domingo 23/1/22

A la hora de vestirnos tenemos que elegir entre distintas prendas de moda. En función de la necesidad que se nos presente, tendremos que quedarnos con unas u otras opciones. Sin embargo, si bien existen orientaciones claras para utilizar algunas prendas con acierto, nuestro gusto personal está siempre presente. 

En el caso de las mujeres la cuestión se complica sobremanera, en la medida en que existe una mayor variedad de posibilidades. Y es con ellas que surge el eterno dilema, ¿mejor ponerse falda o pantalón? 

Y en realidad, esta es una problemática que ni siquiera existe. En cuestión de imagen, existe una infinidad de formas, tejidos, patrones, etc., por lo que tanto en el caso de la falda como del pantalón, es seguro que hay una prenda perfecta siempre para cada mujer. 

TODO UN UNIVERSO PARA ELEGIR 

Tanto faldas como pantalones son prendas básicas en el armario, pero la gran cantidad de estilos o tejidos que se nos ofrecen hace que podamos encontrarlos en los looks más sencillos y también en los más elegantes.

Si bien en sus orígenes se trataba de una prenda masculina, hoy en día tenemos un amplísimo catálogo de pantalones de moda para mujer en muy distintos modelos: palazzo, pitillo, tejanos, falda pantalón, y un larguísimo etcétera de posibilidades. 

Por su parte, las faldas tienen gran historia dentro del vestuario de la mujer. Su forma y largo puede variar enormemente, dando lugar a la evasé, la falta minimal, la vaquera retro, las maxi-faldas, etc. Puedes escoger faldas de flecos, de seda, con una pequeña cola que le añada elegancia, lisas, estampadas, y todo un mundo de posibilidades. 

PIENSA EN TI

A la hora de hablar de imagen y estilismo, no debemos pasar por algo que este es un tema íntimamente relacionado con la personalidad de quien va a lucir la ropa. Es fundamental dedicarse un tiempo a una misma, estudiar la propia imagen y conocerse igual de bien por fuera que por dentro, ya que esta es una forma de quererse a sí misma. 

Aprender qué es lo que más le favorece a una y descartar lo que no permite controlar el presupuesto a dedicar a la moda. Lo mejor es ir a lo seguro, ya que después de la experiencia de la compra, es posible que aquello que se haya adquirido no combine con la ropa que se tiene, o que no nos quede como pensábamos. 

Para vestirse hay que inspirarse en una misma y en el estilo propio, sintiéndose a gusto, con prendas que puedan realzar las virtudes y hablar de una. Esto no está reñido con buscar consejos de profesionales del estilismo, ya que siempre es posible recibir con sorpresa y agrado que un look en el que ni siquiera se había pensado antes, le sienta a una especialmente bien. 

De manera que parece claro: ni falda ni pantalón, sino lo que tú prefieras. Hace ya mucho tiempo que se ven mujeres vestidas de novia con pantalón. Superada esa barrera, parece que no puede quedar ninguna más.
 

Comentarios