martes 18/1/22

A pesar de las dificultades que ha estado causando la pandemia en todo el mundo, hay lugares donde el Sol vuelve a salir y se puede ir retomando la vida con relativa normalidad. Miremos a donde miremos en todo el mundo, encontramos situaciones muy dispares. Por una parte tenemos casos como Japón, que obliga a la cuarentena obligatoria a cualquier ciudadano que venga de fuera y está bloqueando el turismo. Por otra tenemos casos como Reino Unido, mucho más laxa. En medio tenemos a países como Sri Lanka, que han vuelto a abrir sus fronteras.

Lo hicieron a lo largo de 2021, aunque en alguna que otra ocasión tuvieron que cerrar de nuevo para evitar contagios ante la propagación masiva del virus. Esta peculiar y enigmática nación ha vuelto a acoger a viajeros de casi todas partes del mundo, de hecho abrió sus fronteras el 1 de junio de 2021 y, desde entonces, no ha vuelto a cerrarlas. Sí, acepta a visitantes, pero bajo ciertas condiciones que conviene tener en cuenta.

¿QUÉ REQUISITOS HAY AHORA PARA ENTRAR EN SRI LANKA?

Si quieres visitar este país, lo primero que debes tener en cuenta es que vas a necesitar un visado para Sri Lanka. Cualquier turista español necesita contar con este documento validado para poder atravesar la frontera o, de lo contrario, las autoridades fronterizas podrán deportarlo de vuelta a España. Parece algo excesivo, pero es una medida de seguridad que también se aplica en otros países como Estados Unidos, Australia o incluso India.

También conocido como ETA de Sri Lanka, este documento electrónico (el trámite ya se puede hacer completamente online), cuenta con el aval del mismísimo Departamento de Inmigración y Emigración, con una validez de un mes que puede extenderse hasta medio año desde su aprobación. El proceso es sencillo, solo hay que rellenar un formulario con datos personales, responder a varias preguntas y presentar una copia del pasaporte con al menos validez de 6 meses, reserva del vuelo de vuelta y pruebas de que se cuenta con sustento financiero suficiente para estar en el país el tiempo estimado de visita.

La solicitud se lleva a cabo a través de internet, aunque no es gratuita. Hay que abonar unos 45 euros para completar el trámite en caso del visado para turistas (si es un viaje de negocios, hay que pagar un recargo extra de 10 euros). No suele ser algo problemático, aunque hay webs que se encargan de agilizarlo todo y asesorar en caso de problemas con la aprobación del visado.

Dejando esto a un lado, el resto de recomendaciones de viaje es algo habitual. Debes tener todos tus documentos de identidad en regla, algo exigido ya a la hora de solicitar la visa, y también llevar dinero suficiente, amén de asegurarte de haber cambiado la moneda antes de ir al país. Hasta aquí, nada fuera de lo normal. No obstante, no vivimos tiempos normales y, con la llegada del COVID-19 y sus variantes, hay que sumar un par de procesos y pasos extra.

LOS NUEVOS REQUISITOS CAUSADOS POR LA PANDEMIA

A raíz de la propagación del coronavirus, la reapertura de fronteras de Sri Lanka ha supuesto el establecimiento de nuevas condiciones de acceso. Desde el pasado mes de junio, todos los viajeros mayores de 2 años tienen que presentar un informe en el que conste que han realizado una prueba PCR en un plazo inferior a las 72 horas anteriores al vuelo (documento en inglés) y, por supuesto, que el resultado ha sido negativo.

En caso de ser una persona que haya pasado la enfermedad, ha tenido que hacerlo no menos de 3 meses antes de volar. Si es así, entonces, en lugar de la PCR, puede presentar un test de antígenos rápido en un plazo de 48 horas previas a viajar. No obstante, dicho resultado debe estar acompañado de algún certificado o documento en inglés que afirme y demuestre que se ha pasado la enfermedad.

El último escenario que permite la entrada es el de aquellas personas que hayan recibido la pauta de vacunación completa. En estos casos, el de la mayoría de población española, se podrá viajar a Sri Lanka si la vacuna se terminó al menos dos meses antes del vuelo. Por supuesto, habrá que realizar una prueba PCR o un test de antígenos en un plazo máximo de 72 o 48 horas previas, respectivamente, y presentar el resultado en un documento en inglés. Así, las autoridades podrán permitir el paso en las fronteras.

Por último, pero no por ello menos importante, es importantísimo llevar el certificado COVID. Aunque no es algo que se exija en todos los locales ni en todos los países, cabe la posibilidad de que determinados establecimientos del país lo pidan, al igual que sucede en España. Para evitar problemas que empañen la experiencia del viaje, lo mejor es llevarlo en el teléfono móvil o en un documento en papel.

PUEDES VIAJAR PERO HAZLO CON CABEZA

Que haya fronteras abiertas no implica que se pueda viajar con la misma tranquilidad que antes. Las autoridades aconsejan mantener ciertas medidas cautelares para reducir el riesgo de contagios se vaya a donde se vaya, por eso, inciden en la importancia de llevar mascarillas FFP2, cumplir con los requisitos de pruebas de antígenos o PCR y, por supuesto, animan a la vacunación para poder gozar de un extra de tranquilidad ante el posible contagio de coronavirus.

Sea como fuere, y aunque Sri Lanka es un país para deleitarse con sus parajes y mágicos lugares, siempre es mejor moverse por el lugar estando al tanto de los índices de contagios y la incidencia acumulada. Por supuesto, si cuentas con la tercera dosis de la vacuna puesta, tendrás todavía más seguridad en caso de contagio. No hay que olvidar que el mundo sigue en pandemia y, por mucho que se vaya volviendo a la normalidad, hay que seguir en alerta. Si todos colaboramos, todos podremos pararlo, incluso aunque estemos disfrutando de unas vacaciones en lugares con tanto encanto como Sri Lanka.

Comentarios