jueves 26/5/22

Ocho puntos. Eso es lo que ha caído la tasa de repetidores de curso educativo en Cantabria. La comunidad, según los últimos datos facilitados por el Ministerio de Educación, es la que registra un mayor descenso y se encuentra entre las tres con menores tasas, solo por detrás de Cataluña (16,8%) y País Vasco (22,7%). El porcentaje en Cantabria, ahora mismo, está en el 24,3%. Y aunque los datos son positivos, la letra pequeña indica que no ha habido necesariamente una mejora en el rendimiento académico, sino una relajación en las evaluaciones que llegó con la pandemia y que, al parecer, se ha quedado de forma permanente.

Cantabria lidera ese descenso, que en la media nacional ha sido de un 4%, cuando en años anteriores venía siendo, aproximadamente, de un 1% anual

El parón escolar provocado por la Covid-19 obligó a alumnos y profesores a tratar de mantener el ritmo educativo desde sus hogares. No todas las familias estaban preparadas para ello, ni materialmente ni socialmente. Padres y madres tuvieron que combinar labores familiares y de profesorado, y muchos alumnos tuvieron dificultades para seguir las clases online, ya fuera por falta de medios o por la mayor complejidad lectiva a través de una pantalla.

El resultado fue un descenso en el rendimiento académico del alumnado y como consecuencia un mayor número de asignaturas suspensas. La posibilidad de que hubiera un mayor número de estudiantes que tuvieran que repetir curso en un país con una de las mayores tasas de repetidores de la UE antes de la pandemia, llevó al Estado a tomar una medida excepcional: ‘abrir la mano’ en cuanto a la severidad a la hora de calificar por parte del personal docente, fomentando que la norma fuese pasar de curso y no repetir.

Pero lo que comenzó como algo excepcional ha terminado siendo ley. Literalmente. La llegada de la ‘Ley Celáa’ ha dado lugar a un cambio notable en el porcentaje de alumnos que a día de hoy no pasa de curso, ya que no había tan pocos repetidores desde la década de los 90, cuando se comenzaron a contabilizar los alumnos y alumnas que repetían.

Y Cantabria lidera ese descenso, que en la media nacional ha sido de un 4%, cuando en años anteriores venía siendo, aproximadamente, de un 1% anual. Las medidas del Gobierno de Pedro Sánchez van más allá, incluso, de las que ya impulsó el ministro de Educación, Cultura y Deporte del PP, José Ignacio Wert, quien estableció en la ley que llevaba su nombre que no se podía pasar de curso con más de tres asignaturas suspensas en la Educación Secundaria.

Tras Cantabria, Galicia y Baleares son las comunidades que más descenso han experimentado, mientras que aquellas en las que ha sido más paulatina son País Vasco y La Rioja. Además, y según los datos del Ministerio, son los chicos quienes tienden a una mayor probabilidad de repetición de curso (28,2%) que las chicas (21%).

Comentarios