miércoles 19/1/22

Los juegos presenciales pierden fuerza por el efecto pandemia. Según datos de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), ha habido una caída del 63% del GGR (margen obtenido por el operador en el juego) de 2020 en comparación con 2019. En Cantabria concretamente se ha pasado de 2,7 millones de euros en 2019 a 1 millón de euros en 2020.

Este informe analiza el juego presencial, no los casinos online de España los cuales no paran de crecer desde que comenzó la pandemia. De hecho, el sector del juego online en España movió más dinero y jugadores en un 2020 marcado por la pandemia que en el anterior, según el informe anual de mercado de juego de la DGOJ.

JUEGO PRESENCIAL VERSUS CASINO ONLINE

El informe anual del juego en España analiza la distribución de los locales de juego, que en Cantabria suponen un 77,8% salones de juegos, 11,1% salas de apuestas y 9,3% salas de bingos. A su vez, dentro de los juegos de mesa, dentro de esta comunidad autónoma, un 43,4% corresponde a Póker, un 41,515 A Ruleta y el 15,09% a Black Jack.

Por otro lado, como se indicaba al comienzo de este artículo, en Cantabria la evolución del GGR en millones de euros confirma que se ha pasado de 2,7 millones de euros en 2019 a 1 millón de euros en 2020 en cuanto a juegos presenciales. Recordemos que el GGR (Gross Gaming Reveneu) es el margen obtenido por el operador en el juego, es decir, es el importe total de las cantidades dedicadas a la participación en el juego, deducidos los bonos y los premios satisfechos por el operador a los participantes. En el caso de los juegos de apuestas cruzadas y póquer son las comisiones percibidas por el operador deducidos los bonos liberados, y las contribuciones a premios.

Este mismo margen de juego o GGR en el mercado de juego online en España alcanzó los 850,78 millones de euros en 2020, lo que supone un 13,7% más que en año anterior. Además, el análisis del GGR por segmentos de juego muestra que los 850,78 millones de euros se distribuyeron en 365,14 millones de euros en Apuestas (42,92%); 350,80 millones de euros en Casino (41,23); 110,3 millones de euros en Póquer (12,96%); 16,52 millones de euros en Bingo (1,94%) y 8,01 millones de euros en Concursos (0,94%).

Los juegos de Casino y Bingo subieron en detrimento de las apuestas deportivas, concretamente aumentó la ruleta en vivo (62,21%), mientras que disminuyó la ruleta convencional (-6,85%). El póquer también presentó un considerable aumento obteniendo una tasa de variación anual del 35,72%. El póquer cash aumentó un 18,13% respecto del año anterior y supuso el 30,67% del mercado del póquer.

Tal y como los datos demuestran el juego online aventaja al juego presencial y es una tendencia que no para de consolidarse. Algo, por otra parte, comprensible si se tienen en cuenta las restricciones a la movilidad que ha traído la pandemia junto con el desarrollo de la tecnología.

LA DIGITALIZACIÓN DEL JUEGO

En una sociedad cada vez más digitalizada era de esperar que el ocio y las apuestas online también optaran por este modelo. De esta forma los casinos online han cobrado gran fuerza debido a que las conexiones a Internet cada vez son más rápidas, además de que los sitios de juego se han adaptado a los gustos y necesidades de los consumidores de una manera excepcional.

Así, por ejemplo, se pueden encontrar juegos de ruleta en numerosos portales y casinos online legales y seguros. La facilidad de poder conectarse a estos casinos, cumpliendo con los requisitos mínimos establecidos por nuestro país para poder registrarse según la Dirección General de Ordenación del Juego, hacen que este mercado no pare de crecer.

La seguridad también ha influido mucho en el crecimiento del juego a través de Internet y poco a poco se ha ido adaptando para ofrecer mayores garantías, un apartado que ha preocupado y todavía preocupa a los usuarios y que gracias a los avances en ciberseguridad ha dejado de ser un problema.

Por otra parte, la creciente proliferación de apps de juegos y apuestas online a las que acceder a través del móvil, no hace más que facilitar este paso del juego tradicional o presencial al modelo online. Es más cómodo, práctico y se puede utilizar en cualquier momento y lugar lo que atrae cada vez a más jugadores.

Eso sí, cuando se trata de juegos y apuestas online hay que usar siempre el sentido común y no invertir por encima de las posibilidades personales. También es importante comprobar que las webs o apps a las que se accede cuenten con normas que garanticen el “juego responsable” y las licencias y reconocimientos de los organismos correspondientes, que en el caso de España es la Dirección General de Ordenación del Juego.

Comentarios