martes 18/5/21
CORONAVIRUS

Restricciones y toque de queda, ¿hemos cambiado nuestros horarios con la pandemia?

El toque de queda ha sido uno de los enemigos de la tradición de cenar fuera de casa con amigos, en pareja o en familia
La sociedad se ha visto expuesta a muchos cambios en pocos meses, e incluso semanas
La sociedad se ha visto expuesta a muchos cambios en pocos meses, e incluso semanas

La aplicación del toque de queda en España para tratar de contener el avance de la pandemia ha puesto en nuestras vidas unas normas y restricciones a los que nos hemos tenido que acostumbrar. Además, han sido restricciones que han adelantado los horarios de cierre de la hostelería, algo que a muchos españoles no les ha acabado de convencer. 

En España se desayuna temprano, pero en el caso del almuerzo no se hace hasta las 14:30 horas y la cena siempre tiene lugar después de las 21:00 horas. Esto para algunos turistas es incompresible pero, sí, en España se come y se cena tarde. Y con el toque de queda, ¿seguimos cenando y comiendo tarde?, ¿hemos adelantado el horario de nuestras comidas para hacernos a la "nueva normalidad" llena de restricciones?

Es cierto que la hostelería ha continuado dando cenas y comidas pero el toque de queda impuesto a las 22:00 horas fue para ellos una restricción notable. Las cenas han tenido que adelantarse antes porque muchas cocinas a las 21:00 horas ya no daban servicio, algo que a muchos clientes les ha echado para atrás. “Sí que hemos notado menos gente para cenar en el bar con el toque de queda a las 22:00 horas, al final la gente solía cogerlo a última hora para poder llevárselo a casa”, indica una hostelera, algo que vuelve a mostrarnos que sí, que los cántabros -y españoles- queremos cenar tarde. Podría decirse que nuestra sociedad no ha cambiado sus horarios y esto es algo que a la hostelería también le ha perjudicado. 

¿Y NOSOTROS COMO CONSUMIDORES?

"Con el toque de queda impuesto a las 22:00 horas lo único que hemos hecho como mucho es pedir un par de raciones con la última cerveza, pero nunca llegar a cenar”, indica una consumidora habitual de la hostelería. Además, la opción que esta pareja ha rescatado para poder seguir cenando a la hora habitual pero sin tener que hacer la cena en tu casa ha sido la de pedir comida a domicilio: “La opción que siempre nos acababa encajando en nuestros horarios era pedir la cena para llevar”, algo que, según otros clientes habituales ha sido la opción estrella. 

“La opción que siempre nos acababa encajando en nuestros horarios era pedir la cena para llevar”

En cuanto al cambio de horario por parte de los usuarios o consumidores, otros clientes aseguran que no han adelantado sus cenas y comidas en ningún caso. "El hecho de tener que cenar rápido para estar en casa a una hora determinada creo que no le llama a nadie, por eso hemos optado por pedir cena para llevar y alargar más los horarios", coincidiendo con otros comensales en cuanto a pedir a domicilio. A la hora de cenar y para comer "hemos decidido salir los días que podamos al mediodía y aprovechar más", es decir, no se han hecho al nuevo horario para poder cenar fuera, han decidido pedir a domicilio o salir para comer cuando se lo permitiese el tiempo libre para disfrutar sin toque de queda. 

"En mi caso termino de trabajar a las 21:30 horas y con el toque de queda a las 22:00 horas ha sido imposible pisar un bar entre semana", indica otro usuario. "Lo que sí hacía era salir a comer los sábados y domingos y así alargar el día desde el mediodía hasta la noche", explica como otro recurso de poder hacer una vida "normal". "Ya no es solo el toque de queda, son muchas cosas más: con cuánta gente vas a comer o cenar, la separación, el espacio del bar, las condiciones... es todo una preocupación", señala también el mismo usuario. 

Ahora en Cantabria el toque de queda ha sido ampliado a las 23:00 horas, algo que para los consumidores y la hostelería ha sido también un desahogo. "No es la vida normal pero, por el ejemplo, para poder cenar fuera es una hora más viable", sentencian. El hecho de tener una hora más para poder volver a casa es, para muchos, un alivio y ya se plantean volver a cenar fuera de casa algún día: "El toque de queda a las 22:00 horas ha hecho que dejemos de cenar fuera como acostumbrábamos pero, ahora que está impuesto a las 23:00 horas seguro que algún día nos animamos más", indica un usuario. 

De momento, la gente espera con ansia la llegada del verano y el fin del toque de queda, algo que, mientras dure el Estado de Alarma y la pandemia siga en nuestras vidas, tendrá que esperar. 

 

Comentarios