lunes. 26.09.2022

No sabemos si podemos hablar de la post pandemia porque tampoco sabemos si está terminando, va a terminar o, por el contrario, seguiremos viviremos  más tiempo en esa ilusión. 

Lo que sí está claro es que la pandemia ha afectado a muchos sectores que han tenido que buscarse un atajo para poder seguir con sus vidas. Este es el caso de los músicos y cantantes, de las bandas de rock, de pop, de nuestro folklore o de las orquestas que se asientan cada verano en alguna parcela de los municipios cántabros.  

Estas bandas han mantenido un objetivo a pesar de la incertidumbre: la continuidad de la música y de su trabajo en una pausa en la que han aprendido a pensar y a reinventarse antes de volver a girar, con normalidad, tras la pandemia. 

LEONA

“Nuestra primera grabación la terminamos justo el día en que empezó el confinamiento, allá por marzo de 2020. En un primer momento, tuvimos que cancelar y aplazar varias veces nuestro concierto de presentación, que no pudimos hacer hasta septiembre de ese año”, explica ‘Leona’, el grupo que se creó en la zona de Santander en 2019 y para el que sus primeros pasos estuvieron marcados por la pandemia. 

A pesar de ello, la banda intentó aprovechar esa época para darse a conocer en redes y ganar seguidores. Además, se dedicaron a la realización de varios videoclips y a ir publicando su música en internet.  El parón ha provocado en ellos “que demos más importancia a nuestros contenidos audiovisuales y publicaciones en redes sociales. Hemos intentado exprimir eso al máximo”. 

Ante el panorama de este nuevo año ‘Leona’ cree que “sí se podrá volver a esa ansiada normalidad, al menos, de una forma intermitente. Ya estamos resignados a asumir lo que venga”, reivindica la banda.  Aun así se sienten unos “privilegiados” porque “hemos podido ofrecer bastantes conciertos a pesar de las restricciones”, indican, porque “otras bandas apenas han podido tocar”. 

Recuerdan que en estos dos años de restricciones constantes "lo más difícil ha sido tocar con la gente sentada o en espacios poco habituales, como bibliotecas o centros culturales” aunque sacan el lado bueno y “eso ha hecho que seamos más versátiles como banda y sepamos manejar ese tipo de situaciones”. 

MARTES, MARTES

En 2019 presentaron su primer disco, 'La Madriguera', por lo que fue otro de los grupos sorprendidos por la pandemia cuando presentaban canciones como 'Saldré a matar' o 'Sonrisa permanente'.

Aparte de quedarse con las ganas de presentar sus canciones, este grupo perdió muchos bolos y conciertos en un momento en el que Martes, Martes era una novedad en Cantabria.  "Todo se alargó tanto en el tiempo que ya no éramos tan novedad y tampoco nos atreviamos a sacar nada nuevo porque no sabemos si era el momento", indican respecto a sus comienzos en pandemia y de la pérdida de "esa ventaja de ser novedad, que se cortó". 

"Reticente", se muestra Marta ante lo que parece ser el final de la pandemia. "Hubo un momento en el que ya parecía que íbamos a despegar, abriendo salas de conciertos y lo cortaron todo otra vez" recuerda resignada, pero no pierde la esperanza de que este año sea diferente. 

"Creo que lo bueno de la pandemia es que nos ha puesto a todos al mismo nivel, hasta la gente que tiene su vida asegurada con la música como el que está empezando", explica en relación a la manera de llegar a la gente, al público. Para Marta, esto es un toque de "humildad", el hecho de "estar aquí y ser todos iguales", de "alcanzar algo que los demás han conseguido". 

Los integrantes de Martes, Martes han ido realizando sus trabajos y sus vidas pero, este verano grabará un nuevo disco aunque "la hora de sacarlo a la luz no lo sabemos, deseamos que este año", espera la banda de este nuevo año 2022. 

A DURAS PENAS

Al grupo cántabro ‘A Duras Penas’, nacido en uno de los barrios más míticos de la cuenca del Besaya, la pandemia les llegó como un jarro de agua fría ya que estaban promocionando su segundo disco. “Nosotros tuvimos que parar justo cuando queríamos estirar los últimos coletazos de nuestro disco Narcovadonga, esa fue nuestra consecuencia notoria”, explica Toño, la voz de canciones como ‘Dos cuchillos en el pecho’, con la colaboración del músico sevillano Raimundo Amador. 

Aun así, al perder ilusión al inicio de la pandemia, “como grupo nos pusimos al frente y no había ni pandemia que nos parase”, indica ‘A Duras Penas’. Preguntados por esa ‘luz al final del túnel’ que parece que está apareciendo, este grupo de Torrelavega está “programando cositas”, pero “la luz la vemos oscura”, cuentan un poco apenados ante el panorama que esta sexta ola de Covid ha dejado entre todos. 

‘A Duras Penas’ ha publicado hace poco su tercer disco por lo que a partir de ahora esperan que esto sea un nuevo comienzo y aprovechar “para girar el disco por Cantabria e incluso salir un poco de la región”. 

MIGUEL JUNCO 

Desde 2013 este grupo de amigos de Ganzo no ha parado de trabajar en mejorar sus directos y su repertorio aunque reconocen que esta pandemia les ha robado una de las cosas más importantes que te ata al público: los conciertos. “Los conciertos son una herramienta que te da visibilidad en el panorama y sobre todo te permite acercarte mucho más a la gente”, reclaman ante la situación vivida. 

Para Miguel Junco este año será diferente no solo por lo que parecer ser el fin de las restricciones y la vuelta a la normalidad, si no porque se encuentran en el estudio grabando lo que será su primer disco con la mayoría de sus canciones compuestas en el confinamiento y en todo el tiempo de pandemia. 

“Estamos preparando cosas para nuestro público que tanto ellos como nosotros llevamos esperando desde hace mucho”, indica el grupo, haciendo referencia a las ganas que tienen de volver a verse con ellos para que este “pueda bailar, cantar y disfrutar sin estar pendiente de nada”, algo que parece ser que quedó en el olvido en estos dos años.

Pero la banda no se ha dejado caer en este tiempo de pandemia y la pausa ha tenido su lado positivo ya que “nos ha permitido descansar y desconectar, aprovechar ese tiempo para invertirlo en proyectos, nuevos temas, nuevas ideas… planes que estaban ahí guardados, que gracias a ese parón hemos podido reanudar y llevar a cabo”.  Sin duda, "con pandemia o sin ella, 2022 promete", sentencia la banda, ilusionada con todo lo que vendrá. 

BERNA SERNA

Para este músico cántabro y sus componentes lo que han perdido en estos dos años ha sido “la oportunidad de presentar un disco a la vieja usanza, poder defenderlo con garra desde un principio y tener una agenda más completa”, expresan apenados, una sensación que comparten con el resto de bandas. 

Aun así, no se dejaron desilusionar y pese a las dificultades y contratiempos, decidieron centrarse en los ensayos y buscar el sonido deseado de cara a los futuros directos que parece que este año podrían llegar de manera definitiva. 

“Esperamos poder arrancar, musicalmente hablando, tal y como nos hubiera gustado desde un principio. Además, al remontar esta situación nos veremos con más ganas de las que ya tenemos para presentar nuevos sencillos que sumar a nuestro repertorio y, por supuesto, a nuestros directos”.

Sacando la parte buena de la pausa, para Berna Serna “de todo se aprende” porque “nos ha dado el tiempo para coger la carrerilla necesaria para afrontar con aún más ilusión todo lo que se ponga por delante”, sentencia el grupo de manera optimista, que continúan girando por salas con la ilusión de seguir ofreciendo a su público sus temas más especiales. 

Comentarios