sábado 28/5/22

El Hospital Universitario Marqués de Valdecilla ha editado un libro que recoge los textos fundacionales del centro con el objetivo de recuperar su "memoria histórica", que es la de la primera Casa de Salud Valdecilla.

En su presentación, el director gerente de Valdecilla, Julio Pascual, ha señalado que "queremos seguir siendo lo que nunca hemos dejado de ser, un hospital de vanguardia, y para ello nada mejor que conocer nuestra historia" Ha indicado que en esta publicación "están asentados nuestros cimientos", explicando que es una ventana abierta a las ideas que hicieron posible el hospital. "Es mi deseo que este libro nos ayude no a repetir nuestra historia, sino a continuar su carrera de éxitos", ha destacado.

Con el fin de facilitar el acceso a esta publicación, Valdecilla ha editado mil ejemplares que se distribuirán en bibliotecas públicas de Cantabria y en bibliotecas universitarias y hospitalarias españolas. Las entidades e instituciones interesadas también podrán solicitar ejemplares a través de la Biblioteca Marquesa de Pelayo.

Bajo el título "Hospital Universitario Marqués de Valdecilla: textos fundacionales", el libro incluye los textos más importantes del doctor Wenceslao López Albo, primer gerente de Valdecilla.

 La publicación, que se ha desarrollado bajo la dirección del doctor Jesús Gutiérrez Morlote y del bibliotecario Mario Corral, se estructura en nueve textos, siendo el primero un artículo sobre "La obra cultural de la Marquesa de Pelayo: La Biblioteca Marquesa de Pelayo".

El segundo texto es el discurso inaugural del doctor López Albo de otro de los puntales del hospital, el Instituto Médico de Postgraduados. Se trata de un discurso de 1930 que, fiel reflejo de las tensiones que conducirían a su dimisión ese mismo año, fue censurado por la marquesa, lo que ha dificultado su localización.

El tercero es un texto muy valioso sobre diseño de hospitales firmado en 1932 y en el que el autor arremete contra el modelo europeo horizontal o pabellonario, precisamente el que se aplicó en Valdecilla.

Los dos siguientes, de 1928 y 1937, se centran en un proyecto de pabellón psiquiátrico pionero y en una colonia jardín para enfermos mentales que se abrió en Solares durante la guerra, en terrenos incautados a la familia del marqués.

El sexto, séptimo y octavo avanzan la posibilidad de convertir Santander en ciudad universitaria, intento frustrado por la guerra.

El noveno y último es el discurso inaugural de la Escuela Libre de Medicina, iniciativa de lo que sería el germen de la Facultad de Medicina y de la futura Universidad de Cantabria, que también se vería frustrada por la guerra.

Casa de salud Valdecilla

Valdecilla se inauguró como Casa de Salud el 24 de octubre de 1929 coincidiendo con el cumpleaños del marqués, sustituyendo al Hospital de San Rafael, del siglo XVIII, actual sede del Parlamento de Cantabria, y convirtiéndose en un hospital moderno alineado con los más avanzados del mundo.

La Casa de Salud Valdecilla se asentaba en tres puntales: la Escuela de Enfermería, en su origen laica, algo poco habitual en la España de la época; el Instituto Médico de Posgraduados, precedente del actual sistema MIR y germen de la Escuela Libre de Medicina del año 1936; y la Biblioteca Marquesa de Pelayo, la primera de España por antigüedad y por riqueza de fondos, todavía hoy operativa.

Comentarios