martes 3/8/21
CONSUMIDORES

Ventajas del renting de coches para autónomos y empresas

Es uno de los formatos más utilizados por este tipo de colectivos, sabiendo que permite la posibilidad de contar con vehículos con las mejores prestaciones, a buen precio y con totales garantías, suponiendo un gran ahorro en todo momento.

Desde hace un tiempo, tanto el renting para autónomos como para empresas está siendo cada vez más utilizado
Desde hace un tiempo, tanto el renting para autónomos como para empresas está siendo cada vez más utilizado

Es evidente que, un gran número de empresas y trabajadores autónomos necesitan de uno o varios vehículos en perfectas condiciones para poder desarrollar su actividad de la mejor forma posible. Si bien, los concesionarios siempre ofrecen la posibilidad de comprar un coche nuevo, lo cierto es que el renting, se ha convertido en el formato protagonista en este sentido. Hay que decir que, desde hace un tiempo, tanto el renting para autónomos como para empresas está siendo cada vez más utilizado, principalmente, porque ofrece un gran número de ventajas.

Cuando se habla de renting de vehículos se está haciendo referencia a un tipo de contrato de alquiler, que permite adquirir un coche a largo plazo. En este caso, el arrendador es el propietario del vehículo, el cual, cede su uso a la empresa o persona que lo alquila, a partir de una cuota fija al mes, previamente pactada. Habitualmente, el renting se lleva a cabo por un tiempo determinado, que puede ser de unos 4 años, además, en la mayoría de los casos, también se establece un límite en cuanto al kilometraje.

Hay que decir que el renting suele incluir una serie de coberturas adicionales, más allá del propio alquilar, tales como el mantenimiento del vehículo, el cambio de ruedas, reparaciones o incluso un seguro, entre otras cosas. Lo bueno de todo esto es que también los particulares tienen acceso a este formato, no obstante, es en los autónomos y en las empresas donde se vuelve mucho más beneficioso.

Si bien, el renting presenta unas ventajas comunes, para cada uno de estos colectivos hay algunas que son específicas. ¿Qué aporta a cada uno de ellos?

RENTING PARA AUTÓNOMOS

En el caso de ser un trabajador autónomo, está claro que el renting es la mejor opción para poder desarrollar la actividad de la mejor forma posible. Hay que decir que, para este tipo de colectivos, una de las mayores ventajas es que el renting, permite deducirse hasta la totalidad de la cuota mensual, dentro del Impuesto de Sociedades. También ocurre lo mismo cuando se habla del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), el cual, se deduce entre el 50% y el 100%, dependiendo del uso que se le dé al vehículo.

Por otro lado, hay que decir que normalmente, no hay que dar una cuota de entrada y que el formato ofrece la posibilidad de contar con un coche nuevo y actualizado, que se puede ir cambiando sin problema cada cierto tiempo.

A todo ello hay que sumar que es la empresa que ofrece este servicio la que se encarga de llevar a cabo todo el trámite, gestionando así todo lo que concierne al vehículo durante el periodo de tiempo pactado.

Por supuesto, se incluyen coberturas tales como revisiones, reparaciones, mantenimiento, asistencia en carretera o seguro.

Finalmente, no hay que olvidar mencionar que el renting cuenta con una amplia variedad de vehículos, dependiendo de las necesidades que presente cada cliente y el tipo de actividad que se vaya a desarrollar.

RENTING PARA EMPRESAS

Al igual que ocurre con los autónomos, las empresas también suelen recurrir al renting para contar con una flota de vehículos propia, sabiendo que ofrecen otras muchas ventajas.

Entre los beneficios más destacados, hay que decir que, con respecto a sus ventajas fiscales, en el caso de ser empresa se deducirá tanto el Impuesto de Sociedades como el IVA, siempre el 100%.

También hay que decir que el renting se puede incluir como un gasto corriente y que no hay que pagar ni cuota de entrada ni otra final.

Además, las cuotas mensuales siempre son fijas, con coberturas de todo incluido, sabiendo que el contrato es mucho más flexible, pudiéndolo personalizar en función de las características de la empresa, sus necesidades y su actividad.

En el caso de que haya un problema con el vehículo, las empresas no tendrán que preocuparse de nada, con el añadido de que, todos los coches que están disponibles, presentan las últimas mejoras y prestaciones del mercado.

Comentarios