martes. 16.08.2022

La carrera de obstáculos OCR es un deporte en el que los competidores deben superar varios desafíos físicos en forma de obstáculos. Estos incluyen escalar paredes, transportar objetos pesados, atravesar cuerpos de agua, gatear debajo del alambre de púas o saltar a través del fuego. Una disciplina que procede del entrenamiento militar y que cada año va sumando adeptos en los gimnasios que se preparan para las competiciones de esta especialidad.

En Cantabria no son muchas las pruebas que pueden disfrutar los amantes de las OCR, pero gracias a Fuencisla Vaquero, competidora habitual en las carreras de obstáculos, vamos a poder conocer este deporte durante el próximo mes de agosto en el ‘Desafío Cántabro’ que tendrá lugar en Torrelavega.

Charlamos con ella para que nos cuente cómo se enamoró de las carreras de obstáculos y qué nos vamos a encontrar en esa competición que organiza.

¿Cómo conociste las OCR?

Yo no tengo nada que ver con el tema deportivo, soy educadora social. Conocí las carreras de obstáculos a través de mi gimnasio. Veíamos este tipo de pruebas como, por ejemplo, la Spartan Race o la Farinato Race, creamos un grupito hace ya unos años y fuimos para allá para poder conocerlo de cerca.

¿Cómo fueron los inicios?

Íbamos como populares para disfrutar y para pasárnoslo bien, no para competir. El 90% de los participantes en este tipo de pruebas corren como populares, con el único objetivo de superarse a sí mismos. Nos lo pasábamos genial porque había pruebas de distintos tipos; de barro, de equilibrio, de muros… y por esa superación personal continuábamos acudiendo. Hasta que una vez, en una carrera me dejaron sola y eso que yo no quería ir sola. Pero llegué a meta y me enganché más. Con el confinamiento comencé a entrenar más fuerte, me sentía mejor y después de una carrera en Asturias donde quedé tercera, me animaron a participar en élite y competir.

Para la gente que no sepa cómo es una OCR, cuéntanos, ¿en qué consiste?

Las OCR vienen del entrenamiento militar. Es una distancia entre 5 y 12 kilómetros, aunque este año en el nacional han sido 15 y las hay de más de 40, pero la media suele estar en los 12 kilómetros. Esa distancia está repleta de obstáculos, tanto naturales, del propio terreno, como artificiales tales como arrastre, trepa de cuerda, puntería, equilibrios, memoria, colgarte de elementos en suspensión, rocódromo, cargar con garrafas o sacos… está muy abierto a la imaginación del organizador porque en cada carrera que vamos nos sorprenden con pruebas diferentes.

-Sorprende ver la diferencia entre pruebas físicas y pruebas de habilidad o maña, ¿cómo es vuestro entrenamiento?

Es un deporte muy completo porque no solamente necesitas correr bien y mucho, ya que gana el primero que llega a meta habiendo superado todos los obstáculos, sino también la fuerza para las pruebas de escalada, donde tienes que entrenar el agarre de dedos y el tren superior, y la potencia de tren inferior para trepar muros. Y si te toca memoria tienes que tener capacidad para recordar el código durante mucho tiempo porque, a veces, tenemos que entrar al mar o en contenedores de agua muy fría o superar el clima caluroso. También entrenamos las apneas para controlar la respiración al llegar a un obstáculo, hay que controlar el nerviosismo… son entrenamientos muy diferenciados y concretos.

¿Cuál es tu mejor resultado competitivo?

Mi mejor resultado fue la temporada pasada, que quedé segunda en la Liga Nacional. Poco a poco fui haciendo carreras, fui mejorando y obteniendo resultados que no buscaba, porque yo solo quería superarme a mí misma. Muchas de esas carreras coincidían con la Liga Gallega y allí conseguí quedar tercera. He participado hace poco en el Campeonato de España y he quedado la 15ª en individuales y hemos terminado también en la prueba de relevos.

¿Cómo es la situación de las OCR en Cantabria? ¿Hay muchas pruebas o tenéis que buscaros la vida fuera?

Antes del confinamiento sí que se hacía alguna puntual, pero, en ocasiones, luego no se podía volver a hacer. El año pasado yo comencé en la Liga Nacional y no había ninguna, así que tuve que ir fuera a las carreras más cerca de Cantabria. Aunque pensamos en Galicia como cerca y realmente tenemos seis horas, que de cerca nada… (ríe). Entonces este año lo que hice fue organizar una prueba para tener aquí en Cantabria. Será el 7 de agosto en Torrelavega, se llama ‘Desafío Cántabro’. Estará metida dentro de la liga de las series del norte, entre Asturias, Galicia y Cantabria; y otra dentro de la liga de los organizadores de carreras de obstáculos. Será una prueba donde la mayoría seremos populares para que la gente conozca Cantabria y para que la gente de Cantabria conozca este tipo de pruebas, que cada vez hay más gente que me pregunta por las OCR y también por los entrenamientos.

Háblanos sobre este proyecto llamado Desafío Cántabro que vamos a tener en Torrelavega.

Será el 7 de agosto en Torrelavega y se puede apuntar absolutamente todo el mundo. Para ello hemos diseñado dos distancias; una de 12 kilómetros para aquellos que quieran ponerse a prueba y les guste el trail, porque tiene tramos que pasarán por el Monte Dobra con muchos obstáculos, y otra de 7 kilómetros para la gente que quiera iniciarse en la que podrán competir de forma individual, popular o en equipos. Aquí tendrán que superar los obstáculos, podrán incluso ayudarse entre ellos y la idea es que lo conozca porque se van a enganchar.

¿Cuántos cuesta participar y organizar una carrera OCR?

Es complicado. Como no somos federación, las instituciones nos dicen que no nos pueden apoyar y que nos tenemos que buscar empresas privadas. Yo tengo algún apoyo pequeñito, alguna colaboración de amigos, pero no es suficiente. Es la inscripción, la gasolina, las comidas… realmente son nuestras vacaciones. El ahorro que podamos hacer durante el año para las vacaciones lo invertimos en las carreras pero necesitamos que nos ayuden.

Comentarios