domingo 17/10/21
EXPOSICIÓN

El Museo Etnográfico impulsa una exposición virtual sobre el valle del Nansa con 25 imágenes de la vida rural

Museo Etnográfico de Cantabria
Museo Etnográfico de Cantabria

El Museo Etnográfico de Cantabria ha impulsado una nueva exposición virtual sobre el Nansa, compuesta por 25 imágenes que introducen al visitante en el valle a través de un medio de transporte de cargas característico del municipio de Tudanca, la basna.

La muestra, enmarcada en la labor del museo de dar a conocer el patrimonio etnográfico de la comunidad aunando didáctica y accesibilidad, se titula 'Basna y basná. Medios de transporte de cargas en el valle del Nansa'.

Así, la basna se configura como el elemento central de la exposición, sirviendo como excusa para acercarse a elementos poco conocidos de la forma de vida de una sociedad rural, como pueden ser el reparto de los pastos, el papel de la mujer o las referencias que ilustres literatos dedicaron a su forma de vida.

Según ha informado el Gobierno regional, las 25 imágenes, procedentes de colecciones públicas y privadas, presentan la basna como expresión de una estructura social desarrollada en un entorno único horadado por el Nansa, entre Liébana y el valle del Saja, y con las Sierra del Escudo de Cabuérniga y Peña Labra como cierre. Un espacio geográfico en el que la actividad humana ha dejado su huella a lo largo de la historia y en el que el ser humano ha buscado su adaptación al territorio con soluciones ingeniosas.

Enmarcada dentro de los trabajos de proyección del patrimonio etnográfico de Cantabria a través de las tecnologías de la información y comunicación, la exposición 'Basna y basná. Medios de transporte de cargas en el valle del Nansa' es accesible a través de la web www.museosdecantarbria.es

Los trabajos dedicados al valle del Nansa desarrollados por el Museo Etnográfico no se han limitado únicamente a esta exposición, ya que este año se ha finalizado la catalogación del fondo videográfico Manuel de Cos Borbolla, del que el Museo es depositario, y que ha permitido mejorar el conocimiento de la obra del fotógrafo dedicada, en su mayor parte, a retratar las formas de vida y gentes de la comarca del Nansa.

Unos fondos que, en conjunto, suman 448 grabaciones, con más de 200 horas de video, en un lapso temporal que va desde el año 1973 al 2014.

Además, esta exposición amplía la actividad del Museo Etnográfico de Cantabria que, en la actualidad, además de su sede principal de Muriedas cuenta con exposiciones temporales en Santillana del Mar y Viérnoles.

Comentarios