jueves 16/9/21
DEPENDENCIA

Razones para contratar los servicios de una cuidadora de mayores a domicilio

Una cuidadora profesional es una solución ideal para proporcionarle a nuestros mayores toda la atención y cuidados que necesitan
Una cuidadora profesional es una solución ideal para proporcionarle a nuestros mayores toda la atención y cuidados que necesitan

Para muchas personas mayores, vivir en una residencia les afecta emocionalmente, entonces, ¿por qué no vivir una vejez plena en su propio domicilio? El servicio de cuidadoras como Depencare es la mejor solución a estos casos. ¿Las razones? Atención personalizada que se ajusta a los requerimientos de cada persona, desde simple acompañamiento hasta cuidados internos.

El servicio de cuidadoras a domicilio supone numerosas ventajas, tanto para el mayor como para su familia. De hecho, durante la pandemia la demanda del mismo aumentó significativamente, pero lo curioso es que pese a que poco a poco todo regresa a la normalidad, este servicio continúa en constante crecimiento. La razón radica en que se trata de un servicio integral que se ajusta a las necesidades de cada persona y que resuelve eficazmente los problemas. Una buena cuidadora proporciona tranquilidad y seguridad a toda la familia.

¿POR QUÉ CONTRATAR LOS SERVICIOS DE UNA CUIDADORA A DOMICILIO?

Contratar a una cuidadora profesional y con experiencia es la solución para ayudar a nuestros mayores dependientes a tener una vida mucho más plena, pero sin tener que salir de su entorno, de su domicilio, al que están acostumbrados a vivir.

El cuidado de personas mayores requiere dedicación, cariño y mucha paciencia. De allí la importancia de solo contratar personal altamente calificado para esta tarea. Pero, ¿cuáles son las principales ventajas de este servicio? A continuación te nombramos algunas de las más destacadas:

  • Atención personalizada

A diferencia de una residencia en donde el personal debe atender a varias personas simultáneamente, una cuidadora a domicilio de personas mayores garantiza una atención completamente personalizada.

La cuidadora proporciona un servicio cercano y está siempre al lado de la persona para velar por su seguridad en todo momento. Estará enfocada exclusivamente en las necesidades de esa persona y, además, están preparadas para atender cualquier situación de emergencia que se pueda presentar.

  • Cuidado integral

Una ventaja de este servicio es que el mismo es integral. Por ejemplo, una tarea muy importante de la cuidadora es estar atenta a que la persona tome su medicación completa en el horario adecuado. Así como también proporciona un servicio de higiene, aseo y preparación de comidas que sea acorde al gusto de la persona, pero que al mismo tiempo cumpla con los mejores requerimientos nutricionales.

Adicional a lo anterior, un servicio completo de cuidadoras también ayuda en todo lo relacionado con las tareas domésticas, a hacer la compra, acompañamientos fuera del hogar y muchos otros cuidados especiales.

  • Vejez en el hogar

Un problema que enfrentan las personas mayores es que a medida que envejecen alguien más toma decisiones por ellos. Por supuesto, es normal que la capacidad física y en algunas ocasiones, mental, haga que sea necesario que la familia directa decida qué es lo mejor y es, en esas ocasiones cuando surge la idea de las residencias. Sin embargo, una solución práctica y con la que los mayores suelen sentirse más a gusto es ser cuidados en su propia casa.

Envejecer en su domicilio, pero con la asistencia y cuidados necesarios se traduce en un mejor estado de ánimo y libertad para la persona. Además de estar cuidados físicamente, se sentirán más cómodos y felices.  

  • Vínculo afectivo

La experiencia profesional de la cuidadora también le facilitará establecer un vínculo afectivo con la persona a la que está cuidando, y es que, de hecho, una de sus tareas es acompañar y escuchar al mayor.

La compañía es clave para que la persona conserve su buen estado de ánimo. En muchas ocasiones, además, se genera un bonito vínculo de amistad y de esta forma no se genera esa desagradable sensación de soledad y abandono que muchos mayores experimentan. Este elemento es clave para preservar la salud mental.

  • Mejor calidad de vida

Una cuidadora es clave para que el mayor sea mucho más activo y goce, así, de una mejor calidad de vida. El objetivo de una cuidadora es que la persona viva más años, pero además con una gran calidad y para ello es imprescindible estimular el cuerpo y la mente. Los ejercicios de movilidad, caminar, leer y conversar son claves en este punto.

Por otro lado, una buena cuidadora también mejora la relación y calidad de vida del grupo familiar. Son una ayuda extra para ayudar a hijos y otros familiares a cuidar a esa persona que tanto aman, pero a la que no le pueden dedicar todo el tiempo que necesita. Es un gran alivio saber que la persona está bien atendida y acompañada cuando más lo necesita.

CLAVES PARA ELEGIR UNA BUENA CUIDADORA

Elegir una buena cuidadora es clave para poder disfrutar de todos los beneficios anteriores. Es por ello que lo más recomendable es optar por una empresa especializada en este tipo de servicio como es en el caso de Depencare, ya que se encargan de gestionar todo lo relacionado con el mismo y hacen una selección previa de las mejores cuidadoras disponibles. A continuación, algunas claves que puedes considerar para hacer la mejor selección:

  • Funciones: lo primero que debes considerar es definir las funciones del cuidador en función de las necesidades de la persona mayor. En este sentido, hay cuidadoras para solo acompañar y escuchar, cuidadoras externas para una gestión laboral completa y cuidadoras internas que se quedan a dormir en el domicilio. Lo positivo es que puedes contratar el servicio por horas dependiendo de lo que requieras.
  • Experiencia: es fundamental que la persona tenga experiencia en el trato y cuidado de mayores. De igual forma, debe ser una persona empática y paciente. Por otro lado, es fundamental que tenga formación en el área y esté actualizada.
  • Período de prueba: conversa con el mayor para saber si se siente cómodo con la cuidadora. Puedes disponer de un período de prueba de uno o dos meses para saber si es la adecuada.

Una cuidadora profesional es una solución ideal para proporcionarle a nuestros mayores toda la atención y cuidados que necesitan sin tener que salir de sus casas, el lugar en donde realmente se sienten cómodos y felices. La contratación de una empresa profesional es clave para disfrutar de los múltiples beneficios de este servicio.

Comentarios