domingo 28/11/21

En un mundo afectado por la Covid-19, muchos han encontrado en el surf una forma de convertir estos tiempos tan difíciles, en un periodo un poco más llevadero. La práctica de este deporte creció considerablemente durante el año 2020, manifestándose como una forma ideal de olvidarse de los problemas y disfrutar de lo que el mar tiene para ofrecer.

El surf, más que un deporte, está considerado como un estilo de vida por aquellos que lo practican. Desplazarse por las olas y disfrutar lo que el mar tiene para ofrecer es algo que ha cautivado a millones de personas en todo el mundo, quienes viven apasionadas por esta actividad, por lo que es tarea obligatoria que deben cumplir cada vez que visitan una playa.

Los “clanes” surfistas no hacen más que crecer, se pueden encontrar estas comunidades en blogs especializados como Surfeamos, donde tanto surfistas expertos como principiantes en este mundo, pueden obtener la información necesaria para disfrutar de este deporte tan emocionante y especial.

Y es que esa sensación de ser uno con el mar, viajando sobre las olas y dominándolas, es algo difícil de igualar en otras disciplinas. Este deseo de vivir entre las aguas del mar es lo que hace que este deporte sea tan popular actualmente. Hoy en día existen hasta torneos oficiales para que los surfistas más talentosos puedan convertir su pasión en profesión.

Hay un pequeño detalle que ha catapultado a la práctica del surf: la pandemia del Coronavirus. Lo cierto es que este deporte está de moda, debido a lo seguro y asequible que es, siendo posible practicar el mismo, a medida que se cumplen las medidas sanitarias para combatir la Covid-19.

En este sentido, la práctica del surf y su filosofía, siguen cambiando la vida a muchas personas. A fin de cuentas, lo único que necesita un surfista para sentirse feliz, es un fin de semana en la playa, para así dominar las olas y realizar sus acrobacias.

UN DEPORTE SEGURO PARA PRACTICAR EN PANDEMIA 

Desde su creación, el surf siempre ha sido un deporte bastante popular entre la comunidad playera. Hay regiones que incluso basan su estrategia de turismo en este deporte, siendo un ejemplo la isla de Hawái (las olas de sus playas son de las más óptimas para practicar el surf), siendo una muestra de lo extendida que está la actividad.

Sin embargo, la popularidad de este deporte se ha agigantado con creces en los últimos tiempos. Las empresas fabricantes de tablas de surf han reportado un gran aumento de sus ingresos. Algunas de ellas, como la marca C-Shapes, afirman que el año pasado vendieron cuatro veces lo que suelen hacer  en una temporada común.

¿La razón de este crecimiento tan abrupto? La pandemia de la Covid-19. Y es que, en medio de un nuevo mundo repleto de restricciones, distanciamiento y confinamiento, muchos encontraron una brisa de aire fresco en la práctica del surf.

Y es que el surf es prácticamente el deporte perfecto para practicar durante estos tiempos. Primeramente se puede mencionar la seguridad con la que se cuenta a la hora de surfear, al ser una actividad al aire libre, donde se mantiene el distanciamiento social recomendado para evitar los contagios, de forma que es posible practicarlo sin miedo a romper las medidas de seguridad establecidas por las entidades sanitarias, previniendo además para no contagiarse de la enfermedad.

Otra razón por la que el surf es perfecto para practicar durante la pandemia, es lo económico de la actividad. Las tablas de surf suelen encontrarse por precios bastante económicos, y la diversión y emoción que brinda es simplemente incalculable. Además, no se debe pagar por practicarlo, solo se debe encontrar una buena playa, con buenas olas y sacar a relucir la tabla de surf.

En tal sentido, la accesibilidad y la seguridad son las razones del crecimiento reciente que ha tenido el surf. Y aunque el confinamiento ya no sea tan estricto y se puedan volver a las actividades que anteriormente se disfrutaban, muchos de los que probaron este deporte durante la pandemia en 2020, se enamoraron profundamente, y ahora lo practican de forma prioritaria frente a otras actividades.

OTRAS RAZONES PARA PRACTICARLO 

Aunque el surf como pasatiempo durante la pandemia fue una de las razones de su auge, lo cierto es que existen muchos otros motivos para practicarlo. El beneficio principal es que el surf permite tener una buena salud. Tomar este deporte como un hábito permanente es una buena forma de integrar el ejercicio en la vida diaria, siendo más divertido que las aburridas y dolorosas rutinas en un gimnasio.

Además, permite mantener en un estado óptimo los procesos motores del organismo. El equilibrio y la coordinación, específicamente, se ven muy beneficiados por la práctica habitual del surf. 

Entre otros efectos para la salud, se pueden mencionar la exposición a la luz solar y a la naturaleza, además de la limpieza de las fosas nasales que realiza el agua salada del mar.

En cuanto al aspecto físico, el surf puede ayudar bastante. Este deporte, y las maniobras que se realizan durante su práctica, ayudan a tonificar los músculos del cuerpo. Esto puede ayudar a tener una figura más esbelta y atractiva, siendo la razón por la que los surfistas profesionales (hombres y mujeres) suelen lucir cuerpos bastante llamativos.

Vale la pena mencionar también que el surf obliga a sus practicantes a viajar constantemente. Al principio, los surfistas principiantes se conformarán con las olas de su playa local, sin embargo, conforme se vaya desarrollando la habilidad para surfear, se sentirá la necesidad de encontrar aquellas olas perfectas, que incluso, pueden estar al otro lado del mundo. Por esta razón, practicar surf es una gran excusa para convertirse en un turista apasionado.

Finalmente se puede mencionar la razón más importante, la que termina enamorando a los surfistas de todo el mundo por igual: esa  increíble sensación de flotar sobre las olas, sintiéndose como si se estuviera volando. El hecho de ser uno con el mar, es el sentimiento por el cual la comunidad surfista es tan grande en la actualidad, y por la que seguirá creciendo en los años venideros.

Comentarios