domingo 19/9/21
INFORMÁTICA

Ventajas y características para escoger una buena impresora de etiquetas

Independientemente de que se trate de una pequeña empresa o un comercio minorista, o que por el contrario se trate de una empresa con gran volumen de stock e inventarios, las ventajas de las impresoras de etiquetas hacen que siempre pueda denominarse como una adquisición conveniente e inteligente.

En la actualidad las impresoras de etiquetas ocupan diversos tipos de aparatos
En la actualidad las impresoras de etiquetas ocupan diversos tipos de aparatos

A pesar de que el modo artesanal de hacer muchas cosas dentro de las empresas tiene su encanto, la modernidad trae eficiencia y elevados niveles de productividad, justo lo que la mayoría de los negocios y comercios necesitan para mejorar su competitividad y perdurar con rentabilidades buenas en su nicho de mercado.

Hay miles de soluciones para ese tema, pero aunque cueste creerlo, uno de los más importantes es el de la inversión tecnológica y más específicamente en equipos que dinamicen procesos anteriormente manuales, y dentro de esa generalización es prudente mencionar a las máquinas para imprimir etiquetas o impresoras de etiquetas, a secas.

¿QUÉ ES Y QUÉ FUNCIÓN CUMPLE UNA IMPRESORA DE ETIQUETAS?

Aunque es el nombre genérico por el que se les ha conocido, en la actualidad las impresoras de etiquetas ocupan diversos tipos de aparatos desarrollados tanto para gestionar los inventarios, llevar registros sincronizados de stocks o ventas, a la vez que dinamizar la sistematización e identificación de cada uno de los artículos y productos disponibles en la empresa.

Los dos tipos por los que se les suele diferenciar son los de impresoras térmicas y las impresoras de etiquetas, siendo:

  • Impresoras térmicas: medidas casi siempre por milímetros, se utilizan para imprimir etiquetas a muy bajo coste -para identificación de productos-, pero la mayoría de las veces utilizadas para impresión de recibos de compra, por la velocidad a la que pueden hacerlo.
  • Impresoras de etiquetas: utilizan un papel térmico de mayor grosor, y su función principal es crear identificadores de productos, que pueden ser etiquetas con códigos de barra, códigos QR y todos los datos básicos del producto en cuestión. Su utilidad es diversa, desde el etiquetado en negocios minoristas hasta el etiquetado de cajas en empresas logísticas, por citar dos industrias donde mundialmente se les conoce su utilización frecuente.

¿CÓMO ELEGIR UNA IMPRESORA DE ETIQUETAS DE MANERA INTELIGENTE?

Aunque el camino más fácil es buscar una tienda de referencia en el tema y elegir la impresora de etiquetas mejor valorada, que casi siempre será de marcas conocidas en el sector como Brother, por la relevancia que tiene una buena elección de impresora de etiquetas en la productividad del negocio, y también por el coste del producto en sí -aparte de los consumibles-, saber qué criterios influyen en una decisión inteligente es bastante beneficioso.

  • Marca y precio: mientras mejor sea la marca, mejor la calidad, mejor el soporte y mejores los recambios -si fueran necesarios-. Pero cada marca tiene modelos adaptados a cada necesidad, y convendrá entonces determinar hasta qué precio puede ser rentable la obtención de una máquina de imprimir etiquetas y recibos de compra.
  • Conectividad: anteriormente todas se conectaban por USB, pero actualmente existen las que tienen sincronización Bluetooth o Wifi, e incluso las que se integran a programas de bases de datos e inventarios, siempre en beneficio de la automatización y la disminución de errores humanos.
  • Velocidad de impresión: sean recibos o etiquetas, mientras más rápida mejor, aunque eso incrementará los costes. No obstante, dependiendo el uso y el volumen de impresión necesitado, siempre será conveniente que sobre y nunca que falte.
  • Impresión de códigos: determinado por la resolución de impresión, la tecnología del cabezal y la calidad en sí de la impresora, serán ideales para quienes necesiten imprimir códigos de barras o QR para identificar los productos.
  • Tipo de impresora: si es de recibos, con la velocidad de impresión y la conectividad puede bastar; pero en el caso de la impresora de etiquetas, se deben valorar cuestiones como el corte de etiqueta automático, el soporte para colores, imágenes, o para su impresión en superficies diferentes al papel térmico -plástico, cintas de papel, otras-.

VENTAJAS QUE APORTA ESTE PRÁCTICO APARATO

No se debe obviar el hecho de que una impresora térmica o una impresora de etiquetas no es necesariamente un equipo barato, pero a largo plazo las ventajas superarán con creces cualquier inversión realizada, sobre todo si se han elegido los modelos más confiables del mercado.

  • Control total: de stock, de gestión de inventario, de facturación de productos con códigos de barras, entre otras tantas tareas que se ven automatizadas y que disminuyen la intervención manual o artesanal, atestada de posibilidades de errores humanos.
  • Rapidez de operación: cuando se necesita dar recibos de compra a decenas de clientes por día, se agradece una impresora que lo haga a gran velocidad, en lugar de un talonario manual. Cuando se requiere identificar productos en espacios con suficiente stock, se agradece igual no tener que hacerlo uno a uno y de forma manual.
  • Reducción de costes: se imprime solo lo que es necesario, se reducen costes indirectos por la inclusión de la tecnología, se acortan tiempos de producción y al largo plazo el ahorro de consumibles puede llegar a ser muy interesante.
  • Integración: las impresoras térmicas y de etiquetas de la actualidad se integran de muy buena manera con los programas de gestión de inventarios y facturación, por lo que etiquetar productos o hacer recibos no requiere de una utilización diferente a la que ya manejen las empresas o comercios. Así, la impresora térmica es otro aparato que se incluye dentro de un ecosistema donde la automatización de procesos repetitivos en el día a día de una empresa, negocio o tienda, conlleva a un incremento general de la productividad.

La tecnología dirigida a empresas y comercios va más allá de programas informáticos complejos. A menudo, se trata de aparatos compactos, sencillos de operar y de entender, cuyo uso deriva en mejoras abismales en la competitividad, el ahorro de costes, la productividad y la comodidad para todos los involucrados, desde los clientes o usuarios del local comercial o empresa, hasta los que están del otro lado del punto de venta.

Comentarios