU, que es un movimiento político-social, siempre ha estado en esa tesitura. De hecho, la primera iniciativa en Andalucía, y posteriormente el movimiento contra la OTAN, son movimientos que inicia el Partido Comunista para sumar a todas las organizaciones sociales y partidos políticos que habían participado en esas movilizaciones en los años 80.

Por tanto, lo que está claro es que viendo la reciente asamblea y el respaldo que ha tenido Alberto Garzón, que ha sido del 80%, la mayoría de IU está de acuerdo con esta unidad.

Según el CIS, su formación pasaría de dos a seis diputados. Eso también es positivo.

La mayoría de IU está de acuerdo con esta unidad

No hay que pensar en eso, y creo que Alberto Garzón lo que está explicando es que no hay que pensar ni en sillones ni en crecer, sino en nuestro pueblo y nuestro país. Cuando estamos en los desahucios no miramos los carnets, y esto es lo mismo. No hay un cálculo electoral.

¿Está España preparada para el cambio?

Por supuesto. España demanda el cambio. Creo que hay muchas dificultades porque hay una ley electoral injusta, y además si retrocedemos hasta el 15M, son las cosas que se pedían desde el principio: cambio de ley electoral, que haya una democracia de mayor calidad. Por desgracia, la ley electoral que tenemos permite un bipartidismo imperfecto con un apoyo, hasta ahora, de los partidos nacionalistas de derechas, que es como se ha gobernado todos estos años. Y eso es lo que se ha cambiado a pesar de tener una ley electoral injusta, lo que quiere decir que hay mucha gente que está demandando un cambio.

¿Esto quiere decir que estamos en una segunda Transición que surge de ese 15 de mayo?

No sé si es una transición, lo que está claro es que hay una demanda de cambio. Las categorías que se quieran poner las pondrán los sociólogos, los politólogos o los opinólogos, que también los hay. En el periodismo muchas veces se abusa de eso, de poner etiquetas. Yo no hablaría de una Segunda Transición, sino un movimiento.

La suma de la corrupción que afecta a los dos grandes partidos, el modelo de desarrollo que ha producido una precarización de la sociedad, con un horizonte que tenía este país al acabar la Dictadura de integrarse en Europa, una Unión Europea que precisamente IU y Julio Anguita denunciaron lo que iba a ser esa Europa de Maastrich y posteriormente del Tratado de Lisboa, convirtiéndonos los países del sur en subalternos con un programa de deuda. Todo eso se ha convertido en realidad, y la gente dice ‘basta’.

El 26J tienen que elegir entre más de lo mismo a peor o tratar de recuperar la dignidad de un país maravilloso

Si el INE, que no es de ningún partido de izquierdas, sino un instrumento institucional, dice que hay cerca de un 30% de la población que puede caer en la pobreza, en un país en el que algunos gobernantes presumían de que era la octava potencia del mundo, no hay una Transición. Lo que hay es hartazgo, y la gente quiere cambio.

Se rompe con el bipartidismo, y la sociedad está más informada que nunca, pero ¿qué mensaje claro y conciso le transmitiría a la sociedad para que apoye Unidos Podemos?

El próximo 26 hay dos modelos a elegir. Uno es el de la corrupción y la precarización, el de que nuestros jóvenes tengan que irse fuera. Una sociedad que una parte de su juventud se tiene que ir fuera, con un paro juvenil que no tiene parangón en Europa. Tan solo Rumanía nos supera.

Por otro lado, tiene una propuesta de esperanza, de mirarse con los países que están pasando por lo mismo que nosotros, que pueden ser Irlanda, Portugal, Italia, Grecia, para decirle a Europa que ya está bien. Lo dice hasta el FMI, que no se sale con el austericidio. Nosotros ya pedimos en la campaña electoral europea que el Banco Europeo de Desarrollo invirtiera el 3% del PIB de la UE en industrializar al sur y a los países del Este.

Tienen que elegir entre más de lo mismo a peor o tratar de recuperar la dignidad de un país maravilloso.

Garzón, Iglesias o Errejón dicen que el ‘sorpasso’ no es al PSOE, sino que tiene que ser al PP. ¿Cómo valora estas declaraciones?

Unidos Podemos no está jugando a lograr un ‘sorpasso’, está jugando a disputar el Gobierno de este país

Unidos Podemos no está jugando a lograr un ‘sorpasso’, está jugando a disputar el Gobierno de este país. Está más claro que el agua. Hasta las encuestas, que tienen mucha cocina y a veces se manipulan, demuestran que hay un sentimiento inédito. Eso se ve en cada acto, y por eso viene el juego sucio de la campaña sucia, esa campaña del miedo que, por desgracia, grandes medios están utilizando incluso en editoriales que son vergonzantes o vergonzosas.

Creo que la gente a lo que tiene miedo es al paro, a que sus hijos se vayan, a que no puedan pagar la calefacción, a que no puedan escolarizar a sus niños. Ese es el verdadero miedo, y no el que nos están diciendo para ir a 7.000 kilómetros a ver los problemas que puede o no puede haber.

Curiosamente, no ven los problemas. En Guajaca se han matado a nueve maestros, 60 personas heridas de bala. Y no es Venezuela, es México. No he oído hablar a los grandes líderes de nuestro país hablar en contra de ese Gobierno que permite asesinar a nueve profesores. Por tanto, esas utilizaciones espúreas de los problemas ajenos, no. Vamos a hablar de los problemas propios.

El 26J, obtengan el resultado que obtengan, van a hacer falta pactos. El PSOE está haciendo una campaña dura contra su candidatura. ¿Ve posible un pacto con los socialistas?

Vamos a seguir tendiendo la mano a ese partido socialista que participó en un cambio social muy importante en determinadas cosas, pero que tiene que retomar la senda

Sé que la base electoral del PSOE quiere, es de izquierdas, del Partido Socialista Obrero Español. Lo dice su nombre. Lo que pasa es que el PSOE está viendo lo que ocurre cuando quiere pactar con el recambio del PP. Pedro Sánchez decía que eran las nuevas juventudes de los ‘populares’, un partido cuyas propuestas económicas son neoliberales.

Vamos a seguir tendiendo la mano a ese partido socialista que participó en un cambio social muy importante en determinadas cosas, pero que tiene que retomar la senda. La tercera vía que eligió, ese social liberalismo, creo que ni siquiera a sus bases les gusta. De hecho, esa caída que preconizan las encuestas, y que ya ocurrió en las anteriores elecciones, quiere decir algo. Espero que los barones no secuestren el partido. Nosotros vamos a estar dispuestos. Tenemos que ser generosos del mismo modo que la gente de Podemos, de IU y de Equo, y unos bajar un poquito para que otros puedan subir y llegar a unos acuerdos mínimos para salvar a nuestra población.

La base de toda negociación es que todos cedan un poco, pero nunca se quiso. Se ha intentado trasladar que no hemos querido llegar a un acuerdo. Nosotros representamos los votos de un programa, y lo que no podemos hacer es tirar ese programa a la basura porque sería tirar el voto de los ciudadanos. Podemos llegar a unos ciertos acuerdos, pero no podemos ir de convidados de piedra de una alianza entre PSOE y Ciudadanos. Si el PSOE decide estar con Ciudadanos no va a poder estar con Unidos Podemos, y eso lo tiene que tener claro.

Comentarios