sábado 21/5/22
ECONOMÍA

Los propietarios de viviendas y locales en Cantabria deben a las comunidades 21,61 millones de euros

Un estudio sobre la morosidad señala que se ha producido un descenso del 4,24% en Cantabria, y que cuatro de cada diez comunidades cuentan con algún vecino que adeuda cantidades.

El Tribunal Constitucional ha anulado el impuesto de plusvalía que cobran los ayuntamientos
Las comunidades de propietarios tienen una deuda de más de 21,5 millones de euros

El nivel de impago por morosidad en las comunidades de propietarios en Cantabria se situó en 21,61 millones de euros en 2017, lo que representa un descenso del 4,24% con relación al ejercicio anterior y casi cuatro décimas más que en el conjunto de España, donde la deuda de los propietarios morosos se redujo un 3,88% hasta situarse en los 1.601,23 millones de euros.

Así se refleja en el Estudio global sobre la morosidad en las comunidades de propietarios en España, dado a conocer por el Consejo General de Colegio de Administradores de Fincas (CGCAFE), en el que se constata que prácticamente cuatro de cada diez comunidades de propietarios cuenta con algún vecino moroso.

El informe destaca asimismo que la deuda de las entidades financieras descendió un 4,92% en la región al pasar de 4,09 millones de euros en 2016 a los 3,89 millones del pasado año. Esta caída supone cerca de 0,8 puntos más que la media nacional, que fue del 4,13%%.

La deuda de las entidades financieras descendió un 4,92% en la región

Según los administradores de fincas colegiados, el porcentaje de las comunidades de propietarios en las cuales las entidades financieras tienen pagos pendientes alcanza al 7%.

Los datos reflejan que Cantabria fue la quinta comunidad española donde más disminuyó la morosidad el pasado año, tras Asturias (5,27% de descenso), Aragón (4,71%), Galicia (4,37%) y Cataluña (4,26%), una caída que el presidente del Colegio de Administradores de Fincas de Cantabria (CAFCA), Alberto Ruiz-Capillas, ha celebrado y achacado, “en buena medida”, al “excelente trabajo desarrollado por los 275 administradores colegiados de la región”.

En este sentido, Ruiz-Capillas ha resaltado que los administradores de fincas colegiados de Cantabria son en su conjunto “los que más procedimientos monitorios presentan de toda España para reclamar estas deudas a los propietarios morosos”. 

REFORMA DE LA LPH

Además, el presidente del CAFCA se ha mostrado convencido de que la propuesta de reforma de la actual Ley de Propiedad Horizontal que los administradores de fincas presentaron en Madrid también permitiría ofrecer una “mejor” respuesta a este problema.

Si no conseguimos atajar esta cuestión, muchas comunidades de propietarios no podrán rehabilitar ni hacer accesibles sus edificios”, ha concluido Ruiz-Capillas

 Entre las diferentes medidas que contiene este proyecto elaborado por una comisión legislativa del CGCAFE de la que Ruiz-Capillas ha formado parte, destaca el establecimiento por ley de que los intereses por mora se sitúen uno o varios puntos porcentuales por encima del interés legal del dinero, aunque sin llegar a ser abusivos o desproporcionados.

Igualmente, también plantea que se dote a la comunidad de propietarios de la potestad de restringir de forma temporal el uso de zonas comunes del edificio, como piscinas o canchas de deporte, a quienes no estén al día en el pago de las cuotas, siempre que estos servicios no sean de carácter esencial.

También proponen que los compradores de un inmueble tengan que exigir a los vendedores un certificado de deudas y, en caso contrario, si existen partidas adeudadas a la comunidad de vecinos, que sean los responsables solidarios de esas cantidades.

FRENO A LA REHABILITACIÓN

Por último, Ruiz-Capillas, que desde hasta el sábado participa en Madrid en el XXI Congreso Nacional de Administradores de Fincas, ha asegurado que esta morosidad supone un auténtico “freno” para las obras de rehabilitación y renovación de los espacios comunes o de mejora de la accesibilidad. “Si no conseguimos atajar esta cuestión, muchas comunidades de propietarios no podrán rehabilitar ni hacer accesibles sus edificios, tal y como están obligadas a hacer en cumplimiento de la legislación actual”, ha concluido.