domingo 19/9/21
DEPORTE

Vivir a contracorriente: Deportistas invidentes aprenden a surfear las olas de Somo escuchándolas

Surfista con discapacidad aprende a surfear en Somo
Deportista con discapacidad aprende a surfear en Somo

En muchas ocasiones el deporte saca lo mejor de las personas. En la playa de Somo semanalmente se da muestra de ello. Los surfistas de la zona colaboran para que deportistas con discapacidades físicas y sensoriales puedan disfrutar de esta actividad como uno más. Pedro Gutiérrez, secretario de la Federación Cántabra de Surf, nos habla de esta iniciativa, que cada vez cuenta con más voluntarios.

-¿Cómo surgió este proyecto?

Surgió en el año 2017. Llevábamos bastantes años trabajando con personas con discapacidad intelectual y niños con necesidades especiales, principalmente con autismo, y en 2017 organizamos un Campeonato del Mundo de Kneeaboard en el que participó una persona con discapacidad física. A partir de ahí decidimos crear el departamento y trabajar con personas con discapacidad física y sensorial, siendo el germen de lo que tenemos ahora.

-¿Cuántas personas han participado ya en la misma?

En estos cuatro años calculamos que unas 300.

Surfista invidente en SomoSurfista invidente en Somo

Es gratuito ya que lo sufraga la Federación con la colaboración de escuelas y clubes que nos facilitan el material

-¿Cuál es su objetivo? ¿Qué deben hacer aquellos interesados en participar?

Desde este departamento buscamos fomentar y desarrollar el deporte. Deben contactar con nosotros y nos encargamos de estudiar el caso de cada persona. Después les llamamos, y al agua. Es gratuito ya que lo sufraga la Federación con la colaboración de escuelas y clubes que nos facilitan el material. Tenemos todo adaptado, y también contamos con el apoyo del Ayuntamiento de Ribamontán al Mar, que nos cede instalaciones en la playa.

-¿Qué balance haces de todo este periodo?

Creo que hemos aprendido más que ellos. Como en todas las áreas, este tipo de acciones de voluntariado es muy gratificante. Conseguimos que el deporte llegue a cualquier persona. Nosotros tenemos cuatro pilares. Por un lado es una actividad terapéutica. El surf es una herramienta de trabajo para ayudar a la gente, en el agua hacemos hidroterapia y les viene estupendamente. Por otro lado, están aquellos que quieren practicarlo como aficionados. Intentamos facilitar la llegada del surf a cualquier persona para que lo pueda practicar. Luego ya está el nivel intermedio, con aquellos que quiere convertir el surf en su deporte principal y por último la tecnificación, con deportistas que ya se preparan para Campeonatos de Europa, del Mundo, Paraolimpiadas…ahí ya contamos con entrenadores que llevan a cabo videocorrecciones, además de nutricionistas, preparadores físicos y fisioterapeutas con la colaboración de Health&Sport Santander.

Chico surfeandoChico surfeando

-¿Cuál es el reto más grande al que os habéis enfrentado hasta ahora?

Cada persona es un mundo y te tienes que adaptar a su caso. No podría decirte uno porque todos son diferentes. Puedes ver a dos personas en silla de ruedas y las lesiones que tienen son completamente diferentes, una más alta, más baja, el reto va variando.

Deportistas con discapacidades listos para surfear las olas de SomoDeportistas con discapacidad listos para surfear las olas de Somo

Somos sus ojos e intentamos comentarles la situación de la manera más veraz y detallada posible

-Además, trabajáis con invidentes.

Dentro del apartado sensorial tenemos invidentes totales y también otros usuarios que tienen algún tipo de resto visual, que no identifican la ola pero quizás sí la espuma y sombras. Empezamos a desarrollar la actividad con la Fundación la ONCE y dimos la oportunidad de venir a varios deportistas que luego se convirtieron en asiduos cada semana. Estos ya se lo toman más en serio, y una de las chicas fue medalla de bronce en el último Mundial que se celebró en marzo en California antes del confinamiento. Todo se hace de palabra, somos sus ojos e intentamos comentarles la situación de la manera más veraz y detallada posible para que puedan hacerse una composición de lugar y sepan lo que está ocurriendo en este medio natural. Se ofrecen unas pautas técnicas que hemos establecido con el deportista, cantándoles las olas y para qué lado rompen. Hay diferentes tipos de técnicas, algunos prefieren palabras, otros silbidos, depende de cada entrenador. Hay que ponerles en situación para que sepan las condiciones que hay en ese momento y ya en el agua ir contándoles las cosas que necesitan saber y que ellos no pueden ver. Una vez han aprendido la técnica, surfean como cualquier otra persona. Esto genera una relación de mucha confianza, ya que es fundamental estar compenetrados como si fuera una sola persona para que resulte viable la puesta en acción.

Joven surfeandoJoven surfeando

-¿Habéis notado el apoyo de la comunidad surfera?

Se ha volcado bastante, sobre todo la de la playa de Somo. Son muchos los que nos echan un cable al vernos y se animan en repetidas ocasiones a ayudarnos. El voluntariado es un éxito. Intentamos que haya un monitor titulado en todas las clases y hay personas voluntarias alrededor para trasladarles a la orilla e introducirles en el agua. En muchos casos el monitor acaba agotado y son los surfistas locales los que le ayudan porque son los que mejor conocen la playa. Cada vez más gente se anima porque es muy gratificante.

Comentarios