sábado 28/5/22

La tasa de fraude al seguro en España cayó en 2021 al 1,91%. Se trata del primer descenso en una década. Esta es una de las principales conclusiones del IX Mapa AXA del fraude en España, un análisis exhaustivo que permite tomar un pulso tanto cuantitativo como cualitativo a un delito, en ocasiones, socialmente tolerado. Pese a la caída, la tasa es el doble que la de hace una década. Durante el año 2021 AXA España evitó pagos indemnizatorios fraudulentos en todos sus ramos –Vida y No Vida, Particulares y Empresas– por un importe total de más de 71 millones de euros, lo que supone un incremento del 6% con respecto al año anterior.

La tasa de fraude en España ha disminuido a niveles previos a la pandemia, pasando del 2,21% en 2020, a 1,94% en 2021

“Este estudio busca concienciar a la sociedad del grave perjuicio que supone el fraude al seguro. Un perjuicio que, de forma directa, tiene efectos en el precio de los seguros; pero que además puede generar otros efectos perniciosos directos a aquellas personas que los llevan a cabo, derivados de la comisión de un delito punible”, asegura Arturo López-Linares, director de Siniestros de AXA España.

Actualmente, tanto la sofisticación en el uso de datos (Smart Data) como la automatización robótica de los procesos (RPA, Robotic Process Automation) están permitiendo ser mucho más eficaz en la lucha contra el fraude. Sin embargo, el sector se enfrenta a un gran desafío, como es el cambio en el patrón de comportamiento de personas (nuevas formas y frecuencia de movilidad, nuevos espacios de trabajo derivados del confinamiento, etc.) y de las empresas; lo que lleva aparejado un cambio de los riesgos a los que se exponen, y de la siniestralidad.

El seguro de Auto continúa siendo el área de negocio que concentra el mayor porcentaje de fraude al seguro, con más de la mitad de los casos (51%). Cabe destacar que en 2021, presumiblemente como consecuencia del levantamiento de las restricciones de circulación vividas durante los peores momentos de pandemia, los casos de fraude en Auto aumentaron casi un 8% respecto al mismo periodo del año anterior. En todo caso, en los últimos años se ha reducido significativamente. En 2012 siete de cada diez siniestros fraudulentos se producían en este ramo, sin embargo el porcentaje ha ido reduciéndose paulatinamente, y de manera muy significativa en los últimos años, como consecuencia de la reforma del Baremo de lesionados, que hace menos atractiva la coartada del coche para defraudar al seguro, y de nuevas técnicas de detección.

FRAUDE OPORTUNISTA, EL MÁS HABITUAL

En cuanto a la tipología, el IX Mapa AXA del fraude en España concluye que el ocasional u oportunista (aquel en el que se aprovecha la realidad de un siniestro para introducir daños preexistentes o anteriores y hacerlos pasar como actuales) supone el 55% de todos los casos que se comenten. Por su parte, el fraude premeditado (en el que los daños reclamados son reales o ficticios, pero todos han sido planificados con antelación) representa el 42% del total. El resto corresponde al fraude organizado. Es el que lleva a cabo un modus operandi más peligroso. Se trata de bandas o tramas organizadas ocasionalmente apoyadas por profesionales que buscan la industrialización de su proceso delictivo. Del estudio de AXA se desprende que la mayor inversión en la lucha contra el fraude y la sofisticación de las herramientas está haciendo descender el número de tramas en los últimos años, sin embargo el importe total que representa este tipo de delitos va en aumento. El año pasado representó casi un millón de euros.

El empleo de herramientas tecnológicas está favoreciendo la detección de las tramas, al permitir combinar grandes volúmenes de datos y tratarlos a través de metodologías matemáticas avanzadas. Sin embargo, al tratarse de una criminalidad organizada y compleja, que en ocasiones se suma a otras actividades delictivas, complica el reto para el mercado asegurador y exige un mayor esfuerzo y expertise para afrontarlo, así como una estrecha colaboración con los Cuerpos y Seguridad del Estado para evitarlo.

En cuanto al fraude al seguro en función de las causas aducidas en el ramo de Auto, de los datos de 2021 se desprende que, como ocurriera años anteriores, más del 87% de los casos están relacionados con supuestos siniestros que tuvieron lugar durante la circulación del vehículo. Por otro lado, más del 5% de los intentos de defraudar al seguro en este ramo esgrimieron la causa de un robo.

Multirriesgos (Comercio, Comunidades, Hogar y Oficinas) ofrece una mayor diversificación en las casuísticas del fraude. Cabe señalar que los casos de fraude aduciendo daños por agua que no tienen cobertura experimentaron el año pasado un fuerte aumento, de 10 puntos porcentuales, hasta representar más del 53% de todos los casos. Los grandes fenómenos climatológicos (DANAs, borrasca Gloria, etc.) que afectaron a varias zonas de España en 2020 y que terminaron de resolverse en 2021, unidas a la borrasca Filomena en el inicio de 2021, pueden ser una de las razones que lo expliquen. Por su parte, los casos en lo que se adujeron daños eléctricos, que ya venían experimentando una tendencia descendente desde hace unos años, se han reducido drásticamente hasta representar solo el 4% del total, cuando en 2015 representaban casi el 28%.

LOS DAÑOS MATERIALES SON LOS MÁS NUMEROSOS

Atendiendo al análisis del fraude por su naturaleza; es decir; si afecta solo a daños materiales o si persigue obtener indemnizaciones fingiendo daños corporales, el IX Mapa AXA del Fraude en España concluye que los primeros siguen siendo los más numerosos, y representan el 81%. Por el contrario, los siniestros que fingen daños corporales suponen el 19% restante.

Esto no siempre ha sido así, hasta hace unos años los daños corporales suponían más del 27% de los casos de fraude al seguro (frente al 19% actual). La principal razón del descenso de casos de fraude al seguro que aducen daños corporales habría que buscarla en dos hechos: el baremo de que establece las indemnizaciones de los accidentes de tráfico, y una reforma del código penal que desincentiva esta práctica delictiva.

EL FRAUDE AFECTA A TODOS LOS CLIENTES

La detección de los casos de fraude tiene un impacto importante en la prima que pagan los asegurados por sus pólizas. El año pasado los pagos evitados por casos de fraude y que no fueron repercutidos en el resto de los asegurados supusieron un ahorro del 27% en el seguro de RC o del 19% en los casos de Accidentes. Por su parte, en los ramos con mayor penetración en el mercado, este ahorro para los clientes fue del 4% en Auto y del 6% en Hogar.

El IX Mapa AXA del Fraude en España ha extrapolado y ponderado los datos de la aseguradora por su cuota de mercado geográfica. En 2021, por primera vez en una década, la tasa de fraude en España ha disminuido a niveles previos a la pandemia, pasando del 2,21% en 2020, a 1,94% en 2021. Las comunidades autónomas que registran la mayor tasa vuelven a ser Melilla (con un fuerte aumento hasta el 12,5% frente al 9% de 2020); y Cantabria, Navarra y Andalucía, que están en el 3%.

También repiten, en este caso con las tasas de fraude al seguro más bajas, Madrid (1%), País Vasco (1,15%) y Cataluña (1,4% ambas). Por tercer año consecutivo, estas son las tres regiones españolas que menos defraudan al seguro.

LOS HOMBRES DEFRAUDAN MÁS EN AUTO

El Mapa ofrece de nuevo una visión por género, de la que se desprende que, de media, los hombres cometen más fraude en el ramo de Auto que las mujeres. Ellos representan más de 72% del fraude, mientras que su peso en la cartera de Auto es del 71%. Por su parte, ellas, que representan casi el 29% de la cartera de Auto, son responsable del 27,5% del fraude.

Estos porcentajes varían sensiblemente si atendemos al ramo de Hogar. Aquí los porcentajes de casos de fraude cometidos por hombre y mujeres están más equilibrados. Los hombres, en media, son responsables del 58% de los casos de fraude, que es exactamente el peso que tienen en la cartera de AXA, con lo que se puede concluir que, en este ramo, no existen diferencias de género.

Comentarios