domingo 28/11/21

Aunque en sitios especializados de casinos online como casinoonlineespaña.es encontraremos un sinfín de casinos, a los que podremos acceder desde cualquier lugar del mundo y cuando lo deseemos, hay que reconocer que la experiencia del casino virtual es muy distinta a aquella que la originó: los casinos tradicionales y las casas de juegos y apuestas. Y es que, después de algún tiempo probando la suerte en los casinos virtuales es probable que los jugadores quieran pasar al próximo nivel de juego y conocer los casinos que le dieron vida a su afición virtual. Sin embargo, a menudo estos aficionados no saben por dónde empezar, y erróneamente creen que, para jugar a lo grande, necesariamente tendrán que hacer un costoso viaje a Las Vegas, Macao o Montecarlo.

Y es que, afortunadamente, aquí en nuestra maravillosa provincia de Cantabria tenemos la oportunidad de vivir la mismísima experiencia del juego de casino. En la ciudad de Santander encontraremos El Gran Casino Sardinero, establecimiento que desde hace más de cien años ha contribuido a hacer de Santander uno de los mejores destinos para los turistas españoles y los del resto del mundo.

Este casino es uno de los orgullos de los santanderinos, que se sabe se toman bastante en serio su historia y legado si tomamos en cuenta sucesos recientes como el curioso caso de las protestas contra la demolición de un puente en Serdio, en el que terminaron con graves enfrentamientos con la Guardia Civil. Y es que, el Gran Casino Sardinero fue fundado en el año 1916 en la Plaza de Italia de la ciudad, espacio que compartía con otros casinos históricos, que lamentablemente no existen hoy día. Sin embargo, las reformas de 1978 y una administración consciente de la importancia de histórica y cultural de este lugar, han contribuido a mantener el Gran Casino Sardinero en excelentes condiciones, con su fachada y estilo de antaño prácticamente intacto.

MUCHO QUE HACER Y COMER

Por supuesto, de poco sirve ser el más bello casino del mundo si no se puede jugar. Afortunadamente, el Gran Casino Sardinero cumple con ese apartado. En este casino encontraremos los más emocionantes juegos como el póker, el blackjack y la ruleta, una gran variedad de slots o tragaperras (aunque no con tantas opciones como en el caso de los casinos online) e incluso apuestas deportivas dentro del establecimiento.

El Sardinero se ha convertido además en un importante centro cultural de Santander. En este a menudo se celebran distintos tipos de eventos, como bodas y lujosos cumpleaños. Además, cuenta con una sala de exposiciones donde se han presentado las obras artísticas de distintos y prestigiosos autores españoles e internacionales. Y gastronómicamente, también tiene mucho que ofrecer: en el balcón y con una bella vista a la playa, se encuentra el restaurante del Sardinero que además cuenta con un coctel bar donde podrás tener ese importante descanso entre juegos, para recargarte antes de saltar a las tragaperras o volver al torneo de póker.

JUGAR EN PERSONA VERSUS JUGAR EN LÍNEA

La experiencia del Gran Casino Sardinero suena muy emocionante y divertida, y esta sería muy parecida a las de otros grandes casinos del mundo: sofisticación, juego y buen comer en un solo lugar. A pesar de esto, los casinos en línea siguen dominando las estadísticas de juego, porque tienen muchas ventajas que los casinos tradicionales no pueden replicar.

Lo más importante a resaltar cuando comparamos los casinos tradicionales con los virtuales, es la flexibilidad y conveniencia adicional que tiene los casinos online. El hecho de poder jugar cuando y donde desees es una importante ventaja que, para muchos, termina siendo decisiva. Los españoles (y en realidad el mundo entero) han vivido una fuerte crisis económica estos últimos dos años, y con un PIB que se ha reducido en un 0.4%, es ahora que deben esforzarse por trabajar y sacar sus finanzas personales adelante. Esto significa que el tiempo de recreación y el dinero con fines recreativos están limitados, por lo que los jugadores apreciarán mucho poder llevar sus aficiones al ritmo que más le convenga.

Los casinos online también se destacan en su asombrosa diversidad de juegos pues, aunque casinos como el Sardinero también disponen de blackjack, ruleta y póker, los casinos online aprovechan las idiosincrasias del plano digital en el que se desarrollan, para ofrecer una variedad que puede ser hasta intimidante. Las máquinas tragamonedas merecen una mención especial ya que, además estas cuentan de una gran diversidad de temáticas con animaciones y música que llenan el juego de personalidad.

Finalmente, los casinos online han sabido adaptarse muy rápido a los cambios de la web, adoptando rápidamente los métodos de pago más innovadores como tarjetas de crédito, carteras virtuales como PayPal e incluso diversas criptomonedas, todas estas utilizables en un marco que prioriza la seguridad de las transacciones.

Comentarios