martes 11/5/21
FÚTBOL

No diga suerte, diga perseverancia

Fútbol

Acostumbramos a confundir, de forma ingenua o, tal vez, desde la subjetividad que nos provoca el éxito de un equipo que no es de nuestro agrado, la suerte con la perseverancia. Tratamos, en ocasiones, de desmerecer un triunfo en los minutos finales con el hecho de que la fortuna, que por supuesto que influye en el deporte, sonríe a quien persigue esa sonrisa durante todo un partido. Salvo que ese gol en el descuento sea de nuestro equipo que, entonces, lo habrá merecido incluso desde antes que comenzase el partido.

La marea roja que pudo, por fin, tras más de cuatro meses, volver a comprar las pipas, en el kiosko de siempre, a colocar el periódico, para no enfiarse, en su asiento de siempre, y disfrutar, en el campo de siempre, de su ‘Charles’; dio alas a los de Manu Calleja para disputar un partido trascendental contra el Alavés “B” en San Lorenzo. El duelo, correspondiente a la jornada 20 del grupo II de Segunda División “B”, marcaría el devenir de un Laredo en puestos de play-off de descenso.

PRIMERA MITAD

La igualdad marcó los instantes iniciales del choque puesto que ambos conjuntos no quisieron tomar riesgos, conscientes de la importancia de sacar los tres puntos. La primera gran ocasión la tuvo Berlanga, del filial babazorro, antes de cumplir los primeros 20 minutos de juego, pero David Puras se mostró muy seguro bajo palos. El ‘Charles’ creció en dominio y presencia en el área contraria, conforme avanzaban los minutos, y Ricky gozó de una oportunidad manifiesta para abrir el marcador que el meta visitante, Aritz Castro, despejó en una demostración de reflejos.

Pero el fútbol puso de manifiesto que, cuanto más dominio tiene un equipo en campo contrario, más peligroso es el contrataque y el cuadro vasco aprovechó una pérdida local para armar un contrataque perfecto que culminó con el tanto de Sergi García, el ‘16’ blanquiazul, con una definición de lujo. Fue entonces, cuando el partido se encrudeció y el temor atenazaba a los hinchas de San Lorenzo, el momento en el que los chicos de Manu Calleja derrocharon carácter y confirmaron que quieren mantenerse en esta categoría.

La volvió a tener Ricky, para el empate esta vez, pero el portero, en primera instancia, y el larguero, tras la parada de Artiz, negaron la igualada. Un empate que llegó, al filo del descanso, en botas de Óscar Siafa. El delantero local marcó tras un pase ‘a lo Guty’ de Vinatea, de tacón, que emuló al del mítico ‘14’ madridista para habilitar a Siafa y que el de Guinea Ecuatorial hiciese el tanto pejino por segunda jornada consecutiva. Con el subidón de adrenalina del empate y el Laredo viviendo, ya de forma permanente, en campo babazorro, llegó el pitido del colegiado que decretaba el descanso.

SEGUNDO ACTO

El guion de los segundos 45 minutos fue más parecido a los primeros minutos del encuentro, que a lo visto sobre el césped tras los goles de ambos equipos. Sin un dominador claro, con timidez, por parte de los dos equipos, para presionar alto y tratar de buscar un segundo gol, apenas presenciamos ocasiones en las áreas de David Puras y Aritz Castro. 

Lo intentó Vinatea, el capitán local, y Balboa, para los visitantes, en las ocasiones más claras de ambos conjuntos, pero apenas inquietaron a los cancerberos. El cambio de Manu Calleja, presenciando el partido desde la grada debido a la expulsión en Lezama, que revolucionó el partido fue el ingreso de Saúl García, en banda izquierda. El ‘12’ del Laredo, entre algodones durante las sesiones de entrenamiento semanales por unos problemas en el pubis, hizo que los locales ganaran en amplitud, en profundidad y el extremo cedido por el Racing amenazó con su ‘uno contra uno’ a los laterales visitantes.

En un contexto donde el empate no contentaba a ninguno de los dos equipos, pero donde la derrota, especialmente para los cántabros, prácticamente significada decir adiós a sus opciones de salir de los puestos de play-off de descenso, el Laredo dio un pase adelante, con más corazón que fútbol, espoleado por su gente, para tratar de sacar los tres puntos. Y en una jugada por banda de Saúl, que cedió a Óscar Siafa en el área, el ariete del ‘Charles’ provocó un penalti que transformó Varo, a escasos tres minutos para la conclusión del choque. El pundonor de un equipo que se aferra a la categoría de bronce del fútbol español, la expulsión de Gagua, delantero del Alavés “B”, y el oficio del Laredo fueron suficientes para mantener la ventaja hasta el final del partido.

EL RESUMEN

El Club Deportivo Laredo creyó en la victoria desde que comenzó el partido. El ‘Charles’ tuvo más ocasiones de gol que el filial del Alavés, vivió durante más minutos del encuentro en campo contrario, buscó con mayor insistencia el triunfo a través de las sustituciones y, de forma merecida, encontró los tres puntos con el gol de Varo desde los once metros. No diga suerte, diga perseverancia. Diga ‘Charles’, diga trabajo, diga Segunda División “B”. El Laredo continuará llamando a la Fortuna hasta el final de la temporada, esperemos que la diosa descuelgue la llamada.

FICHA TÉCNICA 

C.D. Laredo: Puras, Goñi, Portilla, Toboso, Álex Pérez, Faouzi (Manu Ortiz, 56’), Felipe (Juancar, 81’), Vinatea (David, 81’), Varo, Ricky (Saúl García. 72’)), Óscar Siafa.

D. Alavés “B”: Aritz Castro, Víctor López, Jaouad, Keller, Llacer, Pep Blanco, Alex Balboa, Tirlea, Berlanga, Sergi García, Gagua.

Goles: 0-1 Sergi García (22’), 1-1 Óscar Siafa (39’), 2-1 Varo (86’)

Comentarios