miércoles. 30.11.2022

Más de dos centenares de aficionados de todas las edades celebraron la tarde de Reyes junto al Racing en El Sardinero. Y es que el club organizó, con motivo de este día tan especial, un entrenamiento abierto al público en su estadio ante la imposibilidad, por la pandemia provocada por la COVID-19, de acoger seguidores en las sesiones que diariamente se llevan a cabo en las Instalaciones Nando Yosu. La emoción de los niños, que disfrutan de sus vacaciones de Navidad y acababan de recibir los regalos traídos por Melchor, Gaspar y Baltasar, se apoderó de Los Campos de Sport, que recibieron a los racinguistas, pequeños y mayores, con alegres villancicos.

Pasadas las 17:00, desde la megafonía del estadio se anunció la presencia en el césped de los futbolistas (los técnicos habían saltado primero para preparar los ejercicios), que fueron recibidos con un fuerte aplauso. Y es que los aficionados transmitieron toda su energía a los racinguistas tanto para su primer partido de 2022 -ante la Unión Deportiva San Sebastián de los Reyes- como para el segundo tramo del curso en Primera RFEF Footters. El ascenso a LaLiga SmartBank, sin duda, estaba escrito en muchas cartas que los seguidores racinguistas habían enviado recientemente hasta Oriente.

Los goles marcados durante el partidillo -algunos fueron de bella factura como los convertidos por Cedric y Harper- fueron ovacionados por los más de 200 espectadores situados en Preferencia Oeste, que aplaudieron con fuerzas las dianas (o las paradas de los guardametas) en los ejercicios de centros y remates con los que finalizó el entrenamiento. Pero, antes de abandonar el estadio, la afición recibió el aplauso desde la banda de toda la plantilla (que no pudo acercarse a ellos como hubiera querido por el protocolo anti COVID-19) y 20 invitaciones para el encuentro ante la Unión Deportiva San Sebastián de los Reyes: cada seguidor recibió a la entrada al estadio un número y los 10 ganadores, tras la realización de un sorteo, se dieron a conocer a través de megafonía.

 

COMUNICACIÓN

La tarde, sin duda, fue un éxito porque reflejó la comunión que existe entre el equipo racinguista y su masa social y permitió, especialmente a los más pequeños durante sus vacaciones escolares, ver de cerca a sus ídolos y seguir sus evoluciones con el balón durante una sesión que se prolongó durante algo más de una hora.

Comentarios