lunes 25/10/21
ECONOMÍA

Montoro castiga a las autonomías por incumplir el déficit

El ministro afirma que estas comunidades recibirán financiación para el gasto previsto y que se está ejecutando, pero no para nuevas inversiones.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha criticado, en general, el trabajo de los nuevos gobiernos autonómicos surgidos de las elecciones del año pasado, "gobiernos de consenso" que, a su juicio, "parece que no sirven más que para hacer anuncios de gasto".

"Eso es perjudicar a la recuperación económica", ha dicho Montoro tras conocerse que solo tres comunidades autónomas (Canarias, Galicia y País Vasco) han cumplido el objetivo de déficit para 2015, que era del 0,7% del PIB.

El ministro ha exigido a todos los gobiernos autonómicos un compromiso público con el cumplimiento de los objetivos de estabilidad. "Cuando están conmigo, es a lo que se comprometen", ha apuntado.

Montoro ha censurado que esos gobiernos regionales, entre los que se encuentra el bipartito PRC-PSOE en Cantabria, pidan más fondos a Hacienda para cubrir sus gastos y que culpen al sistema del estado de sus cuentas, cuando hay otras comunidades que en su situación de financiación sí han cumplido: Canarias y Galicia (el País Vasco, que también ha cumplido, tiene un régimen fiscal propio).

"No se trata de instar a que recorten sino a que no aumenten gasto público sobre lo que ya están haciendo", ha dicho Montoro

Ha asegurado que es "obligación" del Gobierno en funciones "empujar" a esas comunidades al cumplimiento de los objetivos de estabilidad, sobre todo porque lo obliga Bruselas, y porque es responsabilidad de los miembros de la UE cumplir las reglas comunitarias. Y ha advertido a algún gobierno autonómico, sin citar ninguno, que si no cumplen ahora, quizá un día "tengan otras obligaciones que cumplir" pero "quizá no estén en la UE".

En este sentido, el Gobierno central en funciones va a obligar a Cantabria y el resto de comunidades a aprobar un acuerdo de Gobierno de no disponibilidad para garantizar que los recursos de financiación que recibirán este año no sirvan para financiar nuevo gasto, sino el que ya está previsto y están ejecutando este año.

"No se trata de instar a que recorten sino a que no aumenten gasto público sobre lo que ya están haciendo", ha dicho Montoro, quien ha recordado que las autonomías van a recibir este año 10.000 millones de euros más de los Presupuestos Generales del Estado que en 2015.

Además, se hará público mensualmente el cumplimiento de la regla de gasto por parte de las autonomías, esa obligación de no gastar más de lo que se ingresa, para lo cual los interventores de los gobiernos regionales tendrán que informar también mes a mes a Hacienda.

Montoro ha asegurado que comparecerá ante la Comisión de Hacienda del Congreso, a petición propia, para explicar estos planes y datos. "Tenemos que adoptar medidas por esa desviación demasiado significativa, siguiendo la recomendación que es ya advertencia de la Comisión Europea el 9 de marzo", ha añadido.

Desviación del 1,38%

Cantabria ha sido una de las 14 comunidades autónomas que no ha cumplido el objetivo de déficit en 2015, situado en el 0,7% del Producto Interior Bruto (PIB), al cerrar el ejercicio en el 1,38%, es decir más de medio punto (0,68%) por encima del fijado.

Juan José Sota afirmó que el anterior Ejecutivo del PP realizó un "falseamiento" de los ingresos no financieros incluidos en el Presupuesto de 2015 y también de los gastos

De este modo, Cantabria se sitúa en mitad de la tabla, con ocho comunidades que registraron el pasado año un déficit mayor que la región, encabezadas por Cataluña, con un 2,7% del PIB, y con otras ocho autonomías que anotaron un déficit menor, lideradas por Canarias, con un 0,54%.

Por otro lado, el déficit conjunto de las administraciones públicas se situó en el 5,16% del PIB al cierre de 2015, lo que supone alrededor de un punto porcentual más que el objetivo comprometido con Bruselas, que era del 4,2%.

Esta cifra equivale a unos 10.000 millones de euros y obligaría a realizar un ajuste de 24.000 millones de euros a lo largo de 2016 para poder cumplir con el objetivo del 2,8% previsto para este año, todo ello en un contexto de incertidumbre política.

Trampas del PP

El déficit cántabro ya fue adelantado por el consejero de Economía, Hacienda y Empleo, Juan José Sota, hace una semana. En rueda de prensa afirmó que el anterior Ejecutivo del PP realizó un "falseamiento" de los ingresos no financieros incluidos en el Presupuesto de 2015 -se previeron 102,6 millones más de lo recaudado finalmente- y también de los gastos al "infradotar" algunos capítulos de gasto, como el de personal, en el que se han gastado 24 millones más de lo presupuestado, o en conciertos educativos, con 7 más.

Además, el consejero de Economía, Hacienda y Empleo ha explicado que en agosto de 2015, un mes después de la llegada del bipartito PRC-PSOE, el Presupuesto estaba "prácticamente ejecutado y gastado" por parte del PP.

Ha señalado que, de febrero a agosto, el Gobierno del PP reconoció obligaciones por 1.490 millones de euros de un Presupuesto total de 2.500 millones y ha apuntado que si del montante total, se excluye lo gastado por los 'populares' y el gasto de personal, amortizaciones e intereses el bipartito tenía a su llegada un margen de maniobra "mínimo" pese a lo cual -resaltó Sota- se consiguió reducir el gasto no financiero en 84,6 millones.

Además del "falseamiento" aludido por Sota, el consejero acusa al Gobierno del PP de hacer "trampa" al calcular la previsión del déficit para 2015, al no incluir "intencionadamente" entre los ajustes de Contabilidad Nacional la parte que, según Sota, correspondía a la parte de la obra y el equipamiento del contrato público-privado de Valdecilla ejecutada ese año, que ha supuesto 51,4 millones.

Además, apunta que el Presupuesto de 2015 no preveía el abono de la  cuarta parte de la paga extra eliminaba en 2012 y pagada por el actual bipartito en noviembre pasado, lo que supuso un gasto de 9 millones.

Y lo mismo, ha explicado Sota, ocurrió con el pago de 18 millones de euros por los fármacos de la Hepatitis C.

Comentarios