domingo 28/11/21

El Bathco BM Torrelavega compitió a un nivel espectacular en su regreso al Vicente Trueba pero se vio superado por los quilates del Viveros Herol BM Nava. El equipo de Álex Mozas estuvo en partido los 60 minutos, haciendo la goma durante todo el segundo tiempo y obligando a los naveros a mostrar un nivel estratosférico para mantener su ventaja hasta la bocina final.

El partido era de los grandes, algo que se veía solo con respirar el ambiente. Nava y Torrelavega son dos localidades volcadas con el balonmano y así se reflejó desde el bocinazo inicial. La fiesta en la grada pronto saltó al 40x20, con Prokop haciendo sus primeros vuelos. Hernández y Casanova empataron rápido la contienda, con los primeros instantes siendo un preludio de lo que iba a ser el choque.

Gallego levantó al Trueba por primera vez con un gol de puro coraje desde el suelo. No le dio tiempo a la grada a reacomodarse antes de la primera parada de Araujo, para deleite naranja. El partido era un correcalles, con varias posesiones por minuto y un ritmo frenético que no permitía relajarse a nadie. Las imprecisiones eran una constante, fruto de que las piernas y los corazones funcionaban a más velocidad que las manos.

En el minuto 7, con 4 – 4, Nicola D’Antino sufrió la primera exclusión de los suyos. Tras un fallo de comunicación en el banquillo, Prokop ingresó en pista para sumar 7 otra vez. En consecuencia, los colegiados se vieron obligados a restar otro defensor. No pudo resolver ese ataque en gol el Bathco BM Torrelavega, recayendo en la siguiente defensa la exclusión sobre Alonso Moreno.

Con los números más equilibrados sí pudo Jorge Prieto transformar su primero de la noche. Un gran Araujo se aseguró de poner el candado a la portería, pero los ataques naranjas se fueron fuera consecutivamente. Solo Colunga con un lanzamiento de 9 metros pudo superar a Pleh.

Al minuto 10 se llegó con ventaja mínima para los locales, en un partido que se prometía que iba para largo. Prokop puso el empate de forma tan espectacular como la réplica de Colunga segundos después. Para no ser menos, el argentino Moyano restauró la igualada. Todo lo anterior, ocurrido en 20 segundos de balonmano sublime. En el siguiente ataque estático sería Carro el excluido, recuperando el Bathco BM Torrelavega la superioridad.

Al igual que en la anterior ventaja, el ataque se fue fuera pero Murillo lo solucionó, denegando a D’Antino desde 7 metros. En la otra portería, Moreno superó a Pleh tras una gran circulación. La entrada de Isi Martínez por Colunga supuso el primer momento de respiro del partido, tras casi 17 minutos. Apenas 10 segundos duró esa calma, lo que tardó Casanova en meter sexta marcha para anotar.

Se resistía el Viveros Herol BM Nava a dejar que se abriera la más mínima brecha, con Marugán poniendo el 9 – 9 de penalti. Tras una pérdida naranja, el 24 navero repitió la acción para poner a los suyos por delante. La mejoría defensiva de los segovianos era evidente, atascando el entramado naranja. En el 20, Vujovic puso el primer +2 navero, instantes antes de elevarla a tres tantos. El tiempo muerto de Mozas era obligado.

Moreno forzó tras la reanudación un penalti transformado por José Carlos Hernández. Sin embargo, los de Equisoain se mantuvieron impertérritos, anotando dos más para poner el 10 – 14. Aunque Cangiani recortó pronto, la dificultad del rival, por si había dudas en el Trueba, ya era más que evidente.

Con Gallego revolviéndose en 6 metros se llegó al minuto 25, 12 – 14. Dos de esos últimos minutos los jugaría el Bathco BM Torrelavega con un hombre menos por la sanción a Dani Serrano. Rodrigo Pérez no dudó para poner nuevamente el +3. Con portería vacía, los locales concedieron un nuevo gol tras una recuperación de Moyano. 

En los tres y cuatro tantos se estableció la ventaja navera en el tramo final. Un empujón naranja con goles de Cangiani y Martínez revivió a un Trueba que se encaminaba ya hacia el refrigerio. Con 15 – 17 y 19 segundos por jugar, Equisoain planeó en tiempo muerto un último ataque. No podemos saber si salió su plan, pero lo cierto es que Rodrigo Pérez fusiló a Araujo sobre la bocina del intermedio.

Empezó con demasiadas ganas y una pérdida el Bathco BM Torrelavega. Prokop se aseguró de que los suyos seguían en su línea. No pudo hacerlo Moyano en la siguiente jugada, encontrándose con la primera parada de Elcio Carvalho en el Vicente Trueba. El caboverdiano repitió intervención en la siguiente para que Hernández pusiese a los naranjas a dos tras una magistral vaselina. 

En este segundo tiempo, Mozas dio entrada a Lombilla para reforzar las acciones defensivas, complicando la vida de los atacantes segovianos. El buen hacer del campurriano se sumó a un Elcio Carvalho entonado. La diferencia ya rondaba más veces la mínima que el +3. Los naranjas parecían perros de presa persiguiendo su primera comida del día, o del mes.

Al impulso defensivo se le añadió la fluidez de Colunga. El canterano mejoraba cada balón que tocaba y el partido se jugaba a su ritmo, algo que nunca es una mala noticia para el Bathco BM Torrelavega. Precisamente el primer error en finalización del cántabro precedió a una exclusión sobre Lombilla. El aire escapó ligeramente del Trueba, pero volvería en forma de protesta tras una cuestionable sanción sobre Jaime Gallego.

Con dos más, los naveros encontraron a Carro para poner el 21 – 24 cuando se llegaba al minuto 45. Aun en inferioridad, los colegiados encendieron una vez más a banquillo y grada naranja por igual al no señalar con más gravedad una falta sobre Colunga. Los minutos pasaban y cada vuelta al reloj favorecía a unos segovianos sin síntomas de desfallecer.

Álex Mozas pidió tiempo muerto al llegar al minuto 46. Sirvió su plan para que Gallego forzase un penalti en el que José Carlos Hernández se toparía con la madera. Tras una gran defensa naranja, Moreno erró un pase complicado y dejó solo en el otro área a un Vujovic haciendo de palomero. 4 abajo otra vez, pero un mundo por delante, sobre todo con el carro de fe adherido al Vicente Trueba.

Esa fe ese encarnó en el capitán naranja, con dos golazos consecutivos. El ritmo altísimo de posesiones del primer periodo volvió en este tramo de partido, con el Viveros Herol BM Nava sufriendo para encontrar huecos. Solo los periodos de superioridad, tristemente frecuentes, facilitaban la tarea visitante. 

La actuación arbitral no estaba siendo muy apreciada en el Vicente Trueba, que explotó tras un contacto no señalado en el rostro de Cangiani. Por más que insistía el Bathco BM Torrelavega, parecía incapaz de forzar las sanciones a los naveros. En ese cisma, la ventaja estable en dos tantos parecía una montaña cada vez más alta con el paso de los minutos. 

Cerca del 57, Mozas recurrió de nuevo al tiempo muerto para tratar de remontar una ventaja que ya igualaba al tiempo restante. Hernández recortó al volver y el preparador naranja puso una defensa a toda pista. No afectó el cambio a un Prokop imparable en cada arrancada. El partido se consumía con una ventaja ínfima pero suficiente.

Una intervención de Patotski a tiro de Colunga en el minuto 59 puso el lazo al partido. Un gol más en cada portería nos llevó al bocinazo final con el resultado de 30 – 33. Ambas aficiones se fundieron en una ovación para dos equipos que se habían dejado todo en la pista azul. Un duelo casi fraternal que ojalá siga dándose más años en la élite nacional. En el día de hoy, sin embargo, la gran actuación del Bathco BM Torrelavega fue estéril ante un rival de categoría como el Viveros Herol BM Nava.

FICHA TÉCNICA

Bathco BM Torrelavega. Murillo Araújo, Elcio Carvalho; Alonso Moreno (8), Jorge Prieto (1), Dusan Trifkovic, Jaime Gallego (4), Martí Villoria, Borja Lombilla, David García, Isi Martínez (2), Dani Serrano, Facundo Cangiani (3), Fabri Casanova (1), José Carlos Hernández (7) y Nico Colunga (4).

Viveros Herol BM Nava. Haris Pleh, Dzimitry Patotski; Filip Vujovic (6), Andres Moyano (4), Borivoje Djukic, Nicola D’Antino (1), Carlos Villagrán, Rodrigo Pérez (6), Gonzalo Carro (1), Jakup Prokop (8), Chrysantos Tsanaxidis, Filipe Mota (3), Óscar Marugán (4), Adrián Rosales, Tomás Smetanka, Pablo Herranz.

Parciales

4 – 3, 6 – 5, 8 – 7, 9 – 11, 12 – 14, 15 – 18, descanso

18 – 21, 21 – 22, 21 – 24, 25 – 27, 27 – 30, 30 - 33, final

Árbitros: Miguel Martín Soria y David Monjo
 

Comentarios