domingo 17/10/21
ECONOMÍA

Una nueva deuda de 7,6 millones dejada por el PP sale a flote

La sociedad estatal Acuaes reclama al Gobierno una cantidad que el Ejecutivo de Ignacio Diego no pagó durante tres años.

El presidente del PP en Cantabria, Ignacio Diego, junto a la diputada regional, Cristina Mazas
El presidente del PP en Cantabria, Ignacio Diego, junto a la diputada regional, Cristina Mazas

Las deudas que el Gobierno de Cantabria, bajo el mando del ‘popular’ Ignacio Diego, ha dejado en la región durante la pasada legislatura siguen desvelándose semana tras semana. Después del caso Ecomasa-Nestor Martin y la pérdida de los 14 millones de euros europeos destinados al Plan de Empleo, ahora es la sociedad estatal Acuaes (Aguas de las Cuencas de España) quien ha reclamado al actual Ejecutivo regional del PRC-PSOE una deuda de 7,6 millones de euros correspondiente a cantidades que la Comunidad Autónoma tenía que haber pagado en los años 2013, 2014 y 2015.

La vicepresidenta del Gobierno, Eva Díaz Tezanos, ha desvelado la existencia de esta deuda durante su comparecencia en el Parlamento para informar de los presupuestos de su consejería para 2016, en la que ha afirmado que su departamento tendrá que hacerse cargo "de las facturas que el PP ha dejado en los cajones".

"A esos 7.657.330 euros también este Gobierno le tiene que hacer frente porque también es una de las cuestiones que nos hemos encontrado en la Consejería"

Una deuda que el Gobierno de Diego "no ha pagado al Estado" a lo largo de los últimos años, ha dicho, y que sin embargo Acuaes reclama ahora, tras el cambio de color político en el Gobierno de Cantabria.

"Nada más tomar posesión este Gobierno lo primero que han hecho es decir que le paguemos lo que el Gobierno anterior no les había pagado. Y esa broma es nada más y nada menos que más de siete millones de euros, a esos 7.657.330 euros también este Gobierno le tiene que hacer frente porque también es una de las cuestiones que nos hemos encontrado en la Consejería", ha afirmado la vicepresidenta.

Según ha explicado en declaraciones posteriores a los medios de comunicación el director general de Medio Ambiente, Miguel Angel Palacio, la deuda responde a dos conceptos a los que tiene que hacer frente la comunidad autónoma: por un lado la financiación del 20% del coste de obras hidráulicas de interés general -el saneamiento de las marismas de Santoña y el abastecimiento de agua a Santander-; y por otro, los gastos de mantenimiento del bitrasvase del Ebro.

Palacio ha explicado que se hará frente a parte de esta deuda con cargo al presupuesto de 2016, pero no a toda porque es "imposible en un año".

Comentarios