miércoles. 07.12.2022
CULTURA

Torrelavega acoge un documental y una exposición sobre los sucesos de Reinosa de 1987

Manifestación contra los despidos en Cenemesa, llevada a cabo en Reinosa en la Primavera del 87 | Foto: Pablo Hojas
Manifestación contra los despidos en Cenemesa, llevada a cabo en Reinosa en la Primavera del 87 | Foto: Pablo Hojas

La Asociación Cultural Octubre de Torrelavega acogerá este sábado 5 el pase del documental 'Reinosa 1987, geografía de la crisis' y la exposición fotográfica 'Reinosa quiere vivir', promovidos por el colectivo Desmemoriados.

La memoria de los acontecimientos que, con motivo del desmantelamiento industrial, se produjeron en Reinosa en el año 1987, el análisis de sus causas y sus apreciables consecuencias en la comarca constituyen el objeto de los diversos actos que se van a desarrollar en esta jornada impulsados por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Colectiva de Cantabria-Desmemoriados.

En concreto, la exposición de fotografías se inaugurará el sábado y se podrá visitar los días que haya evento en la propia asociación. Cuenta con imágenes de los fotógrafos Miguel de Celis y Antonio Merino Salceda, testigos directos de aquellos sucesos, y del archivo de Comisiones Obreras de Cantabria, acompañadas de una serie de paneles explicativos. Para la ocasión, Desmemoriados ha editado un catálogo con los fondos expuestos y diversos textos que explican el proceso acaecido.

Este mismo sábado, a las 19:00 horas, con entrada libre hasta completar aforo, tendrá lugar la proyección del documental 'Reinosa 1987, Geografía de la crisis', dirigido por Vicente Vega, autor entre otras obras de 'Cántabros en Mathausen' y 'La saga de El Cariñoso'.

El documental, producido por Desmemoriados y la Asociación Miradas Sociales Cántabras, recoge los testimonios de diferentes protagonistas, testigos y analistas de los acontecimientos que se desarrollaron en Reinosa con el telón de fondo de la crisis económica y social, originados por el proceso de desindustrialización que afectó especialmente a la zona.

Estas actividades programadas, casi 35 años después de los hechos y con la perspectiva del tiempo transcurrido, responden a un planteamiento de interacción de Desmemoriados con la comunidad campurriana, con el propósito de recordar e interpretar lo sucedido. Una aproximación tanto a los que vivieron aquellos momentos como a sus hijos o a sus nietos con el ánimo de mirar al pasado para contribuir a un futuro mejor e, igualmente, como tributo a quienes se jugaron mucho, incluso la vida, por un porvenir digno para Reinosa y Campoo, ha explicado el colectivo.

Comentarios