miércoles 8/12/21

El Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Cantabria (STEC) se ha dirigido oficialmente a la Consejería de Educación para exigir el cumplimiento de la nueva ley educativa (LOMLOE) en lo relativo a la retirada de conciertos en centros privados que segregan al alumnado por razón de sexo, como el colegio Torrevelo-Peñalabra, que practica una organización de la enseñanza diferenciada en este sentido.

STEC se ha dirigido por escrito a la consejera de Educación para preguntarle qué va a hacer al respecto de cara al curso próximo

En un comunicado, STEC ha recordado que la anterior ley educativa, la LOMCE, hacía referencia expresa a que este tipo de organización no constituía una discriminación del alumnado. En base a dicha legislación la Consejería de Educación de Cantabria, en aquellos momentos en manos del Partido Popular, encontró el amparo legal para sostener económicamente a dicho centro privado, cuya concertación había sido suprimida en 2009 por el anterior Gobierno de colación PRC-PSOE.

En este sentido, el sindicato ha precisado que la devolución de los conciertos por parte del Gobierno autonómico del PP se produjo un año antes de la aprobación de la LOMCE, lo que en su momento originó toda una serie de protestas y de contenciosos judiciales que dejaron de tener sentido al encontrar el amparo legal de la LOMCE desde el año 2013.

Ahora, con la entrada en vigor de la nueva ley educativa, la LOMLOE, la situación legal "ha cambiado radicalmente". Si bien en el año 2021 y por razones de tiempo no fue de aplicación lo que en materia de admisión de alumnado establece la LOMLOE, a partir de 2022, según STEC, "deberá tenerse en cuenta que constituye una discriminación la admisión de alumnos y alumnas o la organización de la enseñanza diferenciada por sexos".

 

Algunas comunidades autónomas, como Navarra o Cataluña, conscientes de este nuevo contexto legal, ya están tomando medidas para proceder a la retirada de los conciertos educativos a los centros privados que practican la educación diferenciada por sexos. Por todo ello, y "con toda la antelación posible", STEC se acaba de dirigir por escrito a la consejera de Educación, Marina Lombó, para preguntarle qué va a hacer al respecto de cara al curso próximo.

Este sindicato siempre se ha opuesto a este tipo de prácticas educativas "propias de etapas históricas ya lejanas, que no tienen ninguna base científica, que están al margen de los estándares educativos europeos y que constituyen una flagrante discriminación del alumnado". Además, ahora tras la aprobación de la LOMLOE, no cuentan con ninguna normativa que justifique desde un punto de vista puramente legal el continuar con el sostenimiento económico, vía conciertos educativos, de este tipo de centros privados; coste que en el caso de Cantabria supera anualmente el millón cuatrocientos mil euros, ha señalado STEC.

A la espera de una contestación oficial de la Consejería de Educación, el sindicato ha emplazado públicamente a la consejera a "que sea valiente políticamente" y, al igual que hizo el Gobierno PRC-PSOE en 2009, retire el concierto y deje de sostener con dinero público al único centro privado de Cantabria que mantiene esta práctica de la educación diferenciada por sexos.

Comentarios