jueves 2/12/21

El Racing de Santander ha ganado por la mínima al Gernika en el encuentro disputado este domingo en El Sardinero. Tenían que ganar sí o sí los de Viadero tras la mala racha de los últimos partidos.

El primer y único gol de la tarde llegó de las botas de César Díaz en el minuto 14, tras una gran combinación entre Óscar y Aquino. El pase entre líneas del murciano encontró el desmarque de César Díaz que batió por bajo a Carrio.

Los verdiblancos realizaron una buena primera parte en la que dominaron el juego y crearon más ocasiones de peligro que sus rivales, que se acercaron tímidamente a la portería de Iván Crespo, llegando la ocasión más clara de los vascos justo antes del final de la primera parte.

En conjunto, los racinguistas ofrecieron una buena primera mitad, en la en todo momento estuvo más cerca el segundo gol que el empate por parte del Gernika.

En la segunda parte, sin embargo, los de Viadero salieron dormidos del vestuario, llegando el Gernika por primera vez a portería.

Tras este momento, los santanderinos comienzan a reaccionar y ofrecen más oportunidades de gol que, desgraciadamente, nunca terminan en el fondo de la red.

Héber protagonizó la ocasión más clara de esta segunda mitad en el 65, pero mandó el pase de Dani Aquino a las nubes cuando estaba en boca de gol.

A partir de ese momento, los jugadores del Racing comenzaron a cargarse de tarjetas y comenzaron a mostrar más inseguridad en defensa, aunque el partido terminó con el mismo resultado.

Resultado final de 1-0 con el que el equipo no termina de despejar dudas y que provoca los pitos de La Gradona una vez finalizado el encuentro.

Aunque parece que Viadero aguantará, al menos, una semana más, el malestar entre los aficionados sigue siendo generalizado.