miércoles. 30.11.2022
FÚTBOL

"Estamos cansados de que, al igual que ocurriese contra el Oviedo, el operativo policial falle"

La última de estas peleas ha tenido lugar, este sábado, en El Sardinero entre aficionados del Racing y del Málaga, en la previa del encuentro que ambos conjuntos disputarán en Los Campos de Sport correspondiente a LaLiga Smartbank. De forma similar a lo que presenciamos unas semanas atrás antes del encuentro entre el propio conjunto verdiblanco y el Real Oviedo

La Asociación de Peñas Racinguistas (APR) y Gradona de Los Malditos han emitido un comunicado sobre la 'batalla campal' que tuvo lugar este sábado en Piquío, protagonizada por unos 50 ultras del Racing y Málaga que quedaron para pegarse, en el que afirman estar "cansadas de que un grupo de impresentables dejen por los suelos el nombre del Racing". Unos "lamentables incidentes" cometidos durante la mañana del sábado ante los que las peñas subrayan que están "cansadas de que un grupo de impresentables dejen por los suelos el nombre del Racing, cansadas de que la reacción policial sea contra las asociaciones del racinguismo organizado y sobre todo, con los aficionados racinguistas que se ubican en el Fondo Norte de El Sardinero y que nada tienen que ver con esos impresentables".

"Cansados de que, últimamente en Santander, todos los grupos radicales que la visitan puedan campar a sus anchas por la ciudad. Cansados de que, al igual que ocurriese el partido contra el Oviedo, el operativo policial falle", denuncian, apuntando que "casualmente la Delegación del Gobierno dice que existía una quedada para una pelea... la cual acabó ocurriendo".

"La APR y la Gradona de los Malditos no quieren violentos en sus asociaciones: nuestra única labor es la de trabajar por y para nuestro Real Racing Club"

Al hilo, señalan que "misteriosamente, los aficionados visitantes pudieron pasear libremente por la ciudad, disfrutar de la hostelería del Sardinero e incluso asistir por la tarde/noche a una celebración de una organización política". En su opinión, es "cuanto menos curioso" que tras la "quedada" y el enfrentamiento, estos visitantes "pudiesen andar con toda tranquilidad por nuestras calles".

Ambas asociaciones aseguran que "siempre señalaremos, denunciaremos y apostaremos por orillar a todos los que defiendan la violencia en el deporte y en el resto de los ámbitos de la vida" y en este sentido, al igual que durante los incidentes contra el Oviedo, afirman que instarán a todas las peñas "a que expulsen a cualquier persona involucrada contra la que recaiga sentencia firme" y la que no lo haga "será dada de baja como peña oficial".

Por otra parte, lamentan que se les pide "una rápida actuación, buscando precipitar los hechos y acusar sin preservar la presunción de inocencia", subrayando que el trabajo y funciones de la Policía, el Ministerio Fiscal y el juzgado "no debe recaer en las asociaciones racinguistas, por lo que debemos esperar que quien deba hacer el trabajo, lo haga".

En cuanto a los controles de acceso a Los Campos de Sport "y al resto de posibles excesos policiales que hemos vivido en el último partido", consideran que "no son justificados" y recalcan que "la serie de indeseables que tuvo enfrentamientos con la afición visitante no representan a nadie, solo a ellos mismos, por lo que se debe dejar de lado la crispación y alarma social contra las asociaciones racinguistas".

Las asociaciones comentan que se han enterado por la prensa de que "próximamente" se celebrará una reunión en la Delegación del Gobierno en la que "confían" poder estar presentes "para colaborar, ayudar y tratar de mejorar la seguridad de todos los racinguistas". "La APR y la Gradona de los Malditos no quieren violentos en sus asociaciones: nuestra única labor es la de trabajar por y para nuestro Real Racing Club", concluyen.

Comentarios