domingo 23/1/22

Desde los comienzos de la crisis, aproximadamente en el año 2007, el paro en España comenzó a incrementar sus valores significativamente. Pasó de representar un 8,57% en el mencionado año a alcanzar un máximo de 25,77% en 2012 cuando estuvo en su punto álgido. Por ello, actualmente más del 18% de los españoles se encuentran en situación de desempleo. Y, aproximadamente, el 20% de los contratos que existen son estacionales y precarios. Esta situación está provocando que muchas personas tengan dificultades para hacer frente a pagos como el de una factura cuya cuantía aumentó de manera inesperada, el arreglo de un electrodoméstico que se usa diariamente, la reparación de una avería del vehículo familiar, la reserva de las vacaciones o cualquier otro gasto repentino que pueda surgir. En estas ocasiones, la escasez y, por tanto, necesidad económica hace preguntarse cómo obtener minicréditos sin nómina. Esa opción es posible gracias a la aparición de plataformas online que brindan servicios de préstamos rápidos a sus clientes.

Estas compañías virtuales cuentan con numerosas ventajas. La primera de ellas es que ofrecen comodidad y rapidez. Para solicitar minicréditos de este tipo solo es necesario disponer de un dispositivo electrónico que tenga conexión a Internet, por lo tanto se puede hacer desde cualquier lugar, incluso, sin necesidad de salir de casa. Además, el proceso es tan rápido que bastará con tener unos 15 minutos para que el dinero pueda estar disponible en la cuenta bancaria del usuario. Otra de las ventajas de este tipo de préstamos es la posibilidad de solicitarlos a cualquier hora, sin ninguna restricción horaria, lo que significa que si se necesita una cantidad de dinero a las tres de la madrugada, se podrá obtener sin dar ningún tipo de explicaciones.

El primer paso para comenzar los trámites es indicar en los cuadros correspondientes la cantidad que se necesita y el plazo de devolución deseado; por ejemplo, 250 euros en 20 días. En ese mismo instante, el sistema calculará los intereses y honorarios que conlleva el crédito, que en este caso serán 49,50 euros, lo que significa que el día que venza el plazo habría que entregar un total de 299,50 euros. El pago se puede anticipar al momento que el cliente desee, lo que le permitirá ahorrarse algunos euros, ya que si se solicitan 250 euros en 10 días en vez de en 20, los gastos que conllevará el préstamo serán inferiores: 24,75 euros exactamente. El proceso de devolución también es muy sencillo. En el momento indicado, el usuario deberá acceder a su cuenta en el portal web y hacer click en 'Devolver ahora'. Entonces, el sistema cargará el importe indicado en la tarjeta de débito del cliente. Éste debe asegurarse de contar con la cantidad necesaria para ello.

El siguiente paso consiste en rellenar un sencillo formulario en el que se piden solo los datos personales del solicitante, sin necesidad de entregar ningún papeleo adicional. En ese mismo instante, el sistema evalúa la información indicada por el usuario para verificar su identidad, comprobar su capacidad de devolución y así saber si denegar o conceder el crédito y en unos minutos, si el préstamo está aprobado, se ingresa el dinero al número de cuenta bancaria indicado previamente. Todos los trámites conllevan menos de un cuarto de hora y, además no es necesario dar ningún tipo de explicación ni motivo de por qué se solicita.

Existe la posibilidad de obtener créditos sin nómina y sin demostrar una fuente de ingresos habituales, como puede ser una pensión o ayudas por desempleo. También se puede presentar la solicitud para obtener créditos sin aval, es decir, no es necesario que haya una persona que actúe como garante en caso de impago del préstamo.

Estas son las principales razones por las el 70% de los españoles solicitó al menos un préstamo rápido a través de compañías telemáticas durante el pasado año 2016, según los datos del Informe Mundial de Banca Minorista. Se trata de una opción que se está afianzando como sustituta de las entidades bancarias tradicionales, en las que se necesita mucho más tiempo para solicitar minicréditos. Además de exigir más papeleos, explicaciones, motivos y justificaciones de la solicitud del dinero, los bancos tardan al menos una o dos semanas en tener una respuesta definitiva para su cliente. Los portales web ofrecen créditos de cantidades pequeñas. Sin embargo, en un banco, el crédito depende de su finalidad y, por tanto, suelen solicitarse en caso de necesitar cantidades más elevadas.

Todas las páginas web de este tipo, denominadas Fintech, utilizan las tecnologías de la comunicación y de la información para ofrecer servicios financieros de forma eficaz y a bajo coste. El 23% de éstas están dedicadas a los diferentes medios de pago, pero las especializadas en préstamos ocupan el 21%. Todo el sector llega a mover más de 11.000 millones de euros en el mercado.