jueves 29/7/21
EDUCACIÓN

La UC se defiende de las acusaciones de aprovechar el coronavirus para impulsar la enseñanza a distancia  

Edificios de la Universidad de Cantabria
Edificios de la Universidad de Cantabria

La crisis provocada por el coronavirus ha cogido a los estudiantes en el tramo final de sus cursos. Sin duda, los que peor situación viven son los alumnos que se encuentran en la frontera entre diferentes etapas lectivas, como los que en unas semanas tendrán que examinarse de la EBAU, la antigua Selectividad. El caso de las universidades ha sido, si cabe, más llamativo, pues todas las que tienen una formación presencial han evidenciado las carencias y los problemas para adaptarse a la educación a distancia. La Universidad de Cantabria no ha sido menos. Y la polémica en torno a este cambio no solo no ha terminado, sino que parece que se va a mantener durante un tiempo.

El rector de la UC, Ángel Pazos, remitía este viernes un comunicado a toda la familia universitaria –docentes y alumnos- en el que rechazaba y desmentía la acusación de haber “aprovechado la pandemia” para llevar la institución a un modelo de enseñanza no presencial. Sin embargo, este desmentido no se hace porque la UC defienda la formación presencial, sino porque no ha utilizado un momento tan difícil como el que vivimos para cambiar de modelo. Dicho de otro modo, la intención de la Universidad era dirigirse hacia esa educación no presencial independientemente de que esto hubiera ocurrido.

Desde luego, es lo que se desprende de las palabras del propio Pazos en varias de sus más recientes intervenciones, y que él mismo se encarga de apuntar en el escrito que puede leerse en la página de la Universidad. En una reciente entrevista para la agencia EFE, el rector aboga porque una parte de la docencia sea online. Evidentemente, hay carreras y asignaturas cuya propia naturaleza impiden esta fórmula, pero en líneas generales la intención de Pazos no es otra que “avanzar en ese camino”.

"Ya que hemos tenido que dar este empujón hacia la enseñanza y evaluación a distancia, pensemos en avanzar en ese camino", recalca el máximo representante de la UC en la entrevista, reconociendo que “no toda la formación es susceptible de hacerse a distancia”.

Las matrículas de la formación a distancia es notablemente inferior a la presencial. Sin embargo, Pazos no lo aborda en ningún momento 

Pero de lo que no se habla nunca es del impacto económico que esto tendrá, no tanto para la Universidad como para los alumnos. Y es que las matrículas de la formación a distancia es notablemente inferior a la presencial por cuestiones obvias. Sin embargo, Pazos no lo aborda en ningún momento de la entrevista. Lo único que matiza es que, a raíz de la crisis que va a dejar el coronavirus, van a aparecer dificultades presupuestarias, por lo que será necesario un esfuerzo para reforzar esa formación online.

Esta es una crítica –la económica- que también han apuntado algunos alumnos, como publicó este medio el pasado 23 de abril. Y es que todos ellos firmaron una matrícula por una educación presencial, por lo que si no se cumplen esos requisitos en el tercio final del curso “tenemos derecho a que se reduzca la matrícula al nivel de la UNED”, señaló un estudiante de la Universidad de Salamanca.

La incógnita ahora es cuándo se desarrollará esta transición. O mejor dicho, la fecha concreta, porque la intención de Pazos es poner en marcha el modelo en el próximo curso, con “planes piloto” de enseñanza virtual. Curiosamente, este modelo virtual, según el rector, no coge desprevenidas a las universidades, que estaban en ello antes de la pandemia, pero a tenor de las críticas de los alumnos, reiteradas en las últimas semanas, algo ha fallado.

Bien es cierto que, en lugar de hacerse durante meses, el cambio de formación presencial a formación virtual ha sido, como quien dice, en 24 horas, pero si la UC ya “estaba en ello” algunas de las críticas de los alumnos, como exceso de trabajo, falta de comunicación con los profesores o un plan para las nuevas formas de evaluación deberían, al menos, estar esbozados.

El rector siempre ha apostado por una transición hacia la formación a distancia. Ya en la presentación de su candidatura a la renovación del cargo, el pasado 3 de marzo, Pazos señalaba como ejes estratégicos la digitalización, la transferencia y la enseñanza a distancia como principales retos para el periodo 2020-2024. Por tanto, es muy probable que de aquí en poco tiempo veamos un modelo de Universidad a Distancia en el Campus de la UC.
 

Comentarios