domingo 25/7/21
UIMP

La magistrada Paloma Martín, reclama que los poderes públicos paguen su "deuda" con la mujer "socializando su igualdad y dignidad"

Las declaraciones se han producido en la  intervención inaugural del encuentro 'Violencia de género, logros y retos de futuro'.

La ponencia se ha producido en el Palacio de La Magdalena
La ponencia se ha producido en el Palacio de La Magdalena

La magistrada titular del Juzgado especializado en violencia de género María Paloma Martín ha reclamado este lunes que los poderes públicos paguen su "deuda histórica de seguridad" que en su opinión tiene la sociedad con las mujeres y que lo hagan "con la obligación de socializar" valores como la "dignidad, la igualdad y la solución pacífica de los conflictos".

Así, ha asegurado que diez años después de la entrada en vigor de la Ley Orgánica de medidas de protección integral contra la violencia de género (2004) "merecemos una rendición de cuentas de cómo se ha implementado la ley en todos los sectores, si ha habido una modificación de hábitos sociales y en qué medida ha habido una mejora efectiva" en la vida de las mujeres.

"Los poderes públicos estamos llamados a hacer efectivos los derechos fundamentales de las mujeres. No estamos hablando de una moda, sino de derechos humanos fundamentales y todos los poderes públicos estamos obligados a garantizar un resultado", ha proclamado Marín.

Y también ha comentado que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se está planteando la redacción de informe de evaluación de los primeros diez años de este ley, algo que ha calificado de "fundamental" para luchar contra "tantísimos prejuicios y problemas", como que las mujeres ponen denuncias falsas.

En su intervención inaugural del encuentro 'Violencia de género, logros y retos de futuro', que se celebra esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, Martín ha pedido los recursos "necesarios" para que esta norma legal sea "efectiva", así como "rendir cuentas de la atención a las mujeres y su grado de satisfacción" cuando piden ayudas a las instituciones del Estado.

Asimismo, ha lamentado que mientras que sí se ha recordado el décimo aniversario de la Ley del matrimonio homosexual, "no se ha recordado ni celebrada nada" del "matrimonio heterosexual igualitario".

De esta forma, aunque ha valorado como "innegable" los avances en materia de visibilización de la violencia contra la mujer, también lo es, a su juicio, que este tipo de violencia "no supone una preocupación social".

"UNA INMENSA MAYORÍA DE MUJERES GUARDA SILENCIO O SE RETRACTA"

"Vamos conociendo más y mejor algunas formas de violencia, pero nos faltan por saber otras muchas proyecciones. La educación en todos los niveles y la formación efectiva es condición de posibilidad de un cambio de patrones de conducta y de una respuesta más eficaz", ha considerado Marín, quien ha advertido de que lo que "está en juego" es que los derechos de las mujeres sean "indivisibles" de los derechos de los hombres porque, de lo contrario, ha avisado de que "poco avanzaremos".

Marín, que ha advertido de que "la crisis no puede justificar ningún recorte" en la lucha contra la violencia de género, también ha lamentado que "subsisten los mismos problemas de interpretación que en 2005 y seguimos sin saber cosas importantes".

En este sentido, ha incidido en que "hay una inmensa mayoría" de mujeres que "guardan silencio, se retracta o se desdice" durante los juicios.

Por ello, ha destacado que "ahora que vamos a conocer" los motivos por los que lo hacen, "tenemos que saber qué ha fallado, por qué guardan silencio y no quieren la sanción del agresor".

Además, ha señalado que "en muchos casos, las sentencias absolutorias se deben al silencio de las mujeres", por lo que "lo fundamental es que todos participemos para garantizar que las víctimas se fortalezcan y recuperen sus derechos fundamentales".

UN 81% DE LAS VÍCTIMAS SE LO HA CONTADO A SU ENTORNO

Marín, que ha recordado los datos de la Macroencuesta del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad hechos públicos el pasado mes de marzo, ha destacado que según esta macroencuesta un 81% de las mujeres víctimas de la violencia de género han contado su situación a alguna persona de su entrono.

Por este motivo, ha reivindicado que si estas terceras personas derivasen estos casos a los juzgados "estaríamos en disposición de responder a la inmensa mayoría" de los casos de violencia de género.

De este modo, ha dicho que es "fundamental" que estas personas actúan porque el número de episodios violentos "reales" es "muy superior al que llega a los juzgados".

Finalmente, ha recalcado que "estamos cansados de escuchar" cómo en los juicios las víctimas hablan de bofetadas "suaves", mientras que los testigos las califican de "fuertes" y que los maltratadores "no agreden" a las personas del entorno.

Por ello, debido a la crisis económica, ha incidido en que cuando la violencia es "selectiva" contra las mujeres, la crisis "agrava la situación, pero evidentemente no es el factor desencadenante de esta violencia".

Comentarios