sábado 19/6/21
Presupuestos de Cantabria

Podemos Cantabria: Los presupuestos pactados con C’s llevarán a Cantabria a la quiebra

Cuando PRC, PSOE y Ciudadanos aprueben el presupuesto, la deuda pública autonómica superará por primera vez en la historia los 3.000 millones de euros.

El candidato a Secretario General de Podemos Cantabria, Julio Revuelta
Julio Revuelta, Secretario general de Podemos Cantabria

Podemos Cantabria ha mostrado hoy su “pesadumbre” por la elección final del Gobierno de Cantabria, que esta tarde firmaba un acuerdo con Ciudadanos para aprobar los presupuestos de la comunidad. Para Podemos, estos presupuestos “no traerán nada bueno para Cantabria” puesto que son producto de una única ambición: que Revilla sea presidente y Tezanos vicepresidenta. “Poco les importan los cántabros y cántabras cuando plantean un presupuesto con ingresos que saben que son ficticios y que condenarán a Cantabria a recortes sociales y a un modelo de empleo basado en el ladrillo y precariedad, en lugar de un proyecto social y de futuro”, ha dicho la diputada Verónica Ordóñez.

Podemos planteó su intención de ayudar a buscar soluciones a los tres grandes problemas estructurales de las finanzas públicas de Cantabria: la irrealidad de los ingresos públicos, la deuda pública y la financiación de la sanidad, “donde nuevamente el Gobierno de Cantabria vuelve a meter facturas al cajón y hay un déficit estructural de en torno a 80 millones de euros”. Problemas estructurales que Podemos planteó abordar de manera planificada plurianual, pero que el presidente Revilla decidió ignorar dado que buscaba aprobar el presupuesto que fuera a toda costa, aunque eso supusiera empeorar la situación. “Problemas que el pacto del PRC-PSOE con Ciudadanos no solo no solucionan sino que agravarán considerablemente, situando a Cantabria al borde de la quiebra”. “Es muy posible que Revilla pase a ser el presidente que llevó a Cantabria a la quiebra por su irresponsable gestión económica y porque se ha acostumbrado tanto a cerrar los ojos, con tal de mantenerse en su poltrona, que ni siquiera ha mirado los presupuestos ni las propuestas que ha hecho Podemos”. Prueba de la situación cercana a la quiebra es que en el primer trimestre de 2017, cuando PRC, PSOE y Ciudadanos aprueben el presupuesto, la deuda pública autonómica superará por primera vez en la historia los 3.000 millones de euros. Y prueba de la gestión irresponsable de Revilla es que, avisado por Podemos de que faltan más de 100 millones de euros ingresados sobre los presupuestados en 2016 (en concreto la estimación de dicha brecha es de 160 millones al acabar el año), el presidente ha preferido hacer oídos sordos y aprobar un presupuesto sobre la base de lo presupuestado en 2016 y no de lo ingresado, es decir, el presupuesto de 2017 parte ya desde unos ingresos inflados de 160 millones de euros.

Podemos también ha dicho que Revilla miente al hablar de la propuesta presentada por Podemos. Por una parte, se propuso una redistribución del gasto público, sin ningún incremento del mismo, de la propuesta del PRC-PSOE basada en el incremento del gasto en las empresas públicas y la cesión a las concesiones de los constructores multiplicando el gasto en asfalto, ladrillo y cemento a la propuesta de Podemos de inversión en I+D+i, generación de empleo de calidad e inversión social a través de mejoras en las ayudas a la dependencia, renta social básica y lucha contra la pobreza infantil.

En concreto, Podemos solicitó que se redujeran 33,8 millones de gasto que saldrían de las transferencias a las empresas públicas (14 millones), gastos corrientes del Gobierno de Cantabria y las empresas públicas en publicidad y otros (0,7 millones), reducción de altos cargos (0,2 millones), uso del funcionariado y los recursos del Gobierno de Cantabria para estudios técnicos en lugar del recurso a la externalización a empresas (3,7 millones) y limitar la desorbitada tasa de crecimiento del gasto en obra pública (15,2 millones). Con esos 33,8 millones Podemos proponía financiar 16,7 millones en política social (12 en mejoras de las ayudas a la dependencia, donde el Gobierno de Cantabria planteaba un recorte de 3 millones sobre el presupuesto de 2016, 3 millones en renta social básica, 1 millón en lucha contra la pobreza energética y 0,7 millones en lucha contra la pobreza infantil) y 17 millones para la generación de empleo de alta calidad mediante la inversión en I+D+i y la reducción de la brecha salarial de género. Es decir, Podemos propuso estas medidas sin que supusieran un coste adicional al financiarse con reducción de gasto de otras partidas presupuestarias.

Por otra parte, Podemos también propuso una fusión de empresas públicas para mejorar la política industrial y de desarrollo económico de Cantabria, habida cuenta de la bicefalia entre la Consejería de Industrial y Sodercan que refleja los dos gobiernos existentes que tan caros le salen a Cantabria como demuestra la caída de la producción industrial del 6,2% en lo que va de año. Fusión con la que se ahorrarían 1,5 millones de euros y se eliminarían altos cargos de libre designación entre los partidos del Gobierno. A ello se añade la propuesta de Podemos de mejorar de la transparencia en las, hasta ahora, altamente opacas empresas públicas. “Opacidad que tantos problemas está generando en la credibilidad del Gobierno de Cantabria, dañada ya de por sí con la intervención de la UDEF de hace unos días”.

Estos presupuestos suponen la buena sintonía de la coalición cántabra con la derecha, “algo que sigue la estela del país, lo que en ningún modo es bueno para Cantabria”. Pero además, suponen el aumento de la deuda, una previsión de ingresos inflados, recortes y una vuelta al modelo de “ladrillo y asfalto”.

Además, desde Podemos han recordado a Ciudadanos que la fiscalidad que vende como un éxito fue conseguida por Podemos en 2015, mientras que ellos optaban por rebajar las ayudas a la dependencia o infra dotar la sanidad cántabra.

Comentarios