miércoles. 05.10.2022
EMPRESAS

Cómo obtener el código LEI empresarial de forma rápida y segura

Hay diversos sistemas creados para brindar más confianza y tranquilidad a empresas que hacen transacciones financieras entre sí. Uno de estos sistemas estandarizados a nivel mundial es el código LEI, que no es más que un número de identificación reconocido y avalado por las organizaciones registradas en las correspondientes instituciones que lo administran.

LEI
LEI

Cuando se hacen transacciones de distinta índole con otras empresas, lo mínimo a lo que se aspira es poder realizarlas con seguridad y confianza, lo cual actualmente es posible gracias al código LEI, que es un número especial de identificación con información precisa y confiable sobre las organizaciones empresariales registradas en los correspondientes bancos de datos.

Es un código global integrado por 20 caracteres alfanuméricos que contiene datos sobre la entidad legal de quien lo posee, con todas las referencias que lo validan y certifican de que se trata de una empresa legal que ha sido previamente revisada para poder llevar su respectiva identificación.

Es un número único, consistente y permanente para cada organización. El formato internacional LEI está basado en las especificaciones establecidas en la norma ISO 17442.

Todo registro de código LEI contiene información sobre el nombre oficial de la empresa, domicilio legal, domicilio principal de la organización, lugar de jurisdicción legal, forma social, número y nombre del Registro, código LEI del LOU, responsable del respectivo registro en la jurisdicción, fecha de registro del LEI, fecha de última actualización de datos, y fecha y motivo de terminación del código LEI.

¿QUIÉNES DEBEN TENER EL CÓDIGO LEI?

Toda persona jurídica que participa y negocia en los mercados financieros debe aportar su código LEI a las entidades de crédito y a las empresas de servicios de inversión que operan con instrumentos financieros. El propósito es que pueda ser identificada dicha persona jurídica antes de ejecutar las correspondientes transacciones. Si el cliente no presenta su código LEI, no se pueden realizar las operaciones solicitadas.

Las entidades susceptibles de tener el código LEI son los bancos y compañías financieras, organizaciones que emiten valores, acciones o deuda, entidades que coticen en bolsa, compañías que comercializan con acciones o deuda, medios y fondos de inversión, fondos de pensiones, y medios de inversión alternativos, así como entidades de contrapartida para transacciones financieras.

¿CÓMO OBTENERLO?

El órgano internacional que regula la emisión y el control de los códigos LEI, es la Fundación Global LEI (GLEIF), creada en junio de 2014 como la institución administrativa del Sistema Global (GLEIS). Para solicitar un código LEI se debe hacer ante esta instancia, a través de los organismos autorizados en cada país.

Estos organismos son unidades operativas locales, (LOU, por sus siglas en inglés) que tramitan y emiten los códigos autorizados por la GLEIF. Las bases de datos de estas instituciones están conectadas con el Registro Mercantil, lo cual permite consultar y actualizar automáticamente los datos vinculados con la empresa solicitante.

Tanto en España, como en Portugal o en cualquier otro país, el proceso de solicitud es muy similar. El servicio es rápido y asequible, y los datos se conservan de manera segura en la base de datos de la GLEIF, sin posibilidad de que puedan ser tomados por personas no autorizadas, y siempre se actualizan para brindar la información al día cuando se requiera. 

Si quieres obter código LEI de forma rápida y segura, debes buscar el apoyo de una buena LOU, que por suerte siempre están a disposición de todos a través de internet en todos los países.

Las instituciones autorizadas para emitir este código facilitan el proceso, todo lo hacen de forma online, con solo hacer el pago establecido por el coste del servicio.

Es muy sencillo, solo hay que acceder a la página web de la compañía en cuestión, introducir los datos de la empresa solicitante requeridos por el sistema, elegir el periodo de validez del código y pagar a través de los cómodos sistemas de pago que ofrecen.

Es tan fácil que todo el proceso online para pedirlo no pasa de los 120 segundos; y si se trata de la renovación del código o la transferencia a una nueva compañía, esto tarda apenas 90 segundos.

Una vez se ha hecho la solicitud ante la LOU correspondiente, esta contrasta los datos aportados por la empresa con las fuentes públicas de los organismos competentes que los registran en sus bases de datos.

También verifica que el solicitante no tenga un código vigente o en tramitación. Aunque no hay un tiempo determinado para obtener la respuesta, habitualmente no pasa de 5 días.

Este código tiene una validez de un año, a partir de su fecha de emisión y no es renovable automáticamente, por lo que hay que hacer los correspondientes trámites al solicitar la renovación, aunque es más fácil, porque ya no hay que aportar todos los datos que ya están registrados, a menos que también se tengan que actualizar.

Cuando no se renueva el código dentro del plazo establecido pasa al estatus de caducado y el sistema envía una notificación a la empresa para que tome las acciones correspondientes del caso y lo reactive nuevamente.

¿DÓNDE SE PUEDE CONSULTAR EL CÓDIGO LEI?

Para obtener información sobre este código se puede consultar por internet, específicamente con la opción “Búsqueda LEI”, siendo este servicio totalmente gratuito. También, se puede acceder al portal web del GLEIF, en el que se puede obtener información sobre códigos LEI emitidos por otros LOU, en otros países.

La GLEIF es la instancia global encargada de consolidar y publicar todos los códigos LEI emitidos en todos los países, para lo cual administra un archivo centralizado, disponible para quienes deseen descargarlo.

Los datos aportados por la GLEIF están ordenados en varios grupos, que son una progresión de todos los ficheros publicados por cada LOU de cada nación. Estos cumplen el Formato de Archivo de Datos Común (CDF), que es obligatorio para todos los organismos administradores de códigos LEI.

En conclusión, el código LEI es sumamente importante para las empresas que trabajan con transacciones en los mercados de valores. Por suerte, solicitar uno es ahora muy fácil, más de lo que se piensa, gracias a las LOU o a las instituciones autorizadas, que facilitan el trabajo y los emiten en todos los países.

Comentarios